tiempo.com

El Gran Lago Salado se seca

Pero ahora y durante la mayor parte de las últimas cuatro décadas, los niveles de agua han estado cayendo y la superficie se ha reducido considerablemente

Imágenes del Gran Lago Salado: a la izquierda en 1985, y a la derecha en 2022. NASA

Pocos otros lagos en los Estados Unidos rivalizan con el Gran Lago Salado en tamaño e importancia. Es el lago salino más grande del país y el octavo más grande del mundo (por área). Hogar de extensas operaciones de recolección de sal y camarones en salmuera, extracción de magnesio y actividades recreativas, el lago contribuye con aproximadamente $ 1.5 mil millones a la economía de Utah. Sus aguas poco profundas también sustentan a millones de aves migratorias.

Niveles del Lago a menos

Sin embargo, durante la mayor parte de las últimas cuatro décadas, los niveles de agua han estado cayendo y la superficie se ha reducido. La imagen de Landsat de arriba, una combinación de dos imágenes de Landsat adquiridas en junio de 1985, muestra el lago cuando los niveles de elevación del agua eran inusualmente altos (1283,1 metros), debido a una serie de años con fuertes lluvias y grandes cantidades de escorrentía del deshielo de la nieve.

La segunda imagen, una combinación de dos imágenes Landsat de julio de 2022, muestra el lago cuando los niveles de elevación del agua se acercaron a niveles bajos récord (252,5 metros), según los datos recopilados por el Servicio Geológico de EE. UU. (USGS) en Saltair Boat Harbor.

Comparación de dos imágenes anteriores del Gran Lago Salado. Ver texto para detalles

Las porciones recién expuestas del lecho del lago aparecen como franjas blancas a lo largo del borde del lago. Los niveles de agua en la parte sur del lago suelen ser un poco más altos que en la mitad norte porque más afluentes desembocan en la sección sur.

El lago también está dividido por una calzada de Union Pacific Railroad que conduce a diferentes colores y condiciones del agua en las secciones norte y sur del lago. La profundidad del agua y las diferencias en las concentraciones de sedimentos, sal, bacterias y algas contribuyen a la gama de colores del agua que se ven en las dos imágenes.

Aunque los niveles de agua en el Gran Lago Salado pueden fluctuar por año, generalmente han estado disminuyendo durante décadas. En el nivel más alto registrado del lago en 1986 , la elevación media del agua alcanzó los 1.283,7 metros. Desde 1986, el lago ha bajado unos 6,7 metros, alcanzando un nuevo mínimo histórico el 3 de julio de 2022. Para el 10 de agosto de 2022, los niveles del agua habían bajado un poco más de 1276,9 metros.

Evolución temporal de los niveles del agua del Gran Lago Salado. NASA

La bióloga del Westminster College, Bonnie Baxter, señaló a los humanos como un factor clave de la reducción. “Hemos estado desviando agua para viviendas y agricultura en Wasatch Valley durante aproximadamente un siglo”, dijo. “Las desviaciones se han vuelto particularmente intensas durante las últimas décadas a medida que más y más personas se mudaron al Frente Wasatch”. La población del área metropolitana de Salt Lake City creció de 700.000 habitantes en 1982 a 1,2 millones en 2022 .

Al mismo tiempo, el lago está sintiendo la presión del cambio climático, con más precipitaciones en forma de lluvia en lugar de nieve. La nieve es mejor para el lago porque se almacena en las montañas y se libera lentamente”, explicó Baxter. Es editora de un libro de 2022 sobre el Gran Lago Salado y coautora de un capítulo centrado en los impactos del cambio climático en el lago. “Hasta hace poco, podíamos manejar algunos años de sequía, pero ahora los acuíferos no se recargan. No nos hemos preparado para manejar de manera efectiva las presiones del cambio climático dado el nivel de uso del agua río arriba”, dijo.

Los investigadores de la Universidad Estatal de Utah estimaron que las entradas de agua al lago han disminuido en un 39 por ciento desde 1850 debido a que las personas usan el agua. Del agua desviada, el 63 por ciento se destina a la agricultura, el 13 por ciento a estanques solares, el 11 por ciento a las ciudades y el 13 por ciento a otros usos.

El uso de agua per cápita en Utah es el segundo más alto en los Estados Unidos y es 2,6 veces mayor que en algunas naciones semiáridas, según los hidrólogos de la Universidad Estatal de Utah, Sarah Null y Wayne Wurtsbaugh.

Imágenes de NASA Earth Observatory por Joshua Stevens, utilizando datos Landsat del Servicio Geológico de EE. UU. y datos del Sistema Nacional de Información del Agua. Texto de Adam Voiland.

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Reportajes en 12 Ago 2022 por Francisco Martín León