¿Medicane en el Mediterráneo?

La dana (8-14 septiembre de 2019) no deja de sorprendernos y actualmente está desarrollando un seno de bajas presiones en superficie que para algunos es un medicane: término técnico dado a una baja mediterránea que tiene características similares a un ciclón tropical

Francisco Martín León Francisco Martín León 11 Sep 2019 - 04:00 UTC
Secuencia de imágenes realzada de “masas de aire” de la dana y la baja mediterránea entre el 20 UTC del 10 de septiembre y 03 UTC del 11 de septiembre de 2019. EUMETSAT

Como cualquier término técnico llamativo, el concepto de medicane ha saltado a los medios de comunicación, y un concepto tan “científico” y complejo, que se sigue siendo estudiado, está siendo usado con ligereza y sin conocimiento de causa por algunos medios, que ya hablan, incluso, de un "huracán" en el Mediterráneo y que va a afectar a este o a otro lugar. Pero el término "vende" mucho, como el de la gota fría. Y ahí están los dos conceptos ocupando titulares poco eficaces y útiles para la población que está más pendiente de lo que le puede ocurrir en superficie a sus personas y propiedades: lluvias intensas, rachas fortísimas, fuerte oleaje, etc.

Lo peor de todo es que ciertos modelos numéricos de predicción han generado un falso medicane estos días por el disparo de los procesos que controla la convección interna del modelo y han desarrollado una “aberración” meteorológica artificial que los técnicos le llaman boguscane: falso medicane o huracán o ojo de buey, generado artificialmente.

La disponibilidad en Internet de las salidas de dichos modelos numéricos ha hecho saltar las alarmas a los "lectores simplistas de modelos", sin atender a las causas físicas que generan a los verdaderos medicanes.


Introducción

Medicane proviene de una abreviación de huracán en el Mediterráneo (Medi +cane), o mejor dicho, un sistema de bajas presiones con características dinámicas, térmicas, nubosas, etc., que son parecidas o nos recuerdan a las de sus hermanos mayores: los huracanes del Atlántico, por ejemplo. Los medicanes son más pequeños que los verdaderos huracanes y no llegan a alcanzar la duración y la intensidad de los otros, aunque pueden causar importantes daños costeros con fuerte oleaje, vientos y rachas que pueden superar los 100 km/h (el huracán Dorian que devastó la zona norte de las Bahamas llegó a ser de Cat. 5 con vientos superiores a los 250 km/h y rachas del orden de 350 km/h).

Si queremos analizar si una baja en el Mediterráneo es o no es un medicane deberíamos diagnosticar, inicialmente, la simetría en ciertos campos del sistema de bajas presiones (precipitación, vientos, nubosidad, etc.), el carácter cálido de su núcleo en capas inferiores de la baja en superpie, la presencia o no de frentes que le darían carácter de borrasca o ciclón de latitudes medias o baroclino y el ambiente hostil o favorable para su desarrollo. Esto es, buscar las similitudes que les acercan a los huracanes verdaderos y buscar si existe o no estructuras que recuerdan a las borrascas o ciclones de latitudes medias, y, en este caso, no sería un medicane.

Lógicamente, las herramientas disponibles son limitadas en Internet para su diagnóstico y deberían ser los organismos oficiales meteorológicos los que deberían dar su versión técnica de si tenemos o no un medicane frente a las costas españolas entre el 11 y 12 de septiembre de 2019. Nos centraremos a una hora concreta del 11 de septiembre. Los resultados sólo vale para un intervalo temporal de unas horas.

Diagnóstico a las 03 UTC del 11 de septiembre de 2019

A esta hora, la dana se encontraba en la zona marítima del sureste peninsular y al sur de Ibiza conducida por fuertes vientos en altura y con una forma más o menos elíptica, como se puede observar en las imágenes siguientes. A la vez, una baja se ha desarrollado en capas inferiores alrededor de Baleares, que a las 03 UTC poseía un mínimo de presión del orden de 1007-1008 hPa y situada al norte de Mallorca: mala posición inicial para ser un medicane por la fuerte cizalladura del viento.

Imagen de vapor de agua de las 03 UTC del 11 de septiembre de 2019. Geopotencial (rojo) e isotacas (amarillo) en 300 hPa. Eumetrain
Imagen de infrarroja de las 03 UTC del 11 de septiembre de 2019 con los mapas de presión en superficie (¡¡ver notas finales sobre este tema!!) y el parámetro frontal térmico en azul, PREVISTOS por el modelo HRES-ECMWF. Eumetrain
Análisis de superficie de las 00, arriba, y 03, abajo UTC con presión y datos de superficie sinópticos. Meteocentre
Imagen PPI del radar de Valencia a la 03 UTC del día 11 de septiembre de 2019

Hay que hacer notar un hecho muy importante, el mapa de la presión en superficie, dado por el modelo HRES-ECMWF que se utiliza junto con la imagen infrarroja de 03 UTC, es una predicción , frente a los mapas de superficie de 03 UTC analizados objetivamente por el portal de Meteocentre. Habría que hacer un análisis y una diagnosis fina para evaluar si la baja es tan profunda como la da el modelo y la sitúa adecuadamente.

Mapa de superficie a nivel sinóptico y frentes de las 00 UTC del 11 de septiembre de 2019 con la baja mediterránea y sus sistemas frontales asociados a una borrasca o ciclón extratropical. AEMET

Conclusiones

Con estos datos disponibles, y a las 03 UTC del día 11 de septiembre, parece indicar que existe una baja muy pequeña al norte-noroeste de Baleares que está sufriendo un proceso de profundización o ciclogénesis. En sus seno hay convección y bandas de precipitación. La cizalladura en la que se desarrolla es intensa y no favorece el desarrollo de un medicane: hay un ambiente hostil. Las estructuras nubosas y precipitantes sí dan, como es lógico, rotaciones en capas inferiores, como corresponde a una baja intensa pero son asimétricas y aparentemente poseen algunas de ellas estructuras frontales o baroclinas, más cercanas a una borrasca o ciclón extratropical, como se ve en una figura con el parámetro frontal térmico e imagen infrarroja.

En una primera instancia, no existe un medicane propiamente dicho a las 03 UTC del 11 de septiembre de 2019. La baja en superficie aparentemente tiene:

  • Asociados frentes típicos de una borrasca o ciclón de latitudes medias pero dentro de una estructura peculiar, como es la dana
  • Existe una fuerte cizalladura vertical del viento asociada a una dana activa y asimétrica
  • Aunque existe convección en su núcleo no existe una clara simetría en sus bandas nubosas y de precipitación

La baja en superficie está sometida a un proceso de ciclogénesis con convección en su núcleo por la dana. Sí la baja deja de estar en un ambiente hostil y se sitúa en la vertical de la dana (baja cizalladura vertical del viento y se transforma en bajas fría aislada), tiene tiempo de organizar la convección en bandas simétricas, está suficientemente sobre el mar (¡¡y no pasa a tierra!!) y desarrolla convección en su seno, entonces podría llegar a ser un medicane. Lo tiene difícil.

Pero lo más importante para un usuario en general no es si hay un medicane o no, al igual que si existe dana o gota fría. Lo importante que hay un fuerte temporal en el Mediterráneo occidental que está afectando a numerosas áreas del levante español. Con o sin medicane, el fuerte temporal de viento, lluvia y oleaje está garantizado.

Nota. Se han analizado los diagramas de fase de esta baja tan pequeña, para saber si poseen un núcleo cálido y simétrico (posible medicane), y no son representativos pues la resolución de los modelos empleados (globales) no captan la naturaleza termodinámica de la baja.

Por último, indicar que hace falta un análisis y diagnosis subjetivo y detallado de los mapas de superficie en el Mediterráneo en estas situaciones por parte de los organismos oficiales.

La conclusiones obtenidas sólo valen para las 03 UTC y unas horas posteriores.

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Borrasca mediterránea, Ciclón mediterráneo, Ciclón mediterráneo cuasi tropical, Medicane, Boguscane, en 11 Sep 2019 por Francisco Martín León
Publicidad