Las bajas costeras de alto impacto social. Parte I

En España, las bajas o senos depresionarios en capas inferiores de origen ortográfico son de capital importancia para focalizar fenómenos adversos, especialmente en la zona mediterránea y en otoña, cuando una dana o vaguada aparece en escena

Francisco Martín León Francisco Martín León 12 Sep 2019 - 02:00 UTC
Efectos de una baja costera en Australia. Imagen vía Peter Rae

La BoM explica algunos de estos sistemas locales de bajas presiones que condicionan el tiempo en las zonas afectadas. Muchas de sus ideas pueden aplicarse a España.

Los sistemas de bajas presiones en latitudes medias o borrascas, junto con los anticiclones, son importantes condicionantes del tiempo en dichas latitudes. Pero hay otras bajas de tipo orográfico, como las costeras, que son muy importantes y condiciones el tiempo y clima de una zona.

La baja costera del este (East Coast Low, ECL) es un sistema intenso de baja presión que causa tiempo severo en gran parte de la costa este de Australia, y en los mares de Tasmania y del Coral. Las ECL acaparan ciertos titulares, pero en lo que respecta a los fuertes sistemas de baja presión en el este, y están lejos de ser bien conocidas. Entonces, ¿qué es exactamente una ECL y qué más hay detrás de ellas?

¿Qué es una baja costera del este, ECL?

En capas bajas, una ECL puede generar vientos muy fuertes, lluvias intensas que conducen a inundaciones y mares agitados y marejadas intensas que pueden causar la erosión e inundación costera. Entonces, ¿cómo reconocemos una baja como una ECL?

Definición

Una definición básica de una ECL es un sistema de baja presión que:

  • Es un sistema 'cerrado' (tiene una presión central más baja que está rodeada por una presión más alta);
  • Se forma entre 20 ° S y 40 ° S (latitud) a lo largo de la costa este de Australia;
  • Permanece a unos 200 km de la costa durante al menos 12 horas;
  • Tiene un gradiente de presión de 4 hPa / 100 km (lo que significa que la presión disminuye en al menos 4 hectopascales a medida que avanzamos 100 km hacia el centro de la baja) y / o es un sistema ciclónico intenso (uno que está generando vientos muy rápidos, girando en el sentido de las agujas del reloj en Australia , hemisferio sur); y
  • Se asocia con condiciones meteorológicas adversas (como vientos fuertes, lluvias intensas y mares peligrosos).

Sin embargo, esto no captura la naturaleza completa y compleja de estos mínimos de presión, porque estas características se ven solo en la superficie de la atmósfera.

Las ECL se convierten en sistemas tan intensos en gran parte debido a las interacciones entre la superficie de la atmósfera, la atmósfera superior y las capas superiores del océano. Estos factores determinan no sólo cuán intensa es la baja, sino también dónde se desarrolla y cuánto tiempo permanece allí (ambos factores tienen una gran influencia en los impactos que vemos).

Breve video que explica qué son las ECLs. Ponga los subtítulos en el idioma deseado.

Precursor de niveles altos

Una ECL se forma cuando una intensa baja o vaguada de niveles altos se mueve cerca de la costa este. Esto es algo así como una ola en los niveles superiores de la atmósfera (alrededor de 10 a 15 km sobre el suelo). A medida que avanza hacia la costa, provoca el desarrollo de otra onda (en este caso, una baja, vaguada o un sistema de baja presión) en los niveles inferiores de la atmósfera en su flanco este.
Cuando esta superficie de bajas presiones se mueve sobre la costa, la diferencia de temperatura (o gradiente) entre el agua más cálida y la tierra más fría (o agua caliente con una masa de agua más fría) puede causar un rápido desarrollo de la baja en niveles bajos. Esto significa que el gradiente de presión de la baja aumenta, lo que a su vez provoca un fortalecimiento de los vientos.

Otro ingrediente clave para una ECL es una cuña o dorsal “retenedora". Esto significa un sistema de alta presión en el sur del Mar de Tasmania, que impide que la ECL se aleje de la costa, lo que lo convierte en un sistema mucho más duradero y significativo. La alta también crea un gradiente de presión más fuerte a lo largo del lado sur de la baja, causando vientos más fuertes.

ECL, 20 de abril de 2015. Durante el 20-22 de abril, una ECL intensa afectó áreas altamente pobladas de la costa central de NSW, incluidas las regiones de Sydney y Hunter. Durante un período de 48 horas, lluvias muy fuertes, vientos huracanados y olas dañinas azotaron la costa entre Nowra y Seal Rocks.

Continuará en Parte II


BoM, Oficina Meteorológica Australiana

Esta entrada se publicó en Reportajes y está etiquetada con borrasca, Vaguada costero mediterránea, Baja costera, Vaguada, en 12 Sep 2019 por Francisco Martín León
Publicidad