Las imágenes de satélite muestran como Beijing cuadruplicado su tamaño de 2000 a 2009

Los investigadores de la NASA encontraron que los cambios dieron lugar a aumento de las temperaturas y la reducción de la velocidad del viento en la ciudad.

Colaboraciones de la RAM Colaboraciones de la RAM 29 Jul 2015 - 16:15 UTC

Los datos del satélite QuikScat  muestra que Beijing cuadruplicó su tamaño desde 2000 hasta 2009

Las Imágenes De Satélite Muestran Como Beijing Cuadruplicado Su Tamaño De 2000 A 2009

Los datos de satélite QuikScat de la NASA muestra cómo Beijing rápidamente ha cuadruplicado en tamaño desde 2000 a 2009. Los colores grises y negros indican los edificios. Los edificios más altos y más grandes están representados por el color gris claro en el centro de la ciudad. Los investigadores de la NASA encontraron que los cambios dieron lugar a aumento de las temperaturas y la reducción de la velocidad del viento en la ciudad.

Una versión más grande de imágenes animadas que muestran la ciudad en crecimiento se puede encontrar aquí:

El estudio ha sido dirigido por Mark Jacobson de lo que la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, y Son Nghiem del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. Los investigadores utilizaron los datos para determinar cómo ha cambiado el crecimiento urbano de Beijing, los patrones del viento y la contaminación. Un modelo informático del tiempo y la calidad del aire desarrollado por Jacobson, se utilizó en el estudio.

La investigación encontró que la expansión de edificios y caminos creó un anillo de impactos alrededor de la parte más antigua de Beijing. Algunos de los impactos incluyen temperaturas más cálidas, el suelo más seco, el estancamiento del aire y aumento de la contaminación oxidante cerca de la superficie.

Las temperaturas del invierno aumentaron en alrededor de 5 a 7 º Fahrenheit (entre 3 y 4º Celsius). La velocidad del viento se redujo alrededor de 2 a 7 mph (de 1 a 3 metros por segundo). La reducción de las velocidades del viento hace que el aire en la ciudad esté más contaminado por el ozono y otros elementos no deseados.

Jacobson dijo en un comunicado que "Los edificios ralentizan a los vientos simplemente bloqueando el aire, y así creando fricción. Se tiene temperaturas más altas debido a que al cubrir el suelo se reduce la evaporación, que es un proceso de enfriamiento."

Un informe completo sobre el impacto de la mega-urbanización de Beijing, que publicó mso-fareast-font-family:"Times New Roman";mso-ansi-language:ES;mso-fareast-language:ES;mso-bidi-language:AR-SA">aquí en el Journal of Geophysical Research Atmospheres.

Foto: NASA / JPL-Caltech

Fuente: NASA

Esta entrada se publicó en Noticias en 29 Jul 2015 por Francisco Martín León
Publicidad