tiempo.com

¿Están relacionados los altos niveles de CO2 y el aumento en huracanes mayores del Atlántico desde 1995?

Autor: Dr. William GrayPalabras clave: huracanes, cambio climático, intensidad, frecuencia, CO2, SST, calentamiento.

El Presidente electo Barack Obama dijo (la semana pasada) que las “tormentas están creciendo, haciendo se más fuertes con cada estación de huracanes” (que implica que esto es debido a los aumentos del CO2). Él está repitiendo lo que ha estado diciendo Al Gore por años y qué fue implicada por millares de informes de los medios después de las estaciones atlánticas perjudiciales de 2004-2005. Las encuestas han demostrado que un porcentaje relativamente alto de los ciudadanos de los E.E.U.U. piensa que el calentamiento del planeta –inducido por el ser humano - ha aumentado la actividad de huracanes.

Sí, el Atlántico ha visto un aumento muy grande en huracanes importantes durante el período de 14 años de 1995-2008 (el promedio de 3.9 por año) con respecto al período anterior de 25 años de 1970-1994 (el promedio de 1.5 por año). ¿Pero las subidas en CO2 han sido, de alguna manera, responsable del gran aumento reciente en huracanes atlánticos en dicha cuenca desde 1995?

Yo y un número de mis colegas cree que este gran aumento en huracanes importantes atlánticos es sobre todo debido al aumento multi-decadal en la circulación termohalina del Océano Atlántico (THC) que es conducida por variaciones de la salinidad. Estos cambios multi-decenales atlánticos también se han llamado la oscilación atlántica multi-decadal (AMO). Estos aumentos no son un resultado de las temperaturas superficiales o de aumentos globales del CO2.

Aunque las temperaturas superficiales globales hayan aumentado durante el siglo pasado y durante los últimos 30 años, ahora hay muchos estudios de observación que indican que no ha habido ningún aumento a largo plazo significativo en la frecuencia o intensidad de huracanes en las cuencas de los ciclones tropicales del globo.

En un mundo de calentamiento del planeta, las temperaturas potenciales equivalentes troposféricas superiores de la atmósfera (?e) se calentarán al unísono con las temperaturas superficiales del mar. Los gradientes verticales de ?e no serán alterados perceptiblemente. No tenemos ninguna razón física fundamentada de creer que la frecuencia o intensidad de huracanes en la cuenca atlántica (u otras cuencas del globo) cambiarán necesariamente si las temperaturas globales del océano están continuamente elevándose, aunque haya habido poca subida de temperatura global desde 1998. En el período del cuarto de siglo a partir de 1945-1969 es cuando el globo experimentaba una tendencia de enfriamiento débil, la cuenca atlántica experimentó 80 huracanes intensos (categoría 3-4-5) y 201 días de estos huracanes. Por el contrario, en un período similar de 25 años a partir de 1970-1994 cuando el globo experimentaba una tendencia a un calentamiento general, hubo solamente 38 huracanes importantes (el 48%) y 63 días de huracanes importantes (el 31%, Figura 1). Las temperaturas superficiales del mar Atlántico y la actividad de huracanes están relacionadas pero no siguen generalmente tendencias de la temperatura media global.

Figura 1: Trayectorias de huracanes importantes (categoría 3-4-5) durante el período de 25 años de 1945-1969 en el que el globo experimentaba un enfriamiento débil frente al período de 25 años de 1970-1994 en que el globo experimentaba un calentamiento modesto. Las cantidades de CO2 en el período posterior fueron aproximadamente el 18 por ciento más altas que en el período anterior. La actividad atlántica de huracanes importantes durante el período posterior fue solamente cerca de la mitad del período anterior a pesar de temperaturas globales más cálidas.

Los progresos tecnológicos han hecho que las observaciones de huracanes sobre el océano durante un largo periodo no fueran fiables. Los registros de período largo más fiables de huracanes que tenemos son las medidas de los ciclones tropicales que tocaron tierra en los EEUU desde 1900 (Figura 1). Aunque las temperaturas superficiales medias globales del océano y del Atlántico hayan aumentado en alrededor 0.4ºC entre los dos períodos de 50 años de 1900-1949 y 1959-2008, la frecuencia del número de avistamientos en tierra de los E.E.U.U. demuestra realmente una leve tendencia a la baja para el período posterior, aunque el CO2 ha aumentado en cerca de 30 por ciento entre estos dos períodos. Esta tendencia a la baja es particularmente sensible para la Península de la Florida y costa este de los E.E.U.U. donde la diferencia en el avistamiento en tierra de huracanes importantes (cat. 3-4-5) entre el período de 43 años de 1923-1965 (24 acontecimientos del avistamiento de tierra) y el período de 43 años de 1966-2008 (7 acontecimientos del avistamiento de tierra) fue especialmente elevado (Figura 2).

Para la costa entera de Estados Unidos, 39 huracanes importantes hicieron su llagada a tierra durante el período anterior de 43 años (1923-1965) comparado con solamente con los 22 para este último el período de 43 años (1966-2008). Estos números hacia abajo de avistamientos en tierra ocurrieron a pesar de que las cantidades del CO2 eran aproximadamente un 20 por ciento más altas durante el último período comparado con el período anterior (Figura 3). Esta figura ilustra que la cautela y la precaución deben ser utilizadas cuando la extrapolación se realiza en el futuro. Obviamente, los avistamientos en tierra de importantes huracanes de los E.E.U.U. continuarán después de 2050.

Tabla 1: Ciclones tropicales que han tocado tierra en EEUU por intensidad en los dos últimos periodos de 50 años.

No debemos sacar conclusiones rápidas y lecturas fáciles de las tres estaciones muy intensas de huracanes de 2004, 2005 ó 2008. La actividad de estos años fue inusualmente alta pero en conformidad con los límites naturales de las variaciones estacionales atlánticas de huracanes.

Lo que hizo estas estaciones tan inusualmente destructivas no la alta frecuencia de huracanes importantes sino el alto porcentaje de huracanes que se dirigieron a la costa de los E.E.U.U.

Figura 2: Contraste del número de trayectorias de los huracanes importantes que tocaron tierra de la Península de la Florida y costa Este durante el período de 43 años de 1923-1965 frente al período más reciente de 43 años de 1966-2008.

Ha habido otros años con actividad comparable a la de huracanes de 2005 (28 tormentas nombradas). Por ejemplo, como C. Landsea ha señalado, en 1933 se tuvieron 21 tormentas nombradas en un año en que no había datos de satélites o de aviones. Los registros de 1933 muestran que las 21 tormentas nombradas tenían trayectorias al oeste de 60ºW donde las observaciones superficiales eran suficientes para su detección. Si eliminamos todas las tormentas nombradas de 2005 cuyas trayectorias estaban enteramente al este de 60ºW y por lo tanto habríamos perdido probablemente las no disponibles por la tecnología en 1933, reducimos las tormentas nombradas totales de 2005 a siete (hasta 21 de 1933) - el mismo número que fue observado en 1933.

La estación activa de huracanes en 2008 presta ayuda adicional para soportar la creencia que la cuenca atlántica permanece en un ciclo activo de huracanes asociada a una circulación fuerte de la termohalina y a una fase activa de la Oscilación Atlántica Multidecadal (AMO). Se espera que este ciclo activo continúe por otra década o dos en cuya hora debamos incorporar un período importante atlántico más reservado de huracanes como experimentamos durante los períodos del cuarto de siglo de 1970-1994 y 1901-1925. Los huracanes atlánticos (particularmente huracanes importantes) pasan por ciclos multi-decenales. Los ciclos en huracanes importantes atlánticos observasionalmente se han seguido hasta la mitad del siglo 19, y los cambios en el AMO se han deducido de las medidas de la temperatura de los núcleos de hielo antiguo de Groenlandia que llegan atrás a miles de años.

Figura 3. Representación de disminución de avistamientos en tierra de huracanes importantes totales de los E.E.U.U. durante los dos períodos pasados de 43 años a pesar de una subida media del CO2 atmosférico. Esta figura debe ser considerada y analizada con preocupación cuando la extrapolación se hace al futuro. Nadie debe pensar que los avistamientos de tierra de huracanes importantes de los E.E.U.U. no continuarán después de 2050.

La influencia de la subida del CO2 atmosférico en las actividades de los huracanes es probable que sea muy pequeña y dentro del nivel de ruidos de nuestra capacidad de medida o de cualquier salida fiable del modelo numérico. No hay manera de decir si las subidas del CO2 pueden tener un efecto minúsculo positivo o minúsculo negativo sobre frecuencia o intensidad de los huracanes. Sería imprudente que nuestra sociedad reduzca los gases atmosféricos del CO2 bajo creencia naïve que de cualquier manera estaríamos reduciendo el daño de estas tormentas.

http://www.globalwarmingskeptics.info/?p=561

Versión en inglés y PDF

Esta entrada se publicó en Reportajes en 31 Dic 2008 por Francisco Martín León