Smog asesino: más de 100.000 muertes prematuras

Un brote de smog en el sudeste de Asia en el año pasado 2015  pudo haber causado más de 100.000 muertes prematuras, según un nuevo estudio publicado recientemente, que ha activado las llamadas a la acción para hacer frente a la "niebla asesina"

Smog Asesino: Más De 100.000 Muertes Prematuras

 

Nota. El smog es un concepto de la lengua inglesa formado a partir de los vocablos smoke (que se traduce como “humo”) y fog (“niebla”). El diccionario de la Real Academia Española (RAE) no acepta este término, y prefiere la palabra esmog.

Investigadores de las universidades de Harvard y de Columbia en los EE.UU. estimaron que hubo más de 90.000 muertes prematuras en Indonesia en las zonas más cercanas a los incendios que generó el smog, y varios miles más en la vecina Singapur y Malasia.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=JMR72Ypk-9A[/youtube]

La nueva estimación, alcanzada mediante un modelo de análisis complejo, es mucho más alta que las cifras oficiales de muertes anteriores dada por las autoridades: sólo 19 muertes en Indonesia.

"Si nada cambia, esta bruma asesina de incendios continuará teniendo un efecto terrible, año tras año", dijo Yuyun Indradi de Greenpeace Indonesia. "Si no se actúa de inmediato para detener las pérdidas de vidas, esto sería un crimen."

Un portavoz del Ministerio de Medio Ambiente de Indonesia no realizó ningún comentario de forma inmediata. Las autoridades indonesias han insistido previamente que están incrementando sus esfuerzos en la lucha contra el smog de los incendios, a través de acciones tales como la prohibición de la concesión de nuevas tierras para plantaciones de aceite de palma y el establecimiento de una agencia para restaurar las turberas devastadas.

La neblina asesina asociada a incendios es un problema anual causado por incendios provocados en los bosques y en las turberas ricas en carbono en Indonesia para obtener tierras de forma rápida y barata para plantaciones de aceite de palma y madera para pasta.

Los incendios se producen principalmente en la isla de Sumatra, oeste de Indonesia y la parte indonesia de Borneo, con los vientos del monzón que suelen llevar los humos sobre Singapur y Malasia.

Pero los incendios del año pasado fueron de los peores que se recuerdan y dejaron envueltas grandes partes de la región con el smog asfixiante durante semanas, causando un gran número de enfermos  con problemas respiratorios y  creando tensiones diplomáticas en alza en la zona.

El nuevo estudio, que será publicado en la revista Environmental Research Letters, combina datos de los satélites con  modelos de los efectos en la salud en la exposición al humo y las lecturas de las estaciones de vigilancia de la contaminación. Se estima que 100.300 personas habían muerto antes de tiempo debido a los incendios del año pasado en los tres países.

Se estima que hubo 91.600 muertes en Indonesia, 6.500 en Malasia y  2.200 en Singapur.

Los lactantes en riesgo.

Greenpeace llamó la atención sobre el estudio "pionero", y dijeron  que era la primera vez  que se daba un desglose detallado de las muertes por incendios del año pasado, pero advirtió que la cifra era una "estimación conservadora".

Se limitó a los impactos en la salud en los adultos y el efecto de la materia particulada fina y peligrosa, conocida como PM 2.5. No examinó el efecto sobre los jóvenes o de las otras toxinas producidas por las llamas.

En realidad, los bebés son algunos de los más expuestos al smog, dijo Nursyam Ibrahim, de Kalimantan Occidental desde  la Asociación Médica de Indonesia en Borneo.

"Somos los médicos quien atendemos a los grupos vulnerables expuestos al humo tóxico en todos los centros médicos, y sabemos lo terrible que es ver los síntomas de la enfermedad que experimentan los bebés y los niños a nuestro cuidado", dijo Ibrahim.

El estudio encontró un aumento en el número de incendios en las turberas y en las concesiones madereras en 2015, en comparación con el último brote de smog importante, en 2006, y que el número de incendios en las plantaciones de aceite de palma descendió.

Shannon Koplitz, una científica de Harvard que trabajó en el estudio, dijo que también esperaba que el modelo que habían desarrollado pudiera ayudar a los implicados en la lucha contra los incendios anuales para tomar decisiones rápidas " mientras los eventos extremos de turbidez se están desarrollando".

El brote de smog del año pasado fue el peor desde 1997 debido a un fuerte El Niño, que creó condiciones secas en Indonesia e hizo  que las turberas y los bosques fueran más vulnerables a las llamas.

Esta entrada se publicó en Noticias en 22 Sep 2016 por Francisco Martín León