tiempo.com

Devastación en Palu después del terremoto y tsunami

El poderoso y superficial terremoto que sacudió la costa norte de la isla de Sulawesi el 28 de septiembre de 2018, causó un daño tremendo.

Casas en todo Palu, Indonesia, han sido aplastadas. Una serie de olas del tsunami diezmó la costa. Los flujos destructivos de lodo y tierra destruyeron varias áreas del interior de la ciudad de 300,000 personas.

Las vistas satelitales revelan daños masivos en la isla Indonesia de Sulawesi, zonas en círculo son áreas muy afectadas.

El sensor Operational Land Imager (OLI) en Landsat 8 capturó una imagen en color natural de Palu el 2 de octubre de 2018. La segunda imagen muestra la misma área antes del terremoto y del tsunami del 23 de septiembre de 2018.

Las imágenes de color falso (bandas 6-5-2) facilitan la distinción entre áreas urbanas (púrpura-gris), vegetación (verde) y suelo invertido (marrón y fuego).

Si bien las áreas costeras sufrieron grandes daños a causa del tsunami, la imagen también revela tres grandes flujos de lodo en el interior que causaron graves daños en áreas densamente pobladas.

Las intensas sacudidas del terremoto pueden haber desencadenado la licuefacción y la propagación lateral, procesos en los que la arena húmeda y el limo adquieren las características de un líquido. Estos procesos, que son especialmente comunes cerca de arroyos y en tierras recuperadas, pueden producir aludes destructivos incluso en áreas relativamente planas.

Los científicos se sorprendieron de que el terremoto generara un tsunami tan grande. Normalmente, los tsunamis grandes ocurren después de los terremotos de megathrust que causan el desplazamiento vertical. Pero el terremoto de Sulawesi ocurrió a lo largo de una falla de deslizamiento, lo que significa que el movimiento fue horizontal.

Algunos científicos sospechan que un deslizamiento de tierra submarino, sacudido por el terremoto, pudo haber proporcionado la energía que alimentó el tsunami destructivo. Además, la forma angosta y parecida a un dedo de Palu Bay amplificó la rápida oleada de agua y la hizo aún más peligrosa.

Imágenes de NASA Earth Observatory por Joshua Stevens, utilizando datos de Landsat del Servicio Geológico de los Estados Unidos. Historia de Adam Voiland.

Instrumento: Landsat 8 - OLI

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Noticias en 03 Oct 2018 por Francisco Martín León