Groenlandia y el turismo

Groenlandia tiene un gran dilema entre preservar su vida silvestre y animal y el impulso turístico que está sufriendo recientemente

Francisco Martín León Francisco Martín León 22 Oct 2019 - 00:00 UTC
Las zonas sureñas de Groenlandia están recibiendo miles de turistas al año: se ha puesto de moda. Imagen NASA

Muchos de los 85,000 turistas que visitan cada año se dirigen a la costa oeste, pero el este de Groenlandia, con sus glaciares, vida silvestre y salvaje protagonizada por ballenas y osos polares, también atrae a los visitantes

El pequeño pueblo de Kulusuk casi no está preparado para el turismo de masa pero está en ello. Con solo un supermercado, un aeropuerto construido en la década de 1950 por el ejército de los EE. UU. para servir a una base de radar de la Guerra Fría y un puerto rodeado de casas de madera pintadas de vivos colores, la mayoría de los aldeanos aprecian los ingresos adicionales del turismo.

Muchos turistas adoran los paseos en trineo en marzo y abril, la temporada alta de primavera. Los turistas también realizan excursiones en barco durante la temporada alta de verano, de julio a agosto.

Las llegadas de turistas a la isla crecieron un 10 por ciento interanual entre 2014 y 2017, y un tres por ciento en 2018, según la oficina de turismo, Visit Groenlandia.

Muchos buscadores de aventuras y amantes de la naturaleza llegan en avión, pero los cruceros también traen admiradores, abrazando la costa perfecta.

Creciente importancia estratégica

Pero no están solos en interesarse por la isla más grande del mundo. Los ricos recursos naturales del territorio danés y la creciente importancia estratégica a medida que se derrite la capa de hielo del Ártico han llamado la atención del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

La región ártica tiene reservas sin explotar de petróleo, gas y minerales, así como abundantes reservas de peces y camarones.

En agosto de 2019, Trump ofreció comprar Groenlandia, luego canceló una visita a Copenhague por su negativa a vender.

Dinamarca colonizó Groenlandia en la década de 1700, otorgándole autonomía en 1979. Hoy, muchos partidos políticos groenlandeses abogan por la independencia total.

El territorio aún recibe un subsidio anual de Copenhague, que fue de 4.300 millones de coronas danesas (576 millones de euros) en 2017, y el turismo podría ayudar a ser económicamente autosuficiente.

En muchas partes de Groenlandia no hay carreteras asfaltadas y los visitantes deben viajar en avión o en barco. El crecimiento del turismo podría ejercer presión sobre la infraestructura de la aldea, y el sector se enfrenta a desafíos únicos dada la ubicación, el tiempo y el costo de viajar a Groenlandia. El aislamiento de la región puede ser problemático.

Groenlandia debe abordar sus desafíos de infraestructura si quiere desarrollar el turismo, dice Visit Groenlandia.

Se están realizando trabajos financiados por el gobierno para extender las pistas de aterrizaje en la capital Nuuk e Ilulissat, ambas en la costa oeste, y se planea un nuevo aeropuerto en el sur.

El organismo turístico dijo que sopesaría el impacto ambiental de impulsar la infraestructura, tanto en el medio ambiente como en las comunidades locales.

Muchos lugareños se preocupan por los efectos del turismo no controlado en la región.

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con Groenlandia, Turismo, Donald Trump, en 22 Oct 2019 por Francisco Martín León
Publicidad