tiempo.com

Calor extremo en las ciudades: las islas de calor urbano

Con temperaturas del aire superiores a 10°C por encima del promedio para la época del año en partes de Europa, Estados Unidos y Asia, junio de 2022 se ha convertido en un récord. Para quienes viven en las ciudades, el calor se disipa más lentamente creando "islas de calor urbano", lo que hace que la vida cotidiana sea aún más difícil

Calor extremo en las ciudades. Ejemplo en la zona de Milán


El temor es que estas olas de calor extremas de principios de temporada sean una muestra de lo que pronto podría ser la norma a medida que el cambio climático continúa.

Los calores de las ciudades medidas desde la EEI

Un instrumento, transportado en la Estación Espacial Internacional, EEI, capturó las recientes temperaturas extremas de la superficie terrestre de algunas ciudades europeas, incluidas Milán, París y Praga.

Si bien estas imágenes ofrecen poco consuelo directo para quienes sufren la carga del calor, ayudan al proporcionar información geoespacial para mitigar los efectos de las olas de calor en el futuro mediante la planificación y gestión de los recursos hídricos de manera más eficiente.

Para la ESA, este instrumento en particular, que se llama ECOSTRESS y es propiedad del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, es importante porque está ayudando en el desarrollo de un nuevo satélite Copernicus Sentinel: la misión Land Surface Temperature Monitoring (LSTM).

La ESA está utilizando el instrumento para simular los datos que eventualmente devolverá LSTM, que proporcionará mediciones sistemáticas de la temperatura de la superficie terrestre, lo que promete ser un cambio de juego para los urbanistas y agricultores, por ejemplo.

Temperatura de la superficie terrestre en París el 18 de junio de 2022


Ambas agencias espaciales están trabajando en estrecha colaboración para aprovechar al máximo las dos misiones de manera sinérgica, incluida la misión de biología y geología de superficie del JPL.

De hecho, esta colaboración es parte del objetivo general de trabajar juntos para liderar una respuesta al cambio climático: el Acuerdo Marco NASA-ESA para una Asociación Estratégica en Ciencias del Sistema Terrestre, que se firmó recientemente.

El mundo ya se ha calentado alrededor de 1,1 °C desde que comenzó la era industrial y las temperaturas seguirán aumentando a menos que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan drásticamente.

Las olas de calor parecen estar aumentando en frecuencia, intensidad y duración debido al cambio climático inducido por el hombre. Junio ha sido un duro recordatorio de lo que nos espera.

Temperatura de la superficie terrestre en Praga el 18 de junio de 2022


Durante varios días consecutivos a mediados de junio, muchas ciudades europeas soportaron temperaturas del aire superiores a los 40 °C.

Europa no estuvo sola en su sufrimiento este junio. Tokio en Japón registró temperaturas del aire por encima de los 35 °C durante cinco días seguidos, lo que la convierte en la peor racha documentada de clima cálido en junio desde que comenzaron los registros en 1875. En los EE. UU., el 15 de junio, casi un tercio de la población estaba bajo algún tipo de aviso de calor.

Las imágenes de la ciudad aquí muestran las temperaturas de la superficie terrestre en Milán, París y Praga el 18 de junio a primera hora de la tarde. A modo de comparación, la visión más amplia de la temperatura de la superficie terrestre en gran parte de Europa a continuación fue tomada por la misión Copernicus Sentinel-3 el 18 de junio, un poco más temprano en el día.

Ola de calor en Europa occidental


La diferencia, sin embargo, no se trata realmente de la hora del día en que se capturó la imagen, sino de la importancia de la diferencia en la resolución. Las imágenes de ECOSTRESS ofrecen muchos más detalles que los de Sentinel-3, y es este nivel de detalle el que alcanzará la nueva misión Copernicus LSTM, aumentando la resolución espacial en un factor de 400.

Vale la pena señalar la diferencia entre la temperatura del aire y la temperatura de la superficie terrestre. La temperatura del aire, dada en nuestros pronósticos meteorológicos diarios, es una medida de qué tan caliente está el aire sobre el suelo. En cambio, la temperatura de la superficie terrestre es una medida de qué tan caliente se sentiría la superficie real al tacto.

Los científicos controlan la temperatura de la superficie terrestre porque el calor que se eleva desde la superficie de la Tierra influye en los patrones meteorológicos y climáticos. Estas mediciones también son particularmente importantes para los agricultores que evalúan cuánta agua necesitan sus cultivos y para los planificadores urbanos que buscan mejorar las estrategias de mitigación del calor, por ejemplo.

ECOSTRESS en la Estación Espacial Internacional

El calor extremo puede ser fatal

Los habitantes de las ciudades son particularmente susceptibles debido al efecto isla de calor urbano, que aumenta el calor en comparación con el campo donde hay más vegetación.

Las islas de calor urbanas ocurren cuando la cubierta natural del suelo, como la vegetación, se reemplaza con densas concentraciones de pavimento, edificios y otras superficies que absorben y retienen el calor.

Las imágenes de arriba muestran claramente cuán caliente estaba la superficie en las partes urbanizadas de las ciudades, pero también muestran claramente el efecto refrescante de los parques, la vegetación y el agua.

Glynn Hulley, del JPL, dijo: “ECOSTRESS continúa capturando imágenes del impacto del calor extremo en ciudades de todo el mundo, incluidas las recientes olas de calor que batieron récords tanto en Europa como en los Estados Unidos. Estos datos se pueden usar para identificar puntos críticos, regiones vulnerables y evaluar los impactos de enfriamiento de los enfoques de mitigación del calor”.

Benjamin Koetz de la ESA dijo: “El instrumento está resultando extremadamente valioso para ayudarnos a desarrollar y prepararnos para la misión LSTM de Europa, que ofrecerá datos de temperatura de la superficie terrestre con una resolución similar, de 50 m.

“Previsto para ser lanzado hacia el final de la década, el objetivo principal de LSTM es responder a las necesidades de los agricultores europeos para hacer que la producción agrícola sea más sostenible a medida que aumenta la escasez de agua, ayudando así a los agricultores a obtener más 'cosecha para la gota'.

“Sin embargo, es evidente que todos estamos experimentando más olas de calor y LSTM también será importante para ayudar a las autoridades a abordar el grave problema de las islas de calor urbanas al monitorear los microclimas de las ciudades”.

ESA

Esta entrada se publicó en Actualidad en 07 Jul 2022 por Francisco Martín León