tiempo.com

Borrascas con nubes de polvo, Dust-infused baroclinic storms

En marzo de 2022, varias borrascas llevaron nubes de polvo sahariano a Europa. Una de ellas también trajo cirros de gran altitud y larga duración infundidos con polvo, lo que llevó a una extensa capa de nubes, desde Iberia hasta el Ártico, durante más de una semana

Imagen de satélite del 17 de marzo de 2022 mostrando las características de la nubes citadas

Fue un tipo inusual de borrasca que los científicos han llegado a comprender recientemente. Llamada borrasca baroclínica impregnadas de polvo (Dust-infused baroclinic storme, DIBS), sus características son nubes heladas impregnadas de polvo.

A mediados de marzo, un río atmosférico de polvo sahariano fue arrastrado por una DIBS y elevado a la troposfera, alcanzando altitudes de hasta 10 kilómetros.

El polvo actuó como partículas de nucleación para el hielo, lo que llevó a la formación de nubes cirros heladas a gran altitud e infundidas con polvo. Persistieron durante casi una semana y cubrieron gran parte de Europa y Asia.

En realidad, se formaron dos DIBS”, dijo Mike Fromm, meteorólogo del Laboratorio de Investigación Naval de EE. UU. “El hecho de que el río de polvo alimentara a dos DIBS separados hace que esto sea notable”, ya que es más común ver surgir una sola borrasca de una afluencia de polvo.

La primera borrasca comenzó el 15 de marzo de 2022 (RAM. Bautizada como el nombre de Celia) sobre el norte de Europa central y se extendió desde Polonia, Chequia y Austria hacia el sur hasta el este del Mediterráneo. Esto también fue inusual, dijo Fromm, ya que "generalmente hay una conexión directa de una DIBS a su fuente de polvo seco, más cerca del desierto mismo".

El 16 de marzo, una segunda tormenta siguió el patrón clásico, girando más cerca de la fuente del polvo en África. La gran nube de polvo extendida continuó moviéndose hacia el norte sobre Europa hacia Escandinavia y el Océano Ártico. Luego se movió hacia el este sobre el norte de Rusia antes de dar un giro anticiclónico y regresar a Europa del Este y la región del Mar Negro el 20 de marzo.

En la imagen de arriba, adquirida por el espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) en el satélite Terra de la NASA el 17 de marzo de 2022, las cimas de las nubes muestran una apariencia con hoyuelos. "Todavía no sabemos por qué sucede eso", dijo Fromm, "pero es peculiar de DIBS".

El análisis de las borrascas de mediados de marzo realizado por Colin Seftor, un científico atmosférico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, mostró que gran parte del polvo circulaba en la parte superior de la plataforma de nubes . "Esto significa que hay suficiente polvo en la parte superior de las nubes para dar a las nubes normalmente blancas un tinte polvoriento, ergo la parte 'infundida' del nombre", dijo Fromm. “En la DIBS, el polvo y la nube de tormenta son uno”.

Densidad de masa de polvo en la columna, según escala de colores

El mapa de arriba muestra un modelo del movimiento del polvo el 17 de marzo basado en el Modelo del Sistema de Observación de la Tierra Goddard, Versión 5 (GEOS-5).

Se ha observado que las capas de nubes altas y polvorientas producidas por DIBS viajan alrededor del mundo, dijo Fromm, y a veces pueden confundirse con cenizas volcánicas que podrían afectar las rutas de vuelo. También tienen efectos locales. El polvo que se acumula en ellas tiende a permanecer después de que las nubes se evaporan, agregó Fromm. Además, los cirros de mayor duración pueden afectar los pronósticos de temperatura y precipitación.

A fines de marzo, otra gran tormenta de polvo comenzó a dirigirse hacia el norte llevando el polvo del Sahara sobre el Mediterráneo y Europa. Aunque la última borrasca parece ser igualmente grande, puede que no dure tanto, dijo Seftor. “Dos [borrascas] grandes como esta casi seguidas son algo inusuales, pero los patrones meteorológicos en el norte de África y Europa durante la primavera parecen ser más propicios para producir tormentas de polvo que llegan a Europa que en otras épocas del año. ”

Imágenes de NASA Earth Observatory por Joshua Steven , usando datos MODIS de NASA EOSDIS LANCE y GIBS/Worldview , y datos GEOS-5 de la Oficina Global de Modelado y Asimilación de NASA GSFC. Texto de Sara E. Pratt.

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Reportajes en 31 Mar 2022 por Francisco Martín León