tiempo.com

Incertidumbre térmica máxima absoluta

Ya finalizó la 2º ola de calor de 2017, que ha transcurrido durante la primera quincena de julio, y nos ha dejado varios titulares sobre la temperatura máxima absoluta en España. De todos ellos se deduce que: “no sabemos cual es dicha temperatura”. O al menos, así se desprende de lo acontecido y comentado.

Antecedentes

La primera ola de calor de julio de 2017 nos dejaba los 46.9 ºC medidos el 13 de julio en el Aeropuerto de Córdoba. Era una de los primeros titulares en medios y RRSS (redes sociales), pero fue barrida por los 47.3ºC de Montoro, Córdoba. Los medios de comunicación y las RRSS en España se hacían eco de las dos noticias y la incertidumbre saltaba. Incluso la BBC y la Met Office (Servicio Meteorológico Británico) anunciaban el nuevo record de temperatura máxima en España a bombo y platillo: era los 47.3ºC de Montoro. Pero el lío estaba servido.

AEMET puntualizó que los 46.9 ºC era record absoluto de su red climatológica principal, superando los anteriores 46.6ºC medidos en Sevilla, Córdoba, etc. en años pasados. Esto aclaraba las cosas pero los titulares de muchos medios insistían en los 47.3 ºC de Montoro, como la máxima entre las máximas.

Para profundizar en el tema, el departamento de Climatología de la Universidad de Alicante apuntaba, en un buen y resumido trabajo, a otras máximas potenciales que superaban o igualaban la barrera de los 48º C (o incluso de los 50ºC), apuntando que los anteriores valores se quedaban atrás de las dos máximas mediáticas de julio de 2017. Lo mismo ocurría en otros tantos portales de noticias. ¿Qué estaba pasando?

Las dudas y la incertidumbre aumentaban. Pero ¿Cuál es la temperatura máxima absoluta España? Parece que no se sabe. Lo único claro, y según AEMET, es que los 46.9 ºC de Córdoba-Aeropuerto es la máxima de su red climatológica principal, pero ¿y los otros supuestos máximos de otras tantas redes?

La temperatura máxima: redes de AEMET y fiabilidad de los datos

La red climatológica principal de AEMET es la “joya de la corona” de las redes de estaciones en superficie de la Agencia, sus datos son altamente fiables y son validados por personal técnico. Otras redes de AEMET siguen también las normas y estándares de la OMM, y la fiabilidad de sus datos se les supone, como el “valor en la mili” a los antiguos soldados españoles que hacían el servicio militar. Y también son validadas por AEMET.

En estas dos imágenes se resume cómo AEMET realiza la toma de temperatura y que tipo de redes tiene:

Incertidumbre Térmica Máxima Absoluta
Incertidumbre Térmica Máxima Absoluta
Incertidumbre Térmica Máxima Absoluta

Como se ve, AEMET tiene tres tipos de redes de datos de superficie de variables meteorológicas:

La climatológica principal, atendida por técnicos de AEMET

La automática

La secundaria o termo pluviométrica, atendida por colaboradores

Las tres redes deben cumplir la normativa y estándares de la OMM, por lo que deben ser fiables sus datos. La más fiable (muy, muy fiable) es la primera y está ubicada en poblaciones y lugares de cierta importancia, aeropuertos principalmente. La menos “fiable” es la última que está atendida por personal colaborador de la Agencia ubicada en poblaciones menores, pueblos, aldeas, etc. De cualquier forma, todos los datos deben ser validados por la AEMET. Un número aproximado del tipo de cada red viene dado en el Anexo sacado del blog de AEMET.

A nadie se le escapa que cuanto mayor sea la densidad de estaciones, más “cerca” estaremos en conocer la temperatura máxima absoluta de España.

¿Qué hace la OMM con los supuestos récords absolutos del tiempo?

Cuando un “supuesto” record mundial es superado en un país de la OMM en una estación “oficial”, un comité de expertos de la OMM se reúne y estudia el dato: ubicación de la estación, condiciones de la medida, instrumentos de medida, personal que realizó la medida, situación meteorológica, valores climatológicos, etc. Las validaciones son estrictas e independientes de la red de medida del país que presenta el supuesto máximo.

Un buen ejemplo lo tenemos en los datos de las temperaturas extremas. En el caso de la temperatura máxima absoluta mundial, el record lo ostenta una estación del Valle de la Muerte, en EE.UU., más concretamente Furnace Creek Ranch, California, USA, un lugar donde poca gente vive. Digamos que no es una estación principal, al uso. Pero hay está, su medida absoluta record en una zona casi no habitada con sus 56.7°C el 10 de julio de 1913. En este sentido, el NWS americano tenía un termómetro regulado en la zona y la estación no era de su red “principal”

Las otras redes meteorológicas no oficiales: su papel

No cabe duda que ha tenido que haber medidas “modernas” en el siglo XX y XXI donde la temperatura máxima absoluta en España ha llegado o superado los 48 ºC, y posiblemente acercándose a los 50 ºC en estaciones poco fiables. ¿Qué hacer?

En España existen otras redes meteorológicas e hidrológicas que poseen datos de temperatura y de otras variables meteorológicas de una cronología menor que la de AEMET. Algunas redes son oficiales, pero circunscritas a comunidades como Galicia/MeteoGalicia y Cataluña/SMC ¿Qué pasan con sus récords? Otras redes son públicas como las de ciertas Consejerías de Agricultura, Confederaciones Hidrográficas, etc., otras privadas pertenecientes a redes eléctricas, parques eólicos, ADIF, etc. que sirven para satisfacer sus necesidades particulares y específicas.

Muchos aficionados españoles comparten sus datos personales y sus esfuerzos de sus estaciones meteorológica y contribuyen con datos meteorológicos a cubrir zonas “oscuras o vacías” de datos que son recogidos en portales en abierto (meteoclimatic.com).

Todos estos datos no son considerados como “oficiales” dentro de AEMET pero pueden complementar, aumentar o confirmar cierta fiabilidad de los registros oficiales cuando en ellos se tengan ciertas dudas. Son potencialmente útiles.

Conclusiones

AEMET debe hacer un esfuerzo por clarificar el valor de una variable básica y tan importante como la temperatura máxima absoluta en España de sus redes como responsable meteo-climatológico del estado español. No debería existir la llamada “Incertidumbre térmica máxima absoluta” en pleno siglo XXI.

La fiabilidad de sus datos varía de una red a otra dentro de la organización, pero en temas tan mediáticos e importantes, en un mundo que se calienta, hace que deba fijar cual es la temperatura máxima jamás registrada en territorio nacional. Y esto es extensible a otras variables meteorológicas.

El complemento de datos de otras redes podría ser usado para confirmar la fiabilidad de ciertos datos de su propia red en el caso de situaciones extremas y excepcionales, como ha sido la ola de calor de la 1º quincena de julio de 2017. Desgraciadamente, esto se puede hacer desde hace pocas decenas de años.

A fecha de hoy, la incertidumbre de la temperatura máxima absoluta en España es un hecho, no se sabe cuál es. Y esto se puede extender a la mínima absoluta, a la mínima más alta, etc. ¿Qué podría pasar con otras variables menos convencionales?

Una sociedad ávida de información del tiempo y clima, con sus récords asociados, debe tener respuestas fiables, prontas, eficientes y al día. Si la Agencia no clarifica estos datos, otros lo harán por ellos. Y el lío estará servido, dentro y fuera de España.

ANEXOS

Temperaturas máximas en España dadas por Maximiliano Herrera (“detective” de tiempo y clima) para España en 2017

Incertidumbre Térmica Máxima Absoluta

Temperaturas extremas (mínimas y máximas) en España dadas por Maximiliano Herrera (“detective” de tiempo y clima) para España

Incertidumbre Térmica Máxima Absoluta
Incertidumbre Térmica Máxima Absoluta

Consultado el 17 de julio de 2017

Sobre las redes de AEMET

….. la AEMET presenta una extensa red de observación distribuida por todo el territorio nacional, que abarca las siguientes actividades de observación:

  • Observación Meteorológica en superficie y altura
  • Observación Meteorológica Aeronáutica
  • Radiación Solar
  • Radares Meteorológicos
  • Red de detección de descargas eléctricas

AEMET dispone además de 2 laboratorios, un Laboratorio de Calibración dedicado a la Confirmación Metrológica del equipamiento aeronáutico de observación y un Laboratorio Radiométrico de radiación UV-Eritemática, ambos, dando soporte a sus respectivas actividades de observación, y garantizado de esta forma la calidad de los datos, así como su trazabilidad.

Además AEMET tiene centros de experimentación especiales de gran calado internacional en el observatorio Atmosférico de Izaña, la base antártica Juan Carlos I y Formigal-Sarrios.

Incertidumbre Térmica Máxima Absoluta
Incertidumbre Térmica Máxima Absoluta

La red de observación meteorológica de AEMET está constituida por un total de 828 estaciones meteorológicas distribuidas por todo el territorio nacional, incluyendo en su composición redes con diferentes tipologías en función de la resolución horizontal que se pretende abarcar y de las variables meteorológicas registradas

La Red Nacional de Observación en Superficie (RENOMS), con un total de 269 estaciones, proporcionan de forma automática información meteorológica en tiempo real cada 10 minutos.

Incertidumbre Térmica Máxima Absoluta

De todas ellas, 81 están atendidas por personal propio de AEMET contribuyendo de forma activa a la difusión internacional de información meteorológica.

La Red Climatológica Ordinaria automatizada, formada por 549 estaciones, proporciona información climatológica básica. A esta cantidad se añaden 2.335 puntos de toma de datos de forma manual que están atendidos por personal colaborador.

Incertidumbre Térmica Máxima Absoluta

También se dispone de una red de observación meteorológica en altura compuesta por siete estaciones, cinco en la Península, y una en cada archipiélago, desde donde diariamente se realizan dos sondeos termodinámicos.

Para la operatividad de esta red, AEMET dispone de un Sistema Integrado para la Gestión de las Redes de Observación (SIGROBS) que actúa como concentrador de datos, gestor de metadatos e incidencias, filtrado de datos, …

Referencias

Francisco Martín León, meteorólogo

Esta entrada se publicó en Actualidad en 26 Jul 2017 por Francisco Martín León