Entrevista del mes: Antonio Pardo

Propietario de Altocúmulo (www.altocumulo.com). Única tienda en España dedicada en exclusiva a la Meteorología

¿Cómo surgió la idea de poner en marcha la tienda Altocúmulo?

Bueno... Yo soy topógrafo, trabajé hasta 2011 en ese mundo, y el trabajo se acabó. Y, en una de esas “charlas” que existen en la pareja, pues ella (sí, ella) me comentó que por qué no abría una tienda dedicada a la meteorología. Ella me mostró el extremo del hilo y yo empecé a estirar. ¡Gran momento, esa discusión!

Figura 1.- Logotipo y cartel de la tienda Altocúmulo

El nombre de la tienda es de un tipo de nubes ¿por qué la llamaste de esta manera?

No sé por qué, pero tuve claro que tenía que ser un género de nube. Pasé un momento por encima de los meteoros, no me convencieron y, desechando el Cumulonimbo para empezar (porque se lleva todos los titulares siempre, y el nombre de la tienda quedaría un poco “embebido”) pensé en el Altocúmulo, que es la nube de observación más frecuente y que aquí en Valencia se da mucho (demasiado). Y es un nombre más corto.

¿Qué tipo de productos se venden en una tienda dedicada a la Meteorología? ¿Libros, instrumentos…? ¿Qué más cosas?

La mayor parte del éxito se la llevan las secciones que comentáis, pero tenemos una sección infantil que comenzó con artículos únicamente meteorológicos y que fue abriéndose a lo que nos piden los niños: energías renovables, astronomía y materiales novedosos. Y en eso estamos. Puedes comprar un kit de energía solar, una luna fosforescente de 67 centímetros de diámetro o una porción de Nitinol.

Figura 2.- Aspecto general del interior de la tienda Altocúmulo, con algunos de los instrumentos meteorológicos que hay a la venta.

¿Puede sobrevivir una tienda de estas características frente a las compras on-line? Si es así, y parece que sí ¿cómo lo hacéis?

La competencia en la compra on line se basa en la parte de instrumentos “generalistas”, en su gran mayoría. Y entiendo que cada uno tenemos nuestra parcela. Yo intento dar el mejor servicio posible a la hora de aconsejar en la compra, soy muy “cliente” también, y eso la pura compra on line no puede hacerlo. Una buena parte de mis ventas se realizan en la tienda física. Y en periodos como la campaña de Navidad te das cuenta de que esto tiene que seguir siendo así.

Pensando en los libros (lógicamente de meteorología y ciencias afines), por el tipo de cosas que pide la gente que entra a tu tienda, ¿echas en falta alguno que no exista aún en el mercado editorial español, pero que podría tener salida?

Sin duda debería haber un título relacionado con el clima y la salud que fuera un título comercial y que diese consuelo a mucha gente que lo pasa realmente mal con la presencia de un potente anticiclón o de situaciones de mucha humedad. Sé que se escriben cosas, bien en ponencias o en universidades, pero echo en falta esto que comento.

¿Cuál es el producto estrella (el que más demanda la gente) y cuál el que más cuesta sacar adelante?

El producto más vendido con mucha diferencia es, ahora y siempre, el Fraile del tiempo. Se fabrica desde 1894. Y puedo decir que en cuatro años y medio no he devuelto ni se ha estropeado ni uno sólo. Ni uno.

¿Qué tipo de personas se acercan habitualmente por Altocúmulo? ¿Hay algún perfil que domine sobre los demás?

A Altocúmulo vienen matrimonios que quieren un termómetro para su casa porque se ha estropeado. Vienen padres que quieren juguetes “diferentes” para sus hijos y también, cómo no, vienen superaficionados a esta bonita ciencia. Los tres por igual. Tengamos en cuenta que el gran aficionado compra cosas muy específicas y a veces estas son caras, por lo que no se compran todos los días.

¿Qué es lo que más sorprende a las personas que entran por primera vez a la tienda?

Pues la verdad es que entran, saludan, dan un vistazo a todo y luego sonríen y dicen “¡Oye, qué tienda más bonita!”. Así es. Imagino que las tiendas temáticas como esta, con artículos que no se ven habitualmente, son más sorprendentes.

Figura 4.- Rincón de la tienda Altocúmulo con una amplia colección de juegos educativos.

La tienda está físicamente en Valencia, pero también llevas a cabo venta electrónica. ¿Por cuál de las 2 vías facturas más?

En la tienda física, a día de hoy.

Al margen de la actividad comercial, cómo buen aficionado a la Meteorología que eres, llevas a cabo algunas interesantes iniciativas, ¿en qué consisten?

Con Altocúmulo pretendo que el cliente no sólo vea la tienda cómo un lugar en el que comprar un pluviómetro. Por eso en la tienda, en determinadas épocas del año, realizo talleres de meteorología y ciencia recreativa, a partir de 6 años, que son un éxito. Y me satisface mucho que los niños salgan de allí sabiendo lo que es el rayo verde o la troposfera. Y, del mismo modo, acudimos a centros educativos a charlar sobre la meteorología, haciendo hincapié sobre lo que necesita el profesorado: las capas de la atmósfera, el ciclo del agua... todo ello con nuestro material y nuestros experimentos.

¿Qué proyectos tienes con Altocúmulo?

La primera gran iniciativa de la tienda fue el convenio comercial firmado con AVAMET (la Asociación Valenciana de Meteorología), que tiene un magnífico proyecto que se va realizando sin prisa pero sin pausa. Más tarde vinieron las colaboraciones con Divulgameteo, Cazatormentas y Oratgenet, por ejemplo. También con la Facultad de Físicas de la Universidad de Valencia colaboramos en la Feria científica “Experimenta” desde 2013, así como la Jornada Meteorológica que se celebra una vez al año en Beniarrés (Alicante), localidad que tiene un bonito Museo del Clima. Y, como última “incorporación”, acudo al canal de televisión Mediterráneo TV una vez al mes, donde amablemente me invitan para hablar sobre los instrumentos o las curiosidades meteorológicas que tengo en la tienda.

NOTAS DE LA REDACCIÓN: Desde la RAM, agradecemos a Antonio Pardo que nos haya concedido esta entrevista y le deseamos larga vida a Altocúmulo.

Esta entrada se publicó en Entrevistas en 02 Dic 2016 por Francisco Martín León