Ciclogénesis Explosiva: El Ciclón Extratropical “Xynthia”, 25-28 de febrero de 2010

Juan Pablo González CilleroPablo.gonzalez(arroba)meteogalicia.esMeteoGalicia. Departamento de predicción operativa.Palabras clave:  ciclogénesis explosiva, borrasca, viento, racha, Xynthia, Galicia, fenómeno adverso.Foto:El ciclón Xynthia a su paso por el oeste de la península Ibérica, según una imagen visible, VIS, del MSG, para el sábado 27 de febrero a las 12:00 UTC.

Colaboración Francisco Martín Colaboración Francisco Martín 02 May 2010 - 16:17 UTC

INTRODUCCIÓN

A continuación se expone el estudio de la ciclogénesis de grado explosivo que tuvo lugar entre los días 25-28 de febrero de 2010 al suroeste de la península Ibérica. Se analizarán, en primer lugar, los parámetros relacionados con el regimiento de la circulación general y las consecuencias derivadas de los distintos valores adoptados por los principales índices atmosféricos de latitudes medias del hemisferio norte. Posteriormente, se hará un exhaustivo análisis del entorno sinóptico que nos ocupaba durante los citados días y se evaluará la dificultad del pronóstico en estas situaciones de meteorología adversa. Seguidamente, se estudiarán los efectos que la borrasca tuvo en superficie y, por último, se enumerarán algunas hipótesis que intenten explicar el por qué la misma no tuvo las características esperadas.

ANTECEDENTES INVIERNO 2010

Gran parte de este inicio de 2010 se está caracterizando por la frecuente visita de borrascas atlánticas que está sufriendo la península Ibérica, causantes en muchos casos de temporales de lluvia y viento intensos. Mucha culpa la tiene su situación geográfica, en latitudes medias del Hemisferio Norte y abierta al Océano Atlántico por dos de sus flancos, pero, como veremos más adelante, el invierno 2009-2010 fue singular en el sentido de un patrón atmosférico sustancialmente diferente al de otros años.

Para poder entender fácilmente la causa por la que en nuestras latitudes se produce una alternancia tan irregular de situaciones atmosféricas, debemos conocer algunos aspectos generales inherentes a la circulación general 1:

  • La presencia en altura (500 hPa ó 5000 metros de altura aproximadamente) de una gran onda planetaria que se desplaza de oeste a este (circulación zonal) recorriendo todo el Hemisferio Norte.
  • La existencia de un corredor de vientos en el límite superior troposférico (300 hPa ó 9000 metros de altura aproximadamente), encargado de accionar el mecanismo descrito anteriormente, conocido como el “jet polar” o la “corriente en chorro asociada al frente polar”.
  • La mayor parte de la Península queda casi siempre situada al sur de donde circula la corriente en chorro y las borrascas y depresiones asociadas a la misma.
  • La intensidad de los vientos registrada en superficie en Europa Occidental guarda estrecha relación con el desplazamiento de las borrascas atlánticas y su profundización a lo largo de su recorrido.

La clave del comportamiento atmosférico en Europa Occidental parece estar en La Oscilación del Atlántico Norte (NAO por sus siglas en Inglés), ligada íntimamente a La Oscilación del Ártico (AO) (figura 1). Los valores positivos (negativos) de la primera indican una corriente zonal más marcada (más débil), con un reforzamiento (debilitamiento) del Anticiclón de Azores o de la baja de Islandia. Los valores positivos (negativos) de la segunda denotan una corriente zonal localizada más al norte (más al sur), con el chorro polar circulando por latitudes más comunes (40º-45ºN en invierno). Durante el final de 2009 e inicio de 2010 los valores de la AO han alcanzado mínimos históricos.

Figura 1. Índices AO y NAO para el periodo noviembre 2009-marzo 2010.

Fuente: http://www.cpc.noaa.gov/

Como ya hemos dicho, la particularidad de este invierno viene dada por un patrón atmosférico muy característico: la circulación zonal tan meridional que se ha venido experimentando, delatada por los valores negativos tanto de la AO como de la NAO, que comportan un cambio en la trayectoria latitudinal de las borrascas del frente polar hacia el sur.

La causa de todo esto la encontramos en latitudes muy altas, polares o árticas, donde se han instalado las altas presiones. Son, además, altas presiones muy singulares: se trata de anticiclones dinámicos, más que térmicos, apoyados por aire cálido en toda la columna vertical, como podemos deducir al observar las figuras 2a y 2b, donde se muestran las anomalías de geopotencial a distintos niveles.

Figura 2a. Anomalías de geopotencial (en metros y según escala en colores adjunta), durante el mes de febrero a 200 hPa (izquierda) y 300 hPa (derecha). Los colores azules-violetas denotan una anomalía negativa de geopotencial, alcanzándose la presión indicada a una altura menor de lo habitual. Los colores amarillos-rojizos indican una altura geopotencial mayor de lo normal. Observe la gran anomalía negativa del Océano Atlántico.

Fuente: http://www.esrl.noaa.gov/psd/cgi-bin/data/composites/printpage.pl

Figura 2b. Anomalías de geopotencial (en metros y según escala en colores adjunta), durante el mes de febrero a 500 hPa (izquierda) y 1000 hPa (derecha).

Fuente: http://www.esrl.noaa.gov/psd/cgi-bin/data/composites/printpage.pl

Ésta es la razón por la cual el chorro polar descendió tanto en latitud e incluso estuvo interactuando directamente con el chorro subtropical, formando una amplia zona de inestabilidad baroclina donde se han estado gestando ciclones extra-tropicales con mucha continuidad. Podemos comprobarlo en las figuras que se ilustran a continuación, donde se aprecian las anomalías de viento a distintos niveles (figura 3a) y la posición del chorro polar para un día concreto (figura 3b).

Figura 3a. Anomalías de viento zonal (en m/s y según escala en colores adjunta), durante el mes de febrero a 300 hPa (izquierda) y 1000 hPa (derecha). Los colores azules-violetas indican una anomalía negativa de viento zonal, esto es, vientos del este. Al contrario, los colores amarillo-rojizos indican una anomalía positiva, vientos del oeste reforzados.

Fuente: http://www.esrl.noaa.gov/psd/cgi-bin/data/composites/printpage.pl

Figura 3b. Análisis del campo de vientos (en nudos y según escala en colores adjunta), geopotencial (decámetros geopenciales, damgp, en líneas negras) y divergencia a 300 hPa (líneas blancas; valores positivos indican divergencia del aire), según el modelo de predicción numérica GFS para el lunes 22 de febrero a las 00 UTC. Las T  representan bajas en altura. Nótese la circulación del jet entre los 30º-40ºN.

Fuente: http://www.wetter3.de/Archiv/

ENTORNO SINÓPTICO

Los días previos al episodio del día 27 de febrero de 2010 no se caracterizaron precisamente por un tiempo estable, como podemos deducir de lo visto hasta ahora. Sufrimos la sucesiva entrada de profundas borrascas atlánticas que se desplazaban desde las Azores hacia el Canal de La Mancha, conducidas por unos vientos en altura que mostraban una clara componente zonal reflejada a todos los niveles de la atmósfera, y alimentadas por la existencia de una zona con fuerte inestabilidad baroclina producida por el enfrentamiento constante de masas de aire de muy distintas índoles.

Hay que destacar como mecanismo iniciador del caso que nos ocupa, una fractura en la circulación zonal en altura, que dio paso a una ondulación del jet polar. En superficie, el sector cálido de la profunda borrasca atlántica ataca los sectores oeste y norte de la península con fuertes vientos del SW y abundantes precipitaciones. En este caso, la trayectoria de la borrasca llegó a penetrar levemente sobre tierra firme, desencadenando un potente temporal de viento que barrió gran parte del territorio peninsular.

El Ciclón Extratropical Xynthia

Durante los días 24-28 de febrero de 2010, una intensa y profunda borrasca extratropical nació y evolucionó en mitad del Atlántico, al oeste de los archipiélagos de Azores y Canarias, sufriendo un proceso conocido como ciclogénesis explosiva frente a las costas portuguesas: “profundización e intensificación de una baja en superficie en un periodo de pocas horas provocada por la interacción con una vaguada profunda, depresión fría y/o chorro polar, en altura (300 hPa)” 2 . Además, influyen también en este proceso un gran contraste térmico entre el flujo del aire y la superficie oceánica y el calor latente liberado por las nubes en desarrollo.

La situación objeto de estudio se desarrolla en un entorno con fuerte contraste de temperaturas (figura 4) y alto contenido de humedad en niveles bajos (figura 5).

Figura 4. Análisis del campo de temperatura (en ºC y según escala en colores adjunta) y geopotencial a 850 hPa (líneas blancas) según el modelo GFS para el viernes 26 de febrero a las 00 UTC. El círculo azul señala el acusado gradiente térmico.

Fuente: http://www.wetterzentrale.de/topkarten/fsavneur.html

Figura 5. Agua Precipitable Total (en mm y según escala adjunta) integrada en la vertical derivada de datos de satélite para el miércoles 24 de febrero a las 21 UTC. El círculo negro señala la masa húmeda precursora. Observe los colores rojizos intensos, que indican un alto contenido de humedad susceptible de ser precipitada.

Fuente: http://cimss.ssec.wisc.edu/tropic2/tropic.php#SPECIAL

La baja en cuestión se identifica ya en el mapa sinóptico del día 26-00 UTC como una depresión común de 1003 hPa (mapa 1), circulando sobre aguas del Atlántico Subtropical. Fue a partir de ese momento y durante las siguientes 48 horas, cuando la borrasca, en su desplazamiento hacia el noroeste de la Península, se fue profundizando, registrándose presiones mínimas por debajo de los 970 hPa cuando pasaba literalmente por la costa coruñesa durante el día 27. Comprobamos de igual forma como en el norte de África hay instaladas altas presiones.

En el mapa 2, correspondiente al día 27-00 UTC, aparece la depresión todavía cerca del archipiélago portugués de Madeira, aproximadamente a 20ºW y algo por encima del paralelo 35. La presión en el centro de la baja es de 986 hPa, 17 hPa menos que la que presentaba apenas 24 horas antes. Vemos también otras dos borrascas flanqueando las Islas Británicas.

 

Mapas 1 y 2. Análisis sinóptico en superficie según el National Weather Service (NWS). Viernes 26, 00 UTC (izquierda)  y sábado27, 00 UTC (derecha).

Fuente: http://www.wetterzentrale.de/topkarten/fsfaxsem.html

En la figura 6 vemos como durante el día 27-18 UTC, el gradiente isobárico era muy grande en el noroeste de la península, provocando una convergencia de vientos muy marcada hacia la borrasca, siendo los más fuertes los de componente sur. Fue durante la toda esa tarde de sábado cuando el temporal azotó con la máxima violencia el cuadrante noroeste peninsular, dirigiéndose a últimas horas hacia el Mar Cantábrico.

Figura 6. Análisis en superficie (líneas negras en hPa) con imagen del canal de vapor de agua, WV6.2 del satélite MSG, Meteosat Second Generation. Sábado 27 de febrero a las 18 UTC. El círculo rojo marca la posición de la baja.

Fuente: http://www.satreponline.org/archive.php?width=1680&height=1050

En el momento de cruzar el noroeste de Galicia y en su recorrido en tierra hasta volver al mar por un punto de la costa entre Malpica y Bares, la presión en el centro debió de situarse por debajo de los 970 hPa, como podemos también deducir si analizamos al detalle la imagen anterior, con ese mismo valor en la última isobara cerrada. Como podemos observar, las tendencias barométricas eran exageradamente fuertes en descenso, lo que nos indica claramente la premura con la que se acercaba a la Península la borrasca atlántica. Del mismo modo, vemos como su retirada fue aún más rápida (figura 7).

Figura 7. Datos de presión (hPa) registrados en la estación meteorológica de CIS Ferrol (Ferrol). Sábado 27 de febrero.

Fuente: http://www2.meteogalicia.es/NovoXeollador/xeoN.asp

El mapa 3, correspondiente al día 28-00 UTC, la sitúa ya al oeste de las costas francesas, registrándose como menor presión 970 hPa, si bien, los análisis aportados por el centro meteorológico inglés le otorgan una presión mínima de 967 hPa.

 

Mapa 3. Análisis sinóptico en superficie según el National Weather Service (NWS) (izquierda) y Bracknell (derecha). Domingo 28 de febrero. 00 UTC.

Fuente: http://www.wetterzentrale.de/topkarten/fsfaxsem.html

El Proceso de Ciclogénesis Explosiva

Las primeras señales de la ciclogénesis pueden ser observadas en las siguientes figuras, correspondientes al día 26, donde una zona de desarrollados cumulonimbos evoluciona acompañada de un intenso ramal del chorro a 300 hPa (figura 8). Cabe señalar nuevamente que la ruptura de la corriente zonal en altura ocasiona una ondulación del jet polar (figura 9) y esto, a su vez, la formación en el seno general del aire frío de una vaguada muy activa que va a interactuar con la baja en superficie, formada en su origen por una masa de aire tropical cálida y húmeda.

Figura 8. Análisis de viento e isotacas a 300 hPa, según el modelo GFS, con imagen infrarroja, IR, del satélite GOES-Este. Viernes 26 de febrero a las 00 UTC. El círculo rojo señala la zona de interacción entre la baja en superficie y la zona de salida del máximo de viento en altura.

Fuente: http://squall.sfsu.edu/

Figura 9. Análisis del campo de vientos (en nudos y según escala en colores adjunta), geopotencial (líneas negras) y divergencia a 300 hPa (líneas blancas), según el modelo de predicción numérica GFS, para el viernes 26 de febrero a las 12 UTC. Observe la ruptura del chorro, con dos ramales bien diferenciados, uno al oeste de Azores, con componente meridional y otro sobre la vertical del tercio norte peninsular, con una componente zonal.

Fuente: http://www.wetter3.de/Archiv/

Un elemento precursor muy importante en este tipo de desarrollos explosivos lo constituye el hundimiento de la tropopausa y la entrada de aire estratosférico en niveles inferiores, lo que, entre otros aspectos, confiere al fluido una gran vorticidad potencial, VP. Para detectar la entrada de aire desde ese nivel atmosférico utilizaremos de nuevo las imágenes de vapor de agua (WV), donde podemos comprobar como las zonas secas y oscuras se asocian a este hecho (figura 10), provocando además una anomalía cálida en niveles medios-altos (500-300 hPa) (figura 11). Este proceso contribuye a la forma asimétrica de la nubosidad del sistema y conlleva que las precipitaciones se sitúen al norte de la trayectoria del ciclón y los intensos vientos en su flanco sur (2º y 3er cuadrante). La zona de salida del máximo de viento en su parte polar hará que se realcen las corrientes ascendentes y va a comenzar a profundizar la depresión.

Figura 10. Imagen del canal WV del GOES-Este. Jueves 25 de febrero. 22 UTC. El círculo verde denota la gran masa húmeda. El círculo rojo señala la cuña seca, asociada a la entrada de aire desde la estratosfera.

Figura 11.Valores de vorticidad potencial, VP 1.5º de resolución (azul) y temperatura a 500 hPa (rojo), sobrepuestos a una imagen WV6.2 del MSG para el viernes 26 de febrero a las 06 UTC. El círculo rojo indica la coincidencia entre el máximo de vorticidad con la lengua cálida.

Fuente: http://www.satreponline.org/archive.php?width=1680&height=1050

La asociación de nubes seguirá transformándose para dar lugar a un sistema nuboso de mayor entidad, a la vez que la baja en superficie interacciona con la vaguada y máximo en altura, profundizándose y comenzando de forma explosiva el proceso de ciclogénesis.

La interacción positiva de todos estos ingredientes va a dar lugar a una potentísima borrasca con un alto poder destructivo, también como consecuencia de su mayor contenido de humedad.

Desde el Departamento de Meteorología de la Universidad Libre de Berlín se bautizó a esta borrasca con el nombre de “Xynthia”.

Figura 12. Imágenes del canal visible, VIS0.6 del MSG, con la borrasca al oeste de la Península (izquierda) y sobre Alemania (derecha). Sábado 27 y domingo 28 de febrero a las 12 UTC.

Fuente: http://www.satreponline.org/archive.php?width=1680&height=1050

ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN

Ya desde comienzos de semana los modelos intuían una bajada brusca de presión en las cercanías del noroeste peninsular durante el día 27 de febrero (figura 13). Según la práctica totalidad de ellos, podíamos quedar bajo el radio de acción de un área de bajas presiones de pequeñas dimensiones que se profundizaría de manera exagerada en su recorrido por el Atlántico y pasaría, según algunas de las posibilidades que manejaban, por encima de Galicia. En la figura que se ilustra a continuación, podemos ver la predicción por conjuntos o ensemble, en la cual, cada línea se asocia a la predicción de un miembro del conjunto en el cual se han introducido algunas perturbaciones en los datos de inicialización. Observamos cómo para el día 27, la dispersión era muy grande, lo que denotaba una gran incertidumbre sobre la ocurrencia o no del fenómeno.

Figura 13. Predicción por conjuntos (ensemble) del modelo GFS del día 22-18 UTC válida para los siguientes 7 días. El círculo rojo señala la posible llegada de la depresión Atlántica.

Fuente: http://www.meteociel.com/modeles/ensembles.php

Figura 14. Previsión de presión a nivel del mar (líneas blancas) y geopotencial a 500hPa (en damgp y según escala en colores adjunta), según los modelos GFS (izquierda) y UKMO (derecha) del día 24-12 UTC, válida para los días 27-18 UTC y 27-12UTC, respectivamente. Observe el fuerte gradiente bárico que rodea a la baja, localizada en ambos casos cerca del noroeste peninsular.

Fuente: http://www.wetterzentrale.de/topkarten/fsavneur.html

Lo primero que cabe destacar de este episodio de tiempo adverso es la gran intensificación que muchos modelos pronosticaban que sufriría esa área de bajas presiones. No obstante, la modelización de este episodio recuerda mucho a lo acontecido durante la visita del ciclón extratropical Floora los días 13-14 de enero de este mismo año, pues existían discrepancias importantes entre su profundización máxima y la trayectoria que finalmente cogería, por tierra o por mar, lo que finalmente iba a resultar crucial a la hora de realizar el pronóstico.

La figura 15 ilustra las posibles trayectorias que podía tomar la baja en su desplazamiento hacia las costas Francesas. Todas las líneas se corresponden con ejecuciones del jueves 25 de febrero, unas 60 horas antes de la ocurrencia del posible evento.

Figura 15. Posibles trayectorias del ciclón según los distintos modelos.

Línea roja: GFS 06Z. Línea negra: media ensembles GFS 06Z. Línea azul: ECMWF 00Z. Línea violeta: UKMO 00Z. Línea naranja: HIRLAM 00Z.  Línea verde #1: GEM 00Z. Línea verde #2: JMA 00Z. Línea verde #3: NOGAPS 06Z. Línea verde #4: COAMPS 00Z. Línea verde #5: GME 00Z.

Fuente: http://foro.meteored.com/meteorologia+general-b1.0/

Otra prueba más de la incertidumbre en su recorrido sobresale a la hora de estudiar la figura 16. En ella podemos observar cómo la predicción por conjuntos para la variable barométrica quedaba más definida para un punto marítimo frente a Lisboa (izquierda) que para un punto marítimo frente a la Costa da Morte (derecha). El significado de estas previsiones hay que encontrarlo en la modelización del paso del centro de la baja por alguno de esos puntos, mucho más seguro para el primer caso que para el segundo, donde aún algunos miembros manejaban la posibilidad de que su ubicación final fuera esa y no la comunidad gallega. A observar el rango de presiones que se utilizan en ambos casos, que denotarían el progresivo y agudo descenso de la presión entre ambos puntos.

Figura 16. Predicción por conjuntos (Ensemble GFS) del día 24-12 UTC, válida para los siguientes 7 días. Nótese el rango de presiones en cada caso.

Fuente: http://www.meteociel.com/modeles/ensembles.php

Pasemos ahora a estudiar las previsiones efectuadas por el modelo Weather Research Forecast, WRF, adaptado desde MeteoGalicia a una mayor resolución para el pronóstico de la Comunidad.

En las primeras imágenes que se exponen (figuras 17 y 18), correspondientes a la pasada del día 25-00 UTC y válidas para el día 27, podemos observar la profundización de una onda atmosférica localizada al NW del archipiélago de Madeira en su desplazamiento hasta el NW de la península, hasta alcanzar una presión mínima por debajo de los 970 hPa, provocando el estrechamiento de las isobaras y consecuentemente un intenso viento del SW, que rolaría bruscamente a componente W durante la tarde del día 27 (figura 17). Según esta salida, la borrasca pasaría aproximadamente rozando las costas de A Coruña, afectándonos primero potentes rachas de componente sur y después las de componente oeste.

Figura 17. Previsión del modelo WRF del día 25-00 UTC. Presión y Geopotencial a 500 hPa para el 27 de febrero.

Figura 18. Previsión del modelo WRF del día 25-00 UTC. Viento en superficie (km/h y según escala adjunta) para el 27-18 UTC y 21 UTC.

Al día siguiente, en la pasada del día 25-12 UTC, la situación había cambiado drásticamente. Lo que más llama la atención de esta salida es la trayectoria que tomaría ahora la borrasca, entrando a tierra firme por el norte de Portugal con una presión ligeramente inferior a 980 hPa y saliendo por las costas cantábricas, donde seguiría profundizándose hasta alcanzar una presión mínima por debajo de los 975 hPa. Como es de suponer, esta salida fue la menos agresiva con Galicia en cuanto al envite de los vientos (figuras 19 y 20).

Figura 19. Previsión del modelo WRF del día 25-12 UTC. Presión y Geopotencial a 500 hPa para el 27 de febrero.

Figura 20. Previsión del modelo WRF del día 25-12 UTC. Viento en superficie (km/h y según escala adjunta) para el 27-19 UTC.

En la salida posterior, la del día 26-00 UTC, el panorama vuelve a cambiar de forma considerable (figuras 21 y 22). El centro de la depresión tomaría ahora una trayectoria mucho más al oeste que en la anterior salida, pasando justo sobre la vertical de Galicia durante la tarde del día 27 con una presión mínima cercana a los 970 hPa y alcanzando la costa francesa con unos ¡965 hPa! Vemos como los vientos se incrementan también de forma notable, afectándonos rachas muy fuertes de componente sur y posteriormente oeste. Como veremos más adelante, esta pudo ser la pasada que más se habría aproximado a la realidad. La salida de las 12 UTC no mostraba diferencias significativas.

Figura 21. Previsión del modelo WRF del día 26-00 UTC. Presión y Geopotencial a 500 hPa para el 27 de febrero.

Figura 22. Previsión del modelo WRF del día 26-00 UTC. Viento en superficie (km/h y según escala adjunta) para el 27-17 UTC y 20 UTC.

El día 27 de febrero, en la pasada de las 00 UTC, la ejecución mostraba la baja pasando por la vertical del noroeste de Galicia, una trayectoria muy parecida a la de anteriores salidas, por lo que ya había más o menos enfocado el recorrido de la misma. Sin embargo, exagera en esta ocasión el gradiente bárico, previendo intensísimos vientos que no llegaron a producirse en muchos puntos de la geografía gallega (figuras 23 y 24).

Figura 23. Previsión del modelo WRF del día 27-00 UTC. Presión y Geopotencial a 500 hPa para el 27 de febrero.   

 

Figura 24.  Previsión del modelo WRF del día 27-00 UTC. Viento y racha máxima en superficie (km/h y según escala adjunta) para el 27-15 UTC.

EFECTOS EN SUPERFICIE

Finalmente, el viento muy intenso y generalizado en muchas zonas, con rachas huracanadas, fue el fenómeno más significativo y destructor. El oleaje en las zonas costeras, la lluvia en determinadas regiones y el aire cálido desplazado por la baja fueron otros elementos representativos y singulares en este episodio.

En las tablas 1, 2a y 2b se ilustran los valores máximos de viento y precipitación más representativos del episodio, con valores de ráfagas de viento huracanadas, por encima de los 140km/h o incluso acercándose a los ¡200km/h! en áreas montañosas de Ourense y cantidades acumuladas de más de 40 mm en 12 horas en algunos puntos de la comunidad.

EstaciónConcelloProvinciaAtitudRacha máxima(km/h)
LardeiraCarballeda de ValdeorrasOurense1620196
Serra do EixeO Barcod e ValdeorrasOurense1229157
Vigo-CampusVigoPontevedra476147
AncaresCervantesLugo1364147
Estaca de BAres (INM)MañónA Coruña80148
A GándaraVimianzoA Coruña405146
GAndarelaCelanovaOurense623139
Cabeza de ManzanedaManzanedaOurense1758138
Castro VicaludoOiaPontevedra473137
Fiesterra (AEMET)FisterraA Coruña230136
MurallaLousameA Coruña661133
Alto do RodicioMacedaOurense981127
Río do SolCoristancoA Coruña540122
BurelaBurelaLugo421122
OnsBueuPontevedra121119
Serra do FaroRodeiroPontevedra991118
Fornelos de MontesFornelos de MontesPontevedra705118
VentosaNavia de SuarnaLugo910115
MalpicaMalpicaA Coruña161114
O VisoRedondelaPontevedra260111
SálvoraRibeiraA Coruña24110
Marco da CurraMonferoA Coruña651108
CastrovePoioPontevedra424107
Mobe AloiaTuiPontevedra484107
Viana do BoloViana do BoloOurense851106
O CebreiroPedrafita do CebreiroLugo1310105
Punta CandieiraCedeiraA Coruña254103
CorrubedoRibeiraA Coruña30103
Vigo- II MarinasVigoPontevedra22101

Tabla 1. Valores máximos de ráfagas de viento. Sábado 27 de febrero.

Fuente: elaboración propia.

EstaciónConcelloProvinciaAltitudLluvia (mm)
Fornelos de MontesFornelos de MontesPontevedra70575
Coto MuiñoZasA Coruña49073
LardeiraCarballeda de ValdeorrasOurense162060
Río do SolCoristancoA Coruña54060
Vigo-CampusVigoPontevedra47657
Monte AloiaTuiPontevedra48456
Serra do FaroRodeiroPontevedra99153
Marco da CurraMpnferoA Coruña65152
FontecadaSanta CombaA Coruña36950
Caldas de ReisCaldas de  ReisPontevedra26849
Pazo de GalegosVedraA Coruña22548
AmiudalAvionOurense55348
XurésMuiñosOurense105946
O CebreiroPedrafita do CebreiroLugo131046
SanxenxoSanxenxoPontevedra3446
MurallaLousameA Coruña66145
LourizánPontevedraPontevedra5743
Santiago- EOASSAntiago de CompostelaA Coruña25542
SambreixoGuitirizLugo49640

 Tabla 2a. Precipitación acumulada. Sábado 27 de febrero.
Fuente: elaboración propia.

EstaciónConcelloProvinciaLluvia (mm)
Fornelos de MontesFornelos de MontesPontevedra42
Coto MuiñoZas A Coruña40
XurésMuiñosOurense39
O CebreiroPedrafita do CebreiroLugo37
Vigo-CampusVigoPontevedra37
O InvernadeiroVilariño de ConsoOurense36
Monte AloiaTuiPontevedra34
Rio do SolCoristancoA Coruña34
Viana do BoloViana do BoloOurense32
VerínVerinOurense32
Castro VicaludoOiaPontevedra30
SanxenxoSanxenxoPontevedra30

Tabla 2b. Precipitación máxima acumulada en 12 horas. Sábado 27 de febrero.

Fuente: elaboración propia.

Con ayuda de unos mapas muy ilustrativos podemos hacernos una idea aproximada de la intensidad del temporal (figuras 25 y 26). Añadimos el mapa de precipitaciones por ser éstas mucho más importantes que en episodios anteriores parecidos (Klaus, Floora), pues, en este caso, debido a la trayectoria final adoptada por la baja, las lluvias afectaron de manera apreciable a la comunidad, cayendo de forma persistente y con intensidad moderada. Destacar las zonas altas orientadas al sur, en especial las de la provincia de Pontevedra y el oeste de A Coruña, donde se acumularon alrededor de 70 mm durante todo el día.

Figura 25. Rachas y dirección de viento máximo del sábado 27 de febrero (km/h y según escala adjunta).

http://intranet.meteogalicia.es/Meiga/NovoXeollador/xeo.htm

Figura 26. Lluvia acumulada durante el día 27 de febrero (mm y según escala adjunta).

Fuente: http://intranet.meteogalicia.es/Meiga/NovoXeollador/xeo.htm

Como curiosidad, se incorporan las gráficas de las estaciones de Fornelos de Montes (Fornelos de Montes) y Coto Muiño (Zas) (figura 27), donde se puede apreciar cómo las lluvias más significativas corresponden en este caso al frente cálido que nos cruzó durante la mañana y primeras horas de la tarde, mucho más activo que el frío que le sucedía.

Figura 27. Datos de precipitación de las estaciones de Fornelos de Montes y Coto Muiño. Sábado 27 de febrero.

Fuente: http://www2.meteogalicia.es/NovoXeollador/xeoN.asp

En cuanto a la variable térmica, podemos apreciar a simple vista de la figura 28 cómo la baja arrastraba una importante lengua de aire cálido desde el continente Africano, dejando sus efectos en unas temperaturas que experimentaron un notable y brusco aumento. No obstante, el retroceso que sufrieron al posterior paso de la baja también fue destacable, fruto del role de los vientos y de la llegada del aire frío. Obsérvese cómo se pasa de una temperatura a unos 1500m de altura de unos 9ºC a aproximadamente 1-2ºC en tan solo ¡6 horas!

Figura 28. Análisis del campo de temperatura a 850 hPa según el WRF (en ºC y según escala adjunta). Sábado 27 de febrero. 14 UTC y 20 UTC.

Únicamente durante el siguiente apartado, y a pesar de que las gráficas incluyen datos en horario UTC, las horas de los fenómenos más destacados se darán en tiempo local. Iremos analizando cada variable con la ayuda de los datos registrados durante el día 27 por las estaciones meteorológicas automáticas repartidas por la comunidad. En todas ellas, lo que más destaca sin lugar a dudas es lo rápido del acontecimiento. De izquierda a derecha y de arriba abajo se ilustran: a) racha máxima y velocidad del viento, b) dirección del viento, c) presión barométrica y d) temperatura media y de rocío. Estudiándose con detalle podremos trazar a ojo el posible camino de la borrasca por encima de tierras gallegas, entrando por un punto de la Costa da Morte y saliendo por algún lugar entre Malpica y Ferrol.

Comenzando por el sur de la comunidad, en la zona montañosa de la provincia de Ourense a 1620m, nos encontramos con la mayor ráfaga de viento registrada en la comunidad, del sur y con un valor de ¡196km/h!, aproximadamente a las 15:30 hora local. La presión descendió unos 35 hPa en apenas 17 horas y el viento sopló de componente sur durante gran parte del día con una intensidad creciente, haciendo subir la temperatura, y fue cambiando a componente oeste o suroeste durante la tarde, de modo no muy brusco. Nótese como fue a partir de ese momento que la temperatura comenzó a bajar repentinamente. Las rachas de viento fueron perdiendo fuerza lentamente al principio y más rápido después, a la vez que la presión se recuperaba (figura 29).

Figura 29. Datos de la estación meteorológica de Lardeira (Carballeda de Valdeorras). a) racha máxima y velocidad del viento, b) dirección del viento, c) presión barométrica y d) temperatura media y de rocío.

Si nos desplazamos ahora hasta el oeste de la comunidad, en la Costa da Morte, observamos una racha máxima de componente sur de 146km/h, medida hacia las 16:30 hora oficial. En este caso, el viento estuvo soplando moderado de componente este durante las primeras horas de la mañana. Fue a partir de las 12 de la mañana cuando adquirió bruscamente dirección sur, aumentando de forma súbita la velocidad y la temperatura, unos ¡¡7ºC en apenas 1 hora!! Nótese también el descenso de la presión, desde los poco más de 1000 hPa al principio del día hasta los cerca de 968 hPa a la misma hora que se alcanzaba la racha máxima. Poco después de ese momento, hacia las 18 horas, el viento decae para, seguidamente, repuntar con una racha secundaria del noroeste tras una rápida rolada, momento a partir del cual la temperatura y el viento caen en picado (figura 30).

Figura 30. Datos de la estación meteorológica de Gándara (Vimianzo). a) racha máxima y velocidad del viento, b) dirección del viento, c) presión barométrica y d) temperatura media y de rocío.

Más al norte, en Ferrol, podemos apreciar en primer lugar el desfase temporal de los vientos más intensos. Llama la atención el hecho de que el viento estuviera soplando del noreste por la mañana y de forma súbita cambiara a sur-suroeste para, transcurrida la tarde, volver a girar a oeste-noroeste y oeste-suroeste al final. Las racha máximas en este caso fueron cambiantes, una del sur-suroeste y otra del oeste-noroeste y fueron de tan solo 82 y 86km/h, medidas entre las 18 y 20 horas, intervalo de tiempo dentro del cual el viento amainó y se alcanzó la presión mínima: 969 hPa. La llegada de la borrasca tuvo un efecto relativamente menos pronunciado en la variable térmica, si bien su retirada si que dejó sentir. Una vez que los vientos rolaron, la temperatura y el viento cayeron exageradamente (figura 31).

Figura 31. Datos de la estación meteorológica de CIS Ferrol (Ferrol). a) racha máxima y velocidad del viento, b) dirección del viento, c) presión barométrica y d) temperatura media y de rocío.

Mirando las últimas figuras para el concello de Abadín, en el norte de Lugo, se puede apreciar cómo el viento comenzaba a sentir la aproximación de la baja, soplando del este-noreste durante la mañana para variar posteriormente y adquirir una acusada componente sur, lo que a su vez tuvo efectos sobre la temperatura: casi 7ºC en poco más de una hora y 9ºC en un total de 5 horas. Vemos que la racha máxima se alcanzó mientras el viento iba virando de sur-suroeste a oeste-suroeste, con un valor de 96km/h alrededor de las 20 horas, si bien hay que destacar que los vientos más fuertes del día se estaban dando durante esos momentos. Tampoco en esta ocasión se observa un cambio claro de los vientos al cuarto cuadrante. No obstante, el paso de la borrasca por algún punto al norte de esta posición y el giro de los vientos a componente oeste fueron suficientes para arrastrar el aire frío de su flanco oeste, como lo ponen de manifiesto los valores de temperatura (figura 32).

Figura 32. Datos de la estación meteorológica de Fragavella (Abadín). a) racha máxima y velocidad del viento, b) dirección del viento, c) presión barométrica y d) temperatura media y de rocío.

Como se puede deducir al ver el comportamiento de la presión, la aproximación de la borrasca, aunque rápido, se queda corto en comparación con su retirada. Esto nos hace suponer que fue perdiendo velocidad a medida que se acercaba a Galicia, siendo más notoria esta ralentización una vez que entró en tierra.

El siguiente recorrido, expuesto en la figura 33, tiene mucho en cuenta el efecto del relieve de la costa coruñesa y el estado del corredor de vientos en altura existente en ese momento, con un ramal muy potente al norte de la trayectoria del ciclón, que le impediría continuar en dirección norte y le iba a hacer virar al este, por lo que lo más probable es que durante su desplazamiento viniera paralela a las costas de Portugal para luego virar en la dirección comentada atravesando el extremo noroeste.

Los valores de presión son aproximados, pero se ajustan bastante bien a lo observado en las gráficas de las distintas estaciones. Cabe destacar respecto a este dato cómo la presión mínima en el centro de la baja seguía disminuyendo en su aproximación a la costa coruñesa, pero una vez que penetró en ella quedó estancada o incluso tendió a subir muy ligeramente antes de alcanzar el Arco Ártabro. A partir de ahí la depresión adquirió velocidad nuevamente y siguió profundizándose de forma leve en su recorrido hacia las costas francesas, donde sus efectos se iban a dejar notar mucho más que en el territorio peninsular.

Un último aspecto a comentar son las horas de avance de la borrasca, que apoyan la teoría de que la borrasca cambió su velocidad de traslación en las proximidades de la comunidad gallega.

Figura 33. Rachas máximas de viento del sábado 27 de febrero y posible trayectoria del centro de la baja.

Fuente: http://intranet.meteogalicia.es/Meiga/NovoXeollador/xeo.htm y elaboración propia.

HIPÓTESIS

Ya hemos estudiado gran parte de lo acaecido durante este episodio de tiempo adverso, provocado por el paso de una borrasca extratropical que sufrió un desarrollo explosivo en su profundización. Cabe apuntar que este ciclón acabaría experimentando en su fase de madurez un proceso conocido como seclusión cálida, que no es más que la fase final, normalmente intensa, de los ciclones clasificables dentro del modelo Shapiro-Keyser de la Escuela Americana, caracterizado por la presencia, generalmente, de vientos huracanados en la periferia del frente cálido que enrosca esa seclusión (al sur del centro de bajas presiones en nuestro caso) . Pero, ¿qué fue lo que pudo pasar para que no se dieran las rachas tan fuertes de componente sur pronosticadas?

Figura 34. Imagen RGB del satélite MSG del día 27-18 UTC a la que se han dibujado los frentes asociados a la borrasca, localizada en ese momento sobre el noroeste de Galicia.

Fuente: http://www.aemet.es y elaboración propia.

“As latent heat flux releases are important for their development and intensification, most warm seclusion events occur over the oceans; they may impact coastal nations with hurricane force winds (…) ”

Como el flujo de calor latente es importante para su desarrollo e intensificación, la mayoría de eventos de seclusión cálida ocurren sobre los océanos; pueden afectar zonas costeras con vientos con fuerza de huracán (…).

A la vista de este comentario y visto lo ocurrido con la variable barométrica, parece claro que su paso por tierra firme desestabilizó la estructura depresionaria, ya que al tocar tierra la presión no pudo bajar tanto debido al menor aporte de energía y humedad a la baja y al mayor rozamiento. Este acontecimiento pudo suponer una expansión del campo de vientos, ampliándose el radio de acción pero siendo menos potentes de lo esperado en el ámbito de Galicia. De haber seguido su recorrido íntegramente por aguas del Atlántico, discurriendo cerca de la costa Coruñesa, habría alcanzando seguramente algo más de profundidad, lo que habría supuesto sin duda el peor contexto meteorológico, con viento más restringido al noroeste pero mucho más intenso localmente.

El recorrido algo errático que tuvo en las proximidades del noroeste peninsular puede deberse a un proceso de rellenamiento parcial, producido por un desacople ente los distintos niveles atmosféricos que desorganizó la borrasca cuando tocó tierra, de tal manera que un centro estuvo caracterizado por las fuertes lluvias (al norte del ciclón) y el otro por parámetros de borrasca ordinaria.

Un pequeño reajuste de los vientos de altura en interacción con la baja. El jet polar estaba fracturado, lo que pudo provocar una pausa en la realimentación de la depresión desde niveles altos.

Otra factor pudo ser la pérdida del entorno mesoescalar (sub)tropical que se formó durante la ciclogénesis dado el origen del precursor de niveles bajos, lo que habría permitido la organización temporal transitoria de tormentas en torno al núcleo que profundizaran la depresión. Este punto pudo ser causado por una intrusión seca en niveles medios provocada por la propia baja al inyectar aire cálido y seco desde el continente Africano, provocando la evaporación y subsiguiente enfriamiento del aire en ascenso, que impediría una profundización mayor.

Para concluir definitivamente, nos remontaremos a temporales de la misma envergadura, como lo pudieron ser en su día los provocados por las borrascas extratropicales Klaus (23-24 enero 2009) y Floora (13-14 enero 2010). En todos los casos los vientos más intensos corresponden a los del segundo y tercer cuadrante, en concordancia con lo expuesto hasta ahora.

Estos dos últimos ciclones llevaban una trayectoria muy zonal, pues apenas cambiaron de latitud durante su desplazamiento, hecho éste hecho muy significativo al diferir en gran manera de la trayectoria seguida por Xynthia, de suroeste a noreste. Klaus atravesó el Mar Cantábrico a algunos centenares de millas de la costa Española, azotando con toda su furia al litoral norte. Floora por su parte tocó tierra ligeramente, pero al entrar de nuevo en aguas cantábricas nos golpeó duramente con sus vientos del noroeste.

En este nuevo episodio hay que recalcar el camino seguido por Xynthia, afectando primero con sus vientos del suroeste a una franja no muy amplia del sureste de la Comunidad y posteriormente, al atravesarla, con sus vientos del noroeste, aunque como hemos ido viendo la borrasca iba alejándose de una manera diferente a la de las otras. No obstante, no hay que olvidar los 196km/h registrados en un punto montañoso de la provincia de Ourense y que las rachas máximas del noroeste pueden ser equiparables a Floora: entre 120-140km/h en muchos puntos de la costa de A Coruña y Lugo. Probablemente la orografía estuviera jugando un papel decisivo en este caso, al reforzar la ciclogénesis a su paso al Mar Cantábrico por creación de una baja a sotavento.

Marcas de referencia

1“Climatología”. José María Cuadrat. Ediciones Cátedra.

2 Ciclogénesis explosiva del 22-25 de enero de 2009. Noticias AEMET.

BIBLIOGRAFÍA

Esta entrada se publicó en Reportajes en 02 May 2010 por Francisco Martín León
Publicidad