Una ironía fría en un mundo más cálido

¿El tiempo severo del invierno está  relacionado con el calentamiento del planeta? (referido a EE.UU.  y febrero 2011)

Usted puede no recordar exactamente lo que hacía hace un año, pero es probable que  pasó parte del día comprando un par de guantes adicionales o llenando  o cargando su depósito de emergencia de baterías. Las probabilidades son incluso más altas si recuerda momentos antes lo qué sucedió después del aniversario que celebramos hoy (feb. 2011). El primer  par de ventiscas importantes que afectó a Washington los días 5 y 6 de febrero de 2010. La repetición reapareció los días 9 y 10 de febrero de este año 2011.

Una Ironía Fría En Un Mundo Más Cálido
Figura 1. Las nevadas han sido algo más frecuentes en el invierno del Hemisferio Norte en los últimos años en un mundo algo más cálido: ¿ironía de la meteorología?

La región experimentó nevadas récords el invierno pasado de 2011, llegando a los datos más altos registrados y fechados por lo menos desde fines de 1800.  Más de seis pies de nieve cayeron en  sitios tales como aeropuerto internacional de Baltimore-Washington Marshall. El tiempo extremo paralizó otras ciudades de los EE.UU. el invierno pasado, también, y  amplias zonas de Europa vieron las nevadas y las temperaturas  frías record sin precedentes.

Este año, la capital de la nación ha sufrido una tormenta inusualmente severa. Las partes de la costa este, desde Atlanta a Boston, han estado experimentando condiciones de ventiscas severas. La semana pasada, una irrupción extensa  afectó a la costa este y consiguió afectar con aguanieve y nieve  a amplias zonas, paralizando el recorrido por ellas. ¿Por qué?

Algunos científicos del tiempo sospechan que el cambio del clima -  la amenaza del calentamiento del planeta - es en parte el culpable. Aunque la unión esté lejos de ser definitiva - dos años de tiempo malísimo, después de todo,  no hace mucho para una tendencia -  pero los puntos meteorológicos están comenzando a alinearse.

Pero espere un segundo: el calentamiento del planeta es sobre un mundo que se hace más cálido, ¿verdad? Todos esos gases de efecto invernadero de los combustibles fósiles que han sido quemados, que atrapan la radiación solar en la atmósfera, etcétera. Entonces, el tiempo invernal  adverso parece como si debería estar, en  cierta manera,  extinguiéndose.

Una Ironía Fría En Un Mundo Más Cálido
Figura 2. El vórtice circumpolar, flechas azules,  es en gran parte el responsable del tiempo en el Hemisferio Norte y en especial de las irrupciones frías, figura de la derecha, en latitudes más bajas.  

El tiempo no es tan simple, como parece. En promedio, el mundo se está calentando. Incluso los escépticos sobre el efecto humano sobre el clima de la Tierra no discuten el hecho, que se está establecido, año tras año,  que las lecturas de los termómetros van hacia arriba alrededor del planeta. Pero el calentamiento del planeta no se traduce necesariamente en un calentamiento por todas partes, y  todo en el tiempo.

Para entender cómo el calentamiento  y las tempestades de nieve pueden estar conectados, ayuda a comenzar con el epicentro del tiempo del invierno. Alrededor del Polo Norte, algo muy frío existe, figura 2. Son las corrientes de aire más frías fluyen constantemente en un lazo o río estrecho conocido como el vórtice polar o vórtice circumpolar. Las masas de aire dentro del vórtice tienden a tener no sólo bajas temperaturas sino también presiones barométricas bajas comparadas con el aire fuera del vórtice. Las zonas de alta presión circundantes empujan hacia adentro al vórtice por todos los lados, ayudando al aire frío a permanecer allí en las latitudes más altas del mundo. Lo qué sucede, la mayor parte del tiempo, por lo menos.

Una Ironía Fría En Un Mundo Más Cálido
Figura 3. Extensión del hielo marino ártico a finales de verano de 2010, en blanco,  y zona media del periodo 1979-2000 en línea rosa.

De vez en cuando, la presión dentro del vórtice se intensifica, haciendo que éste mismo llegue a ser inestable. Cuando sucede eso, el aire polar frío es probable que se escape de la zona meteorológica que lo confina normalmente. El resultado, sentido a veces lejos y  más al sur, puede tomar la forma de tiempo  invernal severo por las irrupciones de aire muy frío.

Durante los últimos dos años, el vórtice circumpolar ha estado llamativamente inestable, según datos meteorológicos. James Overland  de la NOAA cita una par de medidas particularmente interesantes: una, la llamada Oscilación Artica, que sigue la presión del aire y de las variables atmosféricas relacionadas sobre el Polo Norte. La otra, la Oscilación de Atlántico Norte,  que las considera variables similares en la vecindad de Islandia. Ambos índices son indicadores fiables de la fuerza del vórtice polar.

El invierno pasado, ambos índices reflejaron presiones de aire más altas y, por lo tanto, menos estabilidad del vórtice que los científicos han registrado nunca. Este año ambos estaban otra vez bajos. Cualquier número de factores meteorológicos contribuye a esas anomalías.

Algunos estaban indudablemente al azar, Overland dice. Pero él y  otros sospechan del cambio del clima  que está contribuyendo al patrón inusual. Y si ellos están en lo cierto, las cosas podrían ir a peor en los años venideros.

La raíz del problema, Overland dice, está en la fusión del hielo marino. El hielo marino se forma en el Océano Ártico durante los días del invierno frío, oscuro y se sitúa  alrededor, derritiendose lentamente, pero no totalmente desapareciendo, a través del verano. Estos últimos años, más hielo marino se ha derretido durante los meses cálidos que ha caido durante los más fríos.

Consecuentemente, los científicos han encontrado que la cantidad total de hielo marino ártico se ha reducido en el final de los últimos  veranos, ha estado constantemente decreciendo en un 30 por ciento en comparación con los promedios históricos de los años 80 y de los años 90 en aquel momento del año.  En las décadas siguientes, los científicos del clima han predicho que la cantidad de hielo marino que sobrevivía en el verano tardío puede caer a valores de  un 80 por ciento por debajo de niveles históricos.

El hielo marino refleja la luz del sol, volviendo a redirigir parte de la energía del sol  lejos del planeta.  Sin embargo, cuando la luz del sol golpea al océano en vez de al hielo,  el agua absorbe mucha  más la radiación solar. Los niveles tan bajos del hielo marino permiten que las temperaturas del agua del mar aumenten más de lo normal durante el verano, cuando el sol es más intenso en el Ártico. Incluso durante los días cortos y fríos, la tibieza del agua puede lanzar exceso del calor, que tiende a aumentar la presión en el aire circundante. Y recuerde,  que la sobrepresión en las actitudes lejanas del norte es una amenaza para el vórtice polar.

" La ruptura del vórtice es muy inusual, " dice Overland. "La hemos tenido dos años seguidos. Eso nos llama la atención”.

"Mi especulación" él dice, " es que el calor adicional almacenado en el océano, y dado a la atmósfera ártica, tiene tendencia a apoyar ya favorecer la “ruptura” del vórtice". Es decir, menos hielo por  fusión y una zona de agua cálida en el Ártico pueden  hacer saltar ráfagas del aire frío que se guardan en zonas polares hacia latitudes más bajas. ¿Es una ironía fría en un mundo más cálido?

Fuente Washington Post: http://www.washingtonpost.com/
Esta entrada se publicó en Noticias en 25 Abr 2011 por Francisco Martín León