Análisis de la deriva de los desechos del avión MH370

La última posición exacta del Boeing 777 de Malaysia Airlines (MH370) que desapareció de las pantallas de radar el 8 de marzo de 2014 aún se desconoce

Francisco Martín León Francisco Martín León 26 Jul 2019 - 01:00 UTC
Avión similar al siniestrado

Múltiples misiones de búsqueda a gran escala han fallado. El descubrimiento de varios restos del avión a lo largo de la costa del Océano Índico occidental en los años subsiguientes ha traído nuevas esperanzas.

Poco después del avistamiento de la primera pieza de los restos, un flaperón en La Reunion en 2015, un equipo de científicos del Centro de Investigación Oceánica GEOMAR Helmholtz Kiel comenzó a simular su posible deriva con la esperanza de reducir el área del posible sitio de choque .

Unos meses más tarde, un consorcio europeo pudo refinar los cálculos agregando el efecto de las ondas de superficie. Su resultado: la región más probable del sitio de choque del MH370 se encuentra al oeste de Australia, al norte del área de búsqueda de entonces.

Desde entonces, incluso después del final del esfuerzo de búsqueda, los investigadores bajo el liderazgo de GEOMAR en cooperación con el Centro Nacional de Oceanografía (NOC) del Reino Unido, el grupo Mercator Ocean en Toulouse y el Centro Europeo para el Pronóstico del Tiempo a Mediano Alcance ( ECMWF) en Reading continuó su trabajo para simular la deriva de los desechos marinos.

El objetivo era establecer estrategias para futuras aplicaciones en tiempo casi real de la deriva de objetos u organismos en el océano. En su búsqueda, abordaron la importancia de considerar las ondas de superficie en los cálculos, el uso de técnicas avanzadas de simulación y estadísticas, y si el uso de más piezas y restos que refinaría sus resultados.

Desde su punto de vista, además de las corrientes oceánicas superficiales y el viento, la llamada "deriva de Stokes" también es de importancia central para la deriva de objetos en la capa superior de la superficie del océano. La deriva de Stokes describe el movimiento neto de objetos flotantes causados por el paso de las ondas superficiales. El estudio reciente demuestra que la deriva de Stokes es mucho más importante para el análisis de lo que se suponía anteriormente.

"Hacer caso omiso de la deriva de Stokes en las simulaciones puede llevar a errores importantes, como hemos demostrado con el ejemplo del MH370. Para cualquier aplicación donde se estudie la deriva de la superficie, se debe incluir la deriva de Stokes para proporcionar resultados de seguimiento más precisos", explica el Dr. Jonathan Durgadoo de GEOMAR, investigador principal del estudio.

El equipo de investigación evaluó las diferencias en el uso de los métodos de seguimiento hacia adelante y hacia atrás en el tiempo. La ruta de un objeto puede rastrearse en el tiempo o puede predecirse. "Los diferentes enfoques de seguimiento proporcionan una metodología robusta y permiten una evaluación de incertidumbres. Se pueden minimizar simulando una cantidad suficiente de objetos virtuales", continúa Jonathan Durgadoo.

En el caso del MH370, el equipo de investigación también extendió su análisis inicial, que se basó únicamente en el flaperón encontrado en La Reunión en 2015, para incluir también otros elementos de escombros que se recuperaron en otros lugares.

A pesar de considerar estas otras partes de restos, el área de choque no se pudo refinar. El equipo de investigación supone que se requiere un mayor conocimiento de las características de flotabilidad de los escombros. Además, reconocen la incertidumbre al estimar la diferencia horaria entre el lavado de escombros en la tierra y su recuperación.

"Desafortunadamente, no hay más información disponible para nosotros. Nuestras estimaciones actuales sugieren que, con al menos cinco elementos de escombros, se puede lograr un área óptima para la región más probable del lugar del accidente", destaca el Prof. Dr. Arne Biastoch, jefe del equipo de investigación de GEOMAR.

Sin embargo, hay muy pocas esperanzas de nueva información sobre las características de la deriva de los escombros. El Dr. Jonathan Durgadoo aún hace un balance positivo: "El ejercicio de estimar la deriva superficial de los desechos del MH370 ha conducido a una mejor preparación para futuras aplicaciones".

"El estudio también demuestra la solidez de la asociación europea que hemos desarrollado a través de nuestro uso compartido del marco de modelado oceánico NEMO", agrega el Prof. Dr. Adrian New, del Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido.

Según el equipo de investigación, los resultados obtenidos del caso MH370 también pueden aplicarse a simulaciones de deriva de superficie completamente diferentes. Por ejemplo, también es posible rastrear y predecir con mayor precisión la propagación de desechos plásticos o de organismos pasivos a la deriva, como larvas de peces o plancton.

Trabajo de investigación, aquí

Más información básica en Wikipedia.

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con aviación, Siniestro, Simulación numérica, en 26 Jul 2019 por Francisco Martín León
Publicidad