tiempo.com

Las otras definiciones de “olas de calor”

No existe una definición oficial de ola de calor en la OMM y cada país utiliza una. AEMET posee una definición, pero por ejemplo, la Oficina Meteorológica de Australia, BoM posee otra. Veámosla

Llegan los meses cálidos y las temperaturas altas aparecen en el calendario. ¿Qué es una ola de calor?

¿Qué es una ola de calor para la BoM?

La BoM define una ola de calor como tres o más días seguidos cuando las temperaturas diurnas y nocturnas son inusualmente altas, en relación con el clima local a largo plazo y el pasado reciente.

No hay un solo umbral de temperatura para una ola de calor en Australia. Para cada parte del país, comparamos las temperaturas máximas y mínimas pronosticadas para cada período de tres días de la próxima semana (por ejemplo, de lunes a miércoles, de martes a jueves) con las temperaturas "normales" esperadas para esa ubicación en esa época del año, y a temperaturas observadas en los últimos 30 días.

Los días calurosos sin noches calurosas permiten una cierta recuperación del calor de cada día, pero si la temperatura se mantiene alta durante la noche, se alcanzará el máximo más temprano al día siguiente y durará más.

Cuando las temperaturas diurnas y nocturnas inusualmente altas persisten, el estrés por calor se convierte en un factor crítico en la supervivencia humana y la resistencia de las infraestructuras.

Las olas de calor se clasifican en tres tipos, en función de la intensidad. La comparación de las temperaturas pronosticadas con los últimos 30 días de temperaturas nos permite medir el tamaño del cambio de temperatura, la preparación física y de comportamiento para ese tipo de calor y el desafío que puede suponer para las personas y las infraestructuras:

Las olas de calor de baja intensidad son las más comunes; la mayoría de las personas pueden hacer frente a este nivel de calor.

Las olas de calor severas son menos frecuentes y representan un desafío para las personas vulnerables, como las personas de edad avanzada, especialmente aquellas con afecciones médicas preexistentes.

Las olas de calor extremas son las más raras. Afectan la confiabilidad de las infraestructuras, como la potencia y el transporte, y son peligrosos para quienes no toman precauciones para mantenerse frescos, incluso para aquellos que están sanos. Las personas que trabajan o hacen ejercicio al aire libre están particularmente en riesgo.

Puedes poner los subtítulos en español.

BoM

Esta entrada se publicó en Actualidad en 12 May 2019 por Francisco Martín León