Desafíos para lograr un aire limpio en Europa

Lecciones que se deban aprender de diez ciudades europeas

Francisco Martín León Francisco Martín León 08 Abr 2019 - 22:15 UTC
Contaminación en grandes ciudades. Foto de Roman Khripkov en Unsplash

La implementación de la legislación de calidad del aire de la UE para proteger la salud humana y el medio ambiente de la contaminación puede ser exigente para los países y las ciudades.

La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA/EEA) ha trabajado junto con varias ciudades europeas para comprender mejor los desafíos de implementación de políticas de aire limpio.

El nuevo informe de la EEA, ya publicado, resume los hallazgos clave sobre el progreso de las ciudades en los últimos cinco años y destaca los desafíos actuales para mejorar la calidad del aire a nivel local.

Las ciudades en crecimiento de Europa necesitan medidas de calidad del aire coherentes y efectivas para implementar con éxito la legislación de calidad del aire de la UE y para reducir la contaminación del aire.

El informe de la EEA "Calidad del aire urbano en Europa: reevaluando los desafíos de implementación en las ciudades" analiza la implementación de la legislación de calidad del aire de la UE a nivel urbano e identifica algunas de las razones detrás de los problemas persistentes de calidad del aire en las ciudades europeas.

La EEA produjo el nuevo informe en cooperación con 10 de las 12 ciudades que participaron en un proyecto piloto de implementación aérea 2013, a saber: Amberes (Bélgica), Berlín (Alemania), Dublín (Irlanda), Madrid (España), Malmö (Suecia) , Milán (Italia), París (Francia), Plovdiv (Bulgaria), Praga (República Checa) y Viena (Austria).

Cinco años después de la evaluación original, las ciudades involucradas en el proyecto han mejorado su gestión de la calidad del aire, en particular en el uso de herramientas y métodos para cuantificar los efectos de las medidas propuestas e implementadas. En general, también hay una mayor comprensión de las fuentes de contaminación del aire local.

Sin embargo, las ciudades informan que aún quedan algunos desafíos importantes, incluida la comunicación y el compromiso con los ciudadanos en temas de calidad del aire, y la defensa de nuevas medidas de calidad del aire, como destacar los beneficios colaterales para la salud, la reducción del ruido y la adaptación y mitigación del cambio climático.

El informe también muestra que lograr la coherencia de las políticas en los niveles administrativos y de gobierno es un desafío, al igual que los esfuerzos para generar apoyo político y público para mejorar la calidad del aire más allá de los estándares mínimos de la UE.

En las diez ciudades que participan en el proyecto, las medidas más comunes para mejorar la calidad del aire local son la expansión de la calefacción urbana, la promoción del uso de la bicicleta, la reducción de los límites de velocidad y la emisión de tarifas de congestión. Otras iniciativas comunes incluyeron la reubicación de instalaciones industriales, la modernización de estufas y calderas domésticas, el uso de combustibles más limpios para la calefacción, el cambio a autobuses o tranvías más limpios y la introducción de zonas de transporte con bajas emisiones.

El informe de la EEA de 2018 "Calidad del aire en Europa" ha demostrado que, si bien las políticas firmes y las acciones locales han ayudado a disminuir los niveles de contaminación en las ciudades europeas en las últimas décadas, la mayoría de los europeos que viven en áreas urbanas todavía sufren niveles de contaminantes que están por encima del mundo.

Según las estimaciones de la EEA, la mala calidad del aire causa aproximadamente 400,000 muertes prematuras en las zonas urbanas de la UE cada año.

Más información en:

Europe's urban air quality — re-assessing implementation challenges in cities
EEA’s 2018 Air quality in Europe

EEA

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con Contaminación, Ciudad, Madrid, en 08 Abr 2019 por Francisco Martín León
Publicidad