Más tormentas solares extremas ¿La Tierra en peligro?

Las tormentas solares extremas pueden ser más frecuentes de lo que se pensaba anteriormente, según un nuevo estudio de la AGU

Francisco Martín León Francisco Martín León 08 Oct 2019 - 01:00 UTC
Esta visualización muestra cómo se vería una eyección de masa coronal al interactuar con el medio interplanetario y las fuerzas magnéticas. Crédito: NASA / Steele Hill

Los investigadores proponen en un nuevo estudio por qué una tormenta solar extrema en 1859 fue tan perjudicial para el campo magnético de la Tierra. Compararon la tormenta con otras tormentas extremas en la historia, lo que sugiere que esta tormenta probablemente no sea única

El evento Carrington de septiembre de 1859 expulsó plasma solar concentrado hacia la Tierra, interrumpiendo el campo magnético del planeta y provocando perturbaciones telegráficas generalizadas e incluso incendios esporádicos.

Una nueva investigación en la revista Space Weather de AGU indica que tormentas como el Evento Carrington no son tan raras como los científicos pensaban y podrían ocurrir cada pocas décadas, dañando gravemente los sistemas modernos de comunicación y navegación en todo el mundo.

"Se consideró que el evento de Carrington era el peor de los casos para los eventos de tiempo espacial contra la civilización moderna... pero si ocurre varias veces al siglo, tenemos que reconsiderar cómo prepararse y mitigar ese tipo de peligro del tiempo espacial", dijo Hisashi Hayakawa, autor principal del nuevo estudio y astrofísico de la Universidad de Osaka en Osaka, Japón y del Laboratorio Rutherford Appleton en el Reino Unido.


El evento de Carrington es una de las tormentas solares más extremas observadas en los últimos dos siglos y fue causada por una gran eyección de masa coronal, una emisión de plasma de la atmósfera exterior del Sol. Dependiendo de la fuerza y la trayectoria de la eyección de masa coronal, puede distorsionar significativamente el campo magnético de la Tierra, causando una tormenta magnética intensa, auroras globales y dañando cualquier tecnología que se base en ondas electromagnéticas.

Los científicos pensaban anteriormente que eventos como el evento de Carrington eran muy raros, y que tal vez ocurrían una vez al siglo. Sabían que el evento Carrington causó auroras de baja latitud y fallas en los equipos de telégrafo en todo el mundo, pero en su mayoría habían estudiado registros del hemisferio occidental, dejando una brecha de datos considerable en el hemisferio oriental.

En el nuevo estudio, Hayakawa y sus colegas querían mejorar las reconstrucciones del evento de Carrington y comparar este evento con otras tormentas extremas. Organizaron una colaboración internacional y recopilaron observaciones históricas de auroras durante la tormenta del hemisferio oriental y la península Ibérica para llenar los vacíos en su conocimiento al estudiar solo los registros del hemisferio occidental.

Los investigadores recolectaron observaciones de las auroras de las tormentas solares en el Observatorio Central Ruso, diarios japoneses y periódicos de Portugal, España, Australia, Nueva Zelanda, México y Brasil. Luego compararon estas observaciones con informes anteriores de la tormenta del hemisferio occidental, como registros de barcos, revistas científicas contemporáneas y más periódicos.


Una imagen del Observatorio Solar Dinámico de la NASA muestra una mancha solar gigante presente en 2014. La mancha solar abarcó 80,000 millas. Crédito: NASA / SDO

Los investigadores también analizaron varios dibujos de manchas solares no publicados realizados por astrónomos europeos durante la tormenta de 1859. El análisis de estos dibujos les permitió determinar en qué parte del Sol se originó la tormenta y rastrear cómo creció y disminuyó el grupo de manchas solares con el tiempo.

Los documentos históricos recientemente recuperados sugieren que el grupo de manchas solares de Carrington probablemente había lanzado múltiples estallidos desde principios de agosto hasta principios de octubre, incluida una tormenta solar anterior a fines de agosto de 1859.

Los investigadores estiman que este evento ocurrió alrededor del 27 de agosto de 1859 y envió eyecciones de masa coronal separadas que fueron lo suficientemente fuertes como para impactar el campo magnético de la Tierra. La tormenta de agosto puede haber jugado un papel en hacer que el evento de Carrington de septiembre fuera tan intenso.

Después de reconstruir las tormentas alrededor del evento de Carrington, los investigadores compararon la tormenta solar con otras tormentas en 1872, 1909, 1921 y 1989 y descubrieron que dos de ellas, las de 1872 y 1921, eran comparables a este evento. El evento de 1989 causó un serio apagón en todo Quebec, Canadá. Esto significa que eventos como el Carrington pueden no ser tan legendarios y escurridizos como se pensaba, y los científicos deben considerar los peligros de tales eventos más en serio que antes, según Hayakawa.

"Si bien la tormenta de 1859 fue sin duda uno de los eventos más extremos, en el mejor de los casos parece comparable a la tormenta de 1872 y la tormenta de 1921 en términos de su intensidad", dijo. “Entonces, el evento Carrington ya no es algo único. Este hecho puede requerir que reconsideremos la frecuencia de ocurrencia de este tipo de "peor escenario" de eventos de clima espacial ".

Texto originario en AGU

AGU

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con El evento Carrington, mancha solar, eyección solar, Tormenta solar severa, aurora, en 08 Oct 2019 por Francisco Martín León
Publicidad