tiempo.com

Un acusado dipolo térmico con tormentas agitará la Península

Con una dorsal en el Mediterráneo y una vaguada en el Atlántico, la Península Ibérica quedará en una zona de "batalla" entre dos masas de aire muy distintas. No sólo destacarán los contrastes térmicos, también aparecerán tormentas dispersas y localmente fuertes en algunas regiones.

Las tormentas volverán a aparecer por las tardes en puntos de la mitad norte peninsular.

La presencia de una importante dorsal anticiclónica que emerge desde África por el Mediterráneo occidental seguirá condicionando el tiempo. Esto es algo que llevamos experimentando más de una semana y que está dando lugar a temperaturas inusualmente elevadas, hasta el punto de llegar a valores de récord la semana pasada.

Esa dorsal no está sola: en el Atlántico próximo, el constante descuelgue de vaguadas facilitan el ascenso de masas de aire de latitudes inferiores y notablemente más cálidas. Sin embargo, tener estas vaguadas tan cerca también implica que el más mínimo cambio en su posición puede acarrear consecuencias importantes en la situación meteorológica. Ya lo hemos observado durante el comienzo de esta semana, y volverá a suceder.

Durante estos próximos días, la dorsal del Mediterráneo se desplazará algo más al este y la vaguada situada en el Atlántico avanzará poco a poco hacia la Península. Además, asociados a esta vaguada, se desarrollarán varios centros de bajas presiones en superficie al este de las Azores, cuyas estructuras frontales podrían alcanzar la Península a lo largo de la semana que viene dejando nubosidad y algunas precipitaciones. Actualmente, la dorsal se encuentra aún muy centrada sobre la Península Ibérica y nos garantizará otro día más de estabilidad y temperaturas en ascenso.

Con esta situación, se esperan en general temperaturas superiores a las normales para esta época del año, pero con importantes matices; experimentarán fuertes contrastes de unas regiones a otras. En el área mediterránea las temperaturas serán elevadas, con valores a 850 hPa entre 5 ºC y 8 ºC por encima del promedio para esta época del año. En Baleares estas anomalías positivas podrían acercarse incluso a los 10 ºC a partir del martes o el miércoles.

Sin embargo, el interior peninsular y buena parte de la vertiente atlántica registrará valores normales, incluso ligeramente por debajo de la media en las provincias más occidentales y Portugal, donde el ambiente será fresco durante la mayor parte de la semana.

Vuelven las tormentas

Una de las consecuencias de quedar situados en el flanco ascendente de una gran vaguada, y entre dos masas de aire tan diferenciadas, es que la situación meteorológica también adquirirá mayor inestabilidad en buena parte del territorio peninsular. Concretamente, las divergencias de vientos en niveles altos y la irrupción de aire cálido y húmedo procedente del mar en áreas próximas a la vaguada, donde el aire en niveles altos es más frío, dejarán un entorno favorable para el desarrollo de la convección.

Previsión de rayos
Densidad de rayos prevista para la tarde del domingo.

Las primeras tormentas podrán desarrollarse este fin de semana en zonas del interior de la mitad norte peninsular y serán más frecuentes e intensas en zonas de montaña, aunque el domingo podrán extenderse algo más. A partir del lunes tendremos convección y tormentas dispersas en el noreste especialmente, mientras que en el cuadrante noroeste habrá abundante nubosidad y precipitaciones de origen frontal a medida que las bajas presiones se acerquen más a la Península. Estos frentes no llegarán apenas a la mitad oriental peninsular, donde las precipitaciones que se produzcan serán de origen convectivo, menos probables cuanto más al sur.

Esta situación se mantendrá durante buena parte de la semana. A finales de la misma, la incertidumbre aumenta significativamente habiendo dos escenarios probables contemplados: en el primero la vaguada se irá debilitando y terminará cruzando la Península de oeste a este favoreciendo también un descenso térmico en la zona mediterránea. En el segundo caso, la vaguada se mantendría al oeste, retirándose ligeramente y permitiendo que las temperaturas se recuperen en el oeste y sigan siendo altas en el Mediterráneo. En ambos casos los chubascos y tormentas en la mitad norte serán probables, pero de forma dispersa.