Interacción entre borrasca atlántica y mediterránea: efecto Fujiwhara

Una borrasca atlántica y activa se acerca por el suroeste peninsular mientras que otra baja mediterránea tiene un desplazamiento retrogrado de este a oeste. Se va a producir una interacción entra ellas. ¿Se dará el llamado efecto de Fujiwhara?

Imágenes infrarrojas de satélite del 20 de abril a las 15 UTC y 21 de abril a las 06 UTC con el campo de vorticidad ciclónica en rojo, si es positiva, en 300 hPa del 2020. Eumetrain

Según Wikipedia:

El efecto de Fujiwhara o interacción de Fujiwhara es un tipo de interacción entre dos vórtices ciclónicos, que produce que "orbiten" uno en torno al otro.

El fenómeno es más fácilmente perceptible cuando dos ciclones tropicales se desarrollan en un mismo momento y comienzan a interactuar. Si la intensidad de ambos fuera equivalente, los dos ciclones empezarán a orbitar en torno a un punto entre ellos.

En el caso contrario, si hubiere diferencias de intensidad, el vórtice mayor será el sistema dominante sobre el vórtice menor, obligando a este último a que "orbite" en torno a él. Finalmente, en general, el vórtice menor será absorbido por el mayor. Este efecto fue denominado "efecto Fujiwhara" en honor al meteorólogo japonés Sakuhei Fujiwhara, quien en 1921 describió el comportamiento motor de dos vórtices ciclónicos sobre el agua”.

Este baile de dos ciclones tropicales o vórtices ciclónicos se puede ver en los campos de presión en superficie, estructuras nubosas o mediante una medida de su intensidad y grado de giro ciclónico: vorticidad ciclónica.

Vea en este vídeo algunos conceptos del efecto Fujiwhara:

Interacciones entre las borrascas atlántica y mediterránea

El efecto Fujiwhara también se ha observado y analizado entre borrascas o ciclones extratropicales donde dos o tres vórtices ciclónicos interactúan fuera de las zonas tropicales y sobre los océanos. Eumetsat realizó un estudio de estas características en caso de estudio, ver aquí. https://www.eumetsat.int/website/home/Images/ImageLibrary/DAT_4473429.html

La interacción entre los vórtices ciclónicos atlántico y mediterráneo se hace de forma especial y singular ya que se realiza entre:

  • Una dana con reflejo en superficie, bfa, o borrasca fría aislada.
  • Una parte de una borrasca mediterránea que se ha dividido y su parte occidental se dirige a la Península
    - Se realiza con el papel rector en niveles altos de sus respectivos ramales de chorro polar, como corresponde a estructuras extratropicales.
  • No se realiza en aguas abiertas: aparecen efectos ortográficos debido a la Península, sistemas montañosos de la cuenca occidental mediterránea, etc.
  • En una cuenca cerrada y relativamente cálida, como es el Mediterráneo.

Interacción prevista en acción

Estas secuencias nos permiten ver y analizar la interacción nubosa y ciclónica (por el campo de vorticidad) de ambos ciclones extratropicales.

Secuencia de imágenes de satélite previstas por Metolab, según modelo Arpegue
Secuencia de vorticidad ciclónica, en naranja intenso, en 500 hPa para el 21 y 22 de abril de 2020 donde se observa la interacción ciclónica a 5000 m de altura. Universidad de Albany – Alicia M. Bently.

En estas secuencias podemos ver cómo la dana, y su vórtice asociado, absorbe en su evolución al vórtice mediterráneo en su interacción.

Resumen

Podemos decir que dos vórtices ciclónicos de diferentes orígenes, uno atlántico y otro mediterráneo, están interaccionando durante los días 21 y 22 de abril de 2020 dando lugar a un efecto similar al efecto Fujiwhara pero con algunas singularidades, como se ha puesto de manifiesto más arriba.

La presencia de obstáculos topográficos hacen diferente y más compleja que la interacción clásica sobre aguas abiertas, pero realmente hay una interacción entre dos vórtices ciclónicos y bien definidos pero con la batuta directora de los ramales polares de dichos vórtices.

Esta entrada se publicó en Reportajes en 21 Abr 2020 por Francisco Martín León