Colorida imagen en el mar de Bering

Desde que el volcán Bogoslof volvió a la vida con una serie de explosiones a partir de diciembre de 2016, los científicos han estado vigilándolo desde lejos, a través de datos satelitales y sísmicos.

El volcán de Alaska puede estar lejos, a medio camino de la cadena de las islas Aleutianas, pero todavía representa un peligro para los aviones.

El código de color de la aviación se elevó brevemente a rojo el 28 de mayo de 2017, el código significa que "una erupción volcánica importante es inminente, en curso o se sospecha, con actividad peligrosa tanto en el suelo como en el aire", según el Observatorio de Volcanes de Alaska (AVO). Las cenizas alcanzaron una altitud de al menos 35,000 pies (10,7 kilómetros) y posiblemente mucho más alto.

Colorida Imagen En El Mar De Bering

Más tarde en ese día, el código de aviación se redujo a naranja y se ha quedado ahí, a pesar de que hubo dos eventos más explosivos el 1 de junio y el 5 de junio. Ambos eventos fueron mucho más cortos y las plumas de cenizas no alcanzaron tan alto como el evento del 28 de mayo.

El sensor Operational Land Imager (OLI) en Landsat 8 capturó esta imagen de color natural de Bogoslof a las 2 p.m. hora local (22:00 hora universal) el 5 de junio de 2017. En ese momento, un pequeño soplo de vapor se elevaba desde el volcán. Una pluma de sedimento se extendía hacia el noroeste, dando un llamativo tono verde-azul al mar de Bering.

Imagen de NASA Earth Observatory  por Joshua Stevens, usando datos Landsat de la US Geological Survey. Historia de Kathryn Hansen.

Instrumento (s): Landsat 8 - OLI

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Fotos y animaciones en 11 Jun 2017 por Francisco Martín León