tiempo.com

Los secretos de la borrasca Gloria y el temporal histórico. Parte I

La borrasca Gloria está en boca de todos por sus efectos invernales históricos en el este peninsular y Baleares pero hay que matizar algunas cosas sobre ella

Imagen infrarroja de la borrasca Gloria junto con presión en superficie en negro y geopotencial en 500 hPa en celeste para el 20 de enero del 2020 a las 00 UTC. Eumetrain

Y es que los datos y sus efectos en superficie han sido, y serán, muy llamativos en cuanto al temporal duro en zonas marítimas, altura de olas, vientos y rachas huracanadas, espesor de algunas de las nevadas, frío y sensación térmica invernal, etc. Hay y habrá datos históricos y de récords. El temporal de levante asociado ha obligado a cortar carreteras, puertos marítimos del levante español y Baleares, ha alterado el transporte aéreo en la zona, ha suspendido las clases en colegios, se han cerrado paseos marítimos y jardines, etc., y se la ha “atribuido” un muerto en Asturias cuando la baja acampaba por el Mediterráneo.

Pero ¿cómo una “pequeña” y poco profunda borrasca puede generar unos efectos tan adversos e históricos como estos? ¿Se pueden explicar que los efectos de la borrasca se debe, ya aquí va la coletilla recurrente, a que “genera un flujo intenso en superficie de origen mediterráneo muy húmedo que al chocar con la costa y al tener aire frío en altura produce tiempo adverso?, etc...

Posiblemente al público en general no le interesa este tipo de preguntas y respuestas, o quizá sí. Un amplio espectro de la sociedad del siglo XXI está necesitada de información actualizada, más real, más actualizada y sin tópicos antiguos y poco realistas.

Al ir siguiendo la situación desde hace varios días atrás he encontrado algunos puntos en la prensa y redes sociales que me gustaría matizar subjetivamente.

El origen de la borrasca Gloria y su carácter “mediterráneo”

La borrasca Gloria no se generó en el Mediterráneo. Su origen es atlántico y fue conducida por un chorro polar de componente oeste al inicio, para después, 18 de enero tomar una configuración norte-sur sobre el norte de la Península.

Algunos algoritmos de seguimientos de bajas en superficie identifican a Gloria en el Atlántico norte oriental, la pasan por el norte de la península (sobre el 18 de enero) y la trasladan o propagan al sureste peninsular al sur de Baleares sobre el 19 de enero. Realizando un seguimiento subjetivo de la baja en superficie, se llega a las mismas conclusiones.

Trayectoria del centro del mínimo de presión de Gloria, punto negro, en las cercanías de la Península según el modelo GFS y el procedimiento de seguimiento de la Universidad de Florida. Notar que la baja proviene del Atlántico. Una imagen más amplia muestra que Gloria viene del Atlántico Norte profundo.

A su paso por el norte, ya produjo fuertes vientos del orden de 70-100 km/ h en dichas zonas.

AEMET nombra oficialmente a Gloria como borrasca mediterránea (y así lo supongo) por los impactos importantes del viento generado por el sistema en el este peninsular y Baleares.

Estricta y meteorológicamente hablando, Gloria tiene su origen en el Atlántico como borrasca como tal, y es conducida por un chorro polar situado en el Atlántico, con un ramal que se descuelga hacia el sureste peninsular. Posteriormente, se hace una borrasca con características mediterráneas, pero su origen es diferente.

La profunda e intensa borrasca mediterránea Gloria

Con las anteriores salvedades y ya en el área mediterránea, se observa que la borrasca Gloria ha tenido presiones mínimas en superficie del orden de 1005-1010 hPa, presiones relativamente altas para una baja en superficie. Tampoco ha experimentado una ciclogénesis rápida o profunda: se ha profundizado levemente.

Pero en estas y otras situaciones no importa el valor mínimo de presión, hay otros factores que interesan: el gradiente de presión o apelmazamiento de las isobaras que genera en intensidad, extensión y persistencia que condiciona el temporal mediterráneo. Pero la baja en sí no genera sola dicho gradiente de presión o temporal, en este caso histórico. Aquí falta alto.

El actor olvidado: un anticiclón de centro Europa e Islas Británicas

Y ese algo es un potentísimo anticiclón intenso, amplio y persistente orientado de oeste a este que pasó de 1030 a 1050 hPa en pocos días (anticiclogénesis en toda regla) y que se desplazó hacia el norte de la Península. Este desplazamiento hacia el sur con una borrasca en el sureste peninsular genera dicho gradiente de presión tan intenso y el temporal en el área mediterránea.

Mapa de superficie de Gloria (1012 hPa) en el sureste peninsular y del anticiclón intenso (1050 hPa) aludido más al norte con el fuerte apelmazamiento de isobaras en el Mediterráneo occidental para el día 19 enero 2020 a las 12 UTC. Meteocentre

Por lo tanto y hasta aquí, Gloria no tienen su origen en el Mediterráneo, no es profunda e intensa, no ha sufrido un proceso de ciclogénesis rápida, y existe un actor olvidado: el anticiclón de 1050 hPa el sur de las Islas Británicas. Con estos ingredientes se ha generado un fortísimo temporal de levante invernal. Pero hay más, como veremos.

Continúa aquí en Parte II.

Esta entrada se publicó en Noticias en 20 Ene 2020 por Francisco Martín León