Febrero y su merecida fama de 'loco': llegan lluvias fuertes y nevadas

La formación de una vaguada, hoy miércoles, al oeste de la Península Ibérica, y su posterior evolución, extendiéndose hasta Canarias y empezando a cruzar el territorio peninsular a partir del viernes, provocará un notable cambio de tiempo. La inestabilidad atmosférica aumentará de forma general.

El mes de febrero tiene fama de loco, y va a dar buena muestra de ello a partir de mañana jueves, en que el tiempo empezará a cambiar de forma importante, tanto por el archipiélago canario, como por el oeste peninsular. La responsable de ese cambio es una vaguada que se está formando al oeste de la Península, y que a lo largo del día de hoy se irá extendiendo hacia el sur, alcanzando el archipiélago canario, donde a últimas horas se producirán los primeros chubascos.

Mañana jueves la vaguada se mantendrá bastante estacionaria en esa posición, estrangulándose algo más, pero sin llegar a descolgarse de ella una dana, aunque poco faltará para ello. El tiempo se presenta tormentoso en Canarias, con chubascos que podrán ser localmente fuertes y temporal marítimo, y también esperamos lluvias intensas y persistentes por el suroeste peninsular, afectando sobre todo a la provincia de Huelva, Extremadura, y también el sur y oeste de Castilla y León.

El mes de febrero cumplirá con su merecida fama de 'loco'. Del viernes en adelante, una vaguada se desplazará de oeste a este por la península dejando precipitaciones generalizadas.

El viernes la vaguada se irá desplazando lentamente hacia el oeste, generando un frente estacionario de lluvias -localmente fuertes y con alguna tormenta- que afectará a muchas zonas de la mitad occidental, manteniéndose, un día más, el tiempo inseguro, con chubascos en Canarias, principalmente al norte del archipiélago. Durante el fin de semana, la vaguada irá cruzando la Península, la inestabilidad atmosférica será elevada, generalizándose los chubascos, produciéndose nevadas en las montañas del norte y del centro, y produciéndose una bajada general de las temperaturas, lo que hará que el ambiente sea más invernal.