tiempo.com

Fuertes vientos en Madrid causan alarma en la población

Un fenómeno poco habitual, asociado a una zona de tormentas, provocó fuertes vientos con varios heridos, caídas de árboles y decenas de intervenciones de los bomberos. Descubre qué es el frente de racha y qué incidencia puede tener este fenómeno, en ocasiones, tan violento.

Viento Moscú
Destrozos provocados por violentos vientos en Moscú a finales de mayo. Fuente: © Sputnik/ Ilya Pitalev.

Hace unos días una tormenta zarandeó la ciudad de Madrid con fuertes rachas de viento. Como vimos en el artículo sobre el Sistema de Notificación de Observaciones Atmosféricas Singulares, mejor conocido por su acrónimo SINOBAS -un proyecto trata de recoger fenómenos meteorológicos locales y con capacidad de provocar alto impacto social-, estas situaciones son poco frecuentes y, a la vez, desconocidas e incluso difícilmente detectables por los medios convencionales de observación meteorológica.

A finales de mayo saltó la noticia sobre unos vientos devastadores que causaron en Moscú decenas de muertos, miles de árboles arrancados de cuajo e importantes destrozos en viviendas. El pasado jueves 16 de junio, afortunadamente a una escala mucho menor, se produjo en la capital un fenómeno violento que fue tema de conversación durante la mañana posterior.

Reventón húmedo y frente de racha

Estos vientos intensos asociados a tormentas, de tipo lineal y no giratorio, como pueden ser los tornados, se les agrupa bajo los nombres de reventón y de frente de racha.

El reventón consiste en una fuerte corriente descendente asociada a un chubasco tormentoso que al entrar en contacto con el suelo provoca vientos destructores.

Estos reventones pueden ser húmedos o secos, según la precipitación alcance o no el suelo. Suelen tener una dimensión horizontal inferior a los 10 km, con una duración de 5 a 30 minutos y con rachas superiores a los 70 km/h.

El frente de racha consiste en una ráfaga intensa que se produce en la frontera entre el aire frío que desciende con la precipitación en una tormenta y el aire del entorno, mucho más cálido. Generalmente llevan asociados un aumento de la presión, giro en la dirección del viento, rachas superiores a los 70 km/h y un importante descenso de la temperatura.

Analizando lo sucedido el viernes en Madrid, en el entorno de las 22:00h y usando los datos del observatorio de AEMET del aeropuerto de Madrid-Barajas, podemos observar como se produce ese aumento de la presión. El viento de componente oeste, dominante hasta esos momentos, cambia bruscamente al este, con una racha próxima a los 80 km/h y con un descenso de la temperatura superior a los 5ºC en una hora. 


Por tanto, podemos concluir que el fenómeno que sucedió esa tarde noche se trató de un frente de racha.