Tiempo del fin de semana: vuelven las lluvias y las nevadas

El anticiclón de las Azores por fin se desplaza al oeste, dejando la puerta abierta a las bajas y frentes atlánticos durante este fin de semana. Las precipitaciones, que serán en forma de nieve, afectarán a bastantes regiones españolas.

Samuel Biener Samuel Biener 18 Ene 2019 - 07:13 UTC
Las lluvias y las nevadas serán más importantes y persistentes en algunas zonas de Galicia y de la fachada cantábrica.

La inestabilidad vuelve a ser noticia en España, tras un mes de diciembre y un comienzo de enero en los que, salvo excepciones puntuales, las calmas anticiclónicas han sido las protagonistas del panorama meteorológico. Esta situación, por otra parte, es relativamente habitual en la Península Ibérica, ya que por desgracia invierno puede no ser sinónimo de lluvias y nevadas.

Sin embargo, a nivel sinóptico tenemos importantes cambios, que ya hemos empezado a notar en las últimas horas, en las que han llegado algunas precipitaciones a nuestro país, concentradas especialmente en la mitad norte y también en Canarias. El anticiclón de las Azores por fin se desplaza hacia el oeste, lo que permitirá que la inestabilidad llegue a más zonas.

Nos cruzará una pequeña onda (vaguada) que se reflejará en superficie con la formación de una baja frente al noroeste. La borrasca a lo largo del sábado irá cruzando nuestro territorio, saliendo por el Mediterráneo durante la mañana del domingo. Este último aspecto es el que presenta más incertidumbre en la previsión, ya que los modelos no acaban de coincidir en si saldrá más al norte o más al sur, más profunda o menos.

La buena noticia es que, gracias a esto, las precipitaciones se irán trasladando de oeste a este, aunque como es habitual en las circulaciones de poniente, llegarán debilitadas al Mediterráneo. La baja en su salida hacia el mar las podría reactivar. Se prevén lluvias más importantes en Galicia, fachada cantábrica y extremo norte y oeste de Castilla y León, donde puntualmente serán persistentes.

La cota de nieve irá variando a lo largo del semana, durante el sábado estará sobre los 800/1000 metros, para situarse con el paso de las horas por encima de los 1500 m. El domingo bajará de nuevo hasta los 1000 m en la mitad norte y rondará los 1500 m en la mitad sur. Las nevadas serán más importantes en el sector occidental de la Cordillera Cantábrica, pero también llegarán al resto de la cordillera, Pirineos, Sistema Ibérico, Macizo Galaico-Leonés y de forma más dispersa a las sierras más altas del sureste.

Pendientes de la semana que viene

La inestabilidad continuará durante los próximos días en Canarias, donde la nieve llegará al Teide. Aunque no sean precipitaciones muy importantes, se rompe con la monotonía de las últimas semanas. Además, estamos pendientes de la situación de la próxima semana, cuando nos podría llegar una masa de aire muy fría procedente del norte, gracias al ascenso de la cresta anticiclónica en el Atlántico.

Las nevadas podrían producirse a cotas muy bajas en la mitad norte, donde se concentrarían las precipitaciones, mientras que en el resto serían más dispersas debido a la procedencia de la masa de aire y por el efecto del relieve peninsular. Sin embargo, todavía hay tiempo para que tengamos cambios en las previsiones, por lo que no podemos descartar novedades y sorpresas.

Publicidad