Un fenómeno nuevo: STEVE

Los observadores de las auroras que observan las espectaculares exhibiciones de las luces del Norte pueden haber estado viendo algo más. Es posible que STEVE los haya deslumbrado también

Francisco Martín León Francisco Martín León 09 Sep 2019 - 00:00 UTC
Los científicos han confirmado recientemente que STEVE es un fenómeno único y no una especie de aurora, como se pensaba anteriormente. La imagen es un compuesto de 11 imágenes unidas.

STEVE es la abreviatura de Strong Enhanced Emissions Velocity Enhancement, un fenómeno celestial que los investigadores aurorales, ciudadanos científicos y entusiastas de la fotografía presentaron por primera vez al mundo en 2016.

La estrecha cinta de luz de STEVE, a simple vista, se ve sorprendentemente similar a la aurora. Sin embargo, hay diferencias claras. Primero, su color rosado malva no es como una aurora. Además, el fenómeno a menudo se asocia con emisiones de "una cerca", que parecen en columnas verdes de luz que pasan a través de las cintas en altitudes más bajas. Por último, STEVE aparece en áreas más al sur que las luces aurorales.

Algo no cuadraba

Este verano de 2019, los investigadores confirmaron que STEVE no es una aurora, sino un fenómeno único. Sus hallazgos fueron publicados en la revista Geophysical Research Letters.

"Lo importante es que podemos decir claramente que ahora no se trata de una aurora normal", dijo el investigador de la Universidad de Alaska Fairbanks, Don Hampton, coautor del artículo. "Es un fenómeno nuevo, y eso es bastante emocionante".

El proyecto, dirigido por el investigador de la Universidad de Calgary, D.M. Gillies, utilizó un espectrógrafo para examinar la luz del fenómeno e identificar qué tipo de emisiones produce y en qué patrones y longitudes de onda. Hampton y sus colegas diseñaron y construyeron el espectrógrafo en el Instituto Geofísico de la UAF.

"Necesitamos entender cómo se ve el espectro y, por lo tanto, entender la física detrás de él", dijo Hampton. Un espectro actúa como una identificación definitiva, como una prueba de ADN o una fórmula química para la luz.

Cuando los científicos observaron el espectro de STEVE, vieron algo único. Las auroras tienen longitudes de onda individuales y actúa como un letrero de neón. En la aurora, los electrones de nuestra magnetosfera vuelan hacia abajo, chocando con átomos y moléculas en nuestra atmósfera, lo que los excita. Una vez que las partículas excitadas se relajan, emiten fotones, que pueden verse como longitudes de onda específicas de luz. Dependiendo de qué colores veas, sabes que ciertas luces provienen de una molécula de nitrógeno y otras provienen del oxígeno.

STEVE no es una aurora

"Cuando observamos el espectro de STEVE, no tenía ninguna de esas longitudes de ondas y eran distintas a las auroras", dijo Hampton. "En cambio, es una banda de luz muy amplia. Por lo tanto, todas las longitudes de onda son básicamente iguales de fuertes".

Esto significa que la luz no proviene de átomos y moléculas que chocan en la atmósfera, sino de algo muy cálido, tal vez a miles de grados.

"Cuando enciende su estufa eléctrica, esas resistencias se calientan, ¿verdad? Si lo mira con un espectrógrafo, verá emisiones de banda ancha", dijo Hampton. "Así que esto es como emisiones de atmósfera muy, muy cálidas de algún tipo".

La investigación también concluyó que las emisiones de la “cerca” son similares a las de una estructura típica de auroras. Estos son causados por los mismos tipos de precipitación de partículas que generalmente se ven con la aurora.

Al igual que las auroras, las apariencias de STEVE varían mucho, apareciendo entre semanas y meses de diferencia.

Los científicos han estudiado las partículas calientes asociadas con STEVE desde la década de 1970. Sin embargo, no se dieron cuenta hasta hace poco de que producían una característica visible.

La confirmación de la existencia de un fenómeno celestial es emocionante, dijo Hampton. El siguiente paso, y más difícil, es descubrir qué lo causa y cómo nos afecta.

Cualquier perturbación en nuestra atmósfera superior, como la aurora, puede afectar las comunicaciones de radio entre la Tierra y las naves espaciales. STEVE es especialmente interesante porque es una gran entrada de energía local, pero claramente no es una aurora normal.

"Como nuevo fenómeno, queremos entender no solo por qué y cómo se crea, sino también cómo afecta a nuestra infraestructura", dijo Hampton.

Referencia

First Observations From the TREx Spectrograph: The Optical Spectrum of STEVE and the Picket Fence Phenomena. D. M. Gillies, E. Donovan, D. Hampton, J. Liang, M. Connors, Y. Nishimura, B. Gallardo‐Lacourt, E. Spanswick. Geophysical Research Letters.
https://doi.org/10.1029/2019GL083272

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con Steve, aurora, en 09 Sep 2019 por Francisco Martín León
Publicidad