CFC-11, China, Ozono y NASA

La red de monitoreo respaldada por la NASA evalúa las amenazas de la capa de ozono y detectó una fuente de CFC-11 en China

Francisco Martín León Francisco Martín León 05 Jun 2019 - 23:00 UTC
La imagen del archivo satélite ESA Copernicus Sentinel-5P muestra las lecturas de ozono en la región del polo sur.

A raíz de los primeros signos definitivos de la recuperación de la capa de ozono el año pasado, un equipo internacional de científicos descubrió que la producción y la emisión de un producto químico prohibido y potente que agota la capa de ozono está aumentando nuevamente.

Un nuevo hallazgo de investigación, publicado en Nature el 23 de mayo de 2019, ubica a la región de origen en aproximadamente la mitad de esas nuevas emisiones. Desde 2013, encontraron que un aumento de alrededor de 7000 toneladas por año de tricloroflurometano, o CFC-11, añadido a la atmósfera proviene del este de China.

La localización e identificación de esta fuente particular de CFC-11 fue posible en parte debido a una red de monitoreo apoyada por la NASA para los gases atmosféricos que ha estado funcionando desde 1978.

El CFC-11 fue una de la primera generación de sustancias que agotan el ozono y que fueron prohibidas por el Protocolo de Montreal, un acuerdo internacional firmado por 196 países para proteger la capa de ozono estratosférico.

La capa de ozono protege la vida en la Tierra de las dañinas radiaciones ultravioletas. El CFC-11 se retiró completamente de la producción en 2010. Su reaparición en la atmósfera probablemente retrasará la recuperación de la capa de ozono.

El descubrimiento del aumento de las emisiones de CFC-11 fue realizado por primera vez por investigadores en 2018 con datos de observación del Observatorio Mauna Loa en Hawai, parte de una actividad en curso en la División de Monitoreo Global de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). En los Estados Unidos, la NASA y NOAA están encargadas de monitorear las amenazas a la capa de ozono en virtud de la enmienda de 1990 a la Ley de Aire Limpio.

A partir de 2012, encontraron que los niveles de concentración de CFC-11 no estaban disminuyendo tan rápido como se esperaba. Utilizando modelos informáticos y otras técnicas de análisis que simularon los patrones de viento y los movimientos de gases en todo el mundo, determinaron que el aumento de las emisiones era más probable en el este de Asia. El aumento de emisiones también sugirió nueva producción. La pregunta era, ¿de dónde viene exactamente? La estación de monitoreo en Hawai estaba demasiado lejos de otras masas de tierra para poder restringir el origen más allá del este de Asia.

La comunidad de investigación del ozono recurrió al Experimento Global de Gases Atmosféricos (AGAGE), una red de 15 estaciones de monitoreo establecidas en todo el mundo para medir 40 gases atmosféricos que contribuyen al calentamiento del invernadero y al agotamiento de la capa de ozono. Las operaciones de la red están dirigidas por el Centro para la Ciencia del Cambio Global en el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

La red básica

La NASA financia cinco de estas estaciones y proporciona una infraestructura básica que soporta toda la red, asociándose con agencias ambientales multinacionales y con los países anfitriones de estaciones de Irlanda, Noruega, Suiza, Australia, Japón y Corea. La red ha producido un registro continuo de datos de 40 años de mediciones frecuentes de algunos de los gases traza más difíciles de detectar en la atmósfera.

"La principal forma en que monitoreamos los cambios en el ozono es a través de observaciones satelitales", dijo el gerente del programa Ken Jucks para el Programa de Investigación de la Atmósfera Superior de la NASA en la sede de la NASA en Washington. "Pero es mucho más difícil medir las sustancias que agotan la capa de ozono por satélite. Algunos de los CFC se pueden medir desde el espacio, pero no hasta el nivel de precisión que necesita para comprender sus cambios a lo largo del tiempo".

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con Agujero de ozono, Ozono, Antártida, CFC-11, China, en 05 Jun 2019 por Francisco Martín León
Publicidad