StoreWindows10

CSE: revolución en el tiempo, ¡mucho frío a la vista!

Un Calentamiento Súbito Estratosférico (CSE) está a punto de modificar el devenir del tiempo en el continente europeo. Las masas de aire polar continental, de origen siberiano, se extenderán de este a oeste.

Juan José Villena Juan José Villena 19 Feb 2018 - 14:10 UTC
Cirros y nube lenticular esta mañana en Valencia de Alcántara, Cáceres. Foto de Álvaro R.G.

En ocasiones la estratosfera se calienta más de lo habitual sobre el Ártico. Cuando esto pasa, se ha observado que el chorro polar se resquebraja y crea profundas vaguadas con temperaturas gélidas. Las masas de aire del vórtice polar se tornan inestables y bajan más hacia el sur de lo habitual, a veces desafiando a la circulación general con un movimiento retrógrado, de este a oeste. Se monta una revolución capaz de dejar extensas olas de aire frío.

Hoy el anticiclón que suele merodear las Azores ha empezado a desplazarse hacia el norte, en búsqueda de las Islas Británicas. En las próximas horas no nos abrazará en exceso y dejará que las nubes, alentadas por algo de aire frío en las capas altas de la troposfera, crezcan y descarguen chubascos a orillas del Cantábrico, el Sistema Central, Ibérico y en la vertiente mediterránea. También lloverá en las islas Canarias de mayor relieve. En el resto el sol compartirá protagonismo con algunas nubes decorativas. Las temperaturas máximas se mantendrán en los valores de ayer.

Mañana será un día de transición, con más claros que nubes. El cielo gris quedará relegado al Cantábrico, Pirineos y este de las Baleares. Por allí sí que se podrán registrar precipitaciones, con una cota de nieve que descenderá hasta los 1200 o 1400 metros. En la cara norte de las montañas canarias volverá a llover de forma débil. Las temperaturas subirán en el litoral mediterráneo y se mantendrán sin cambios en el resto… ¡de momento!

El frío llegará el miércoles

En la jornada del miércoles el mercurio caerá en picado ante la llegada de una masa de aire polar continental. Las temperaturas mínimas descenderán hasta 8ºC en el cuadrante nordeste peninsular y las máximas otro puñado de grados en la mayor parte del país. Casi ninguna ciudad sobrepasará los 15ºC adentrado el mediodía, salvo en Canarias y Andalucía. Por allí el ambiente aún será agradable con registros cercanos a los 20ºC.

Hasta el mediodía lloverá en el Cantábrico, Pirineos y sistemas montañosos cercanos. Después las precipitaciones remitirán en el norte y se extenderán por Baleares y el sureste peninsular. La cota de nieve se desplomará hasta los 300/600 metros en el norte y, al final del día, rondará los 900 metros en las cercanías del Mediterráneo.

Entre las jornadas del jueves y del domingo el ambiente será de riguroso invierno. Las heladas matinales se extenderán por la mitad del país y solo el sol, que al parecer gozará de bastante protagonismo, conseguirá dejar mediodías más llevaderos. Con una buena chaqueta, claro. Podría escaparse alguna que otra nube por Baleares y el este peninsular. Si estos cúmulos díscolos se animan a dejar algún chubasco, la cota de nieve será baja, ¡de apenas 400 metros! Estaremos atentos, las predicciones a medio plazo pueden cambiar.

Publicidad