Entrevista del mes: Eugenio Martín Rubio

Meteorólogo jubilado,  hombre del tiempo de TVE durante 25 años, piloto y aeronauta

Síguenos en Twitter   @RAM_meteo

Y en Facebook         RAMmeteorologia

 

NOTA PRELIMINAR: Por cortesía del entrevistado, reproducimos en la RAM una entrevista que le hicieron en 2008 y que amablemente nos ha hecho llegar a través de Ángel Rivera (también entrevistado en la RAM). En la presente versión se han añadido algunas imágenes adicionales.

¿Por qué decidió ser meteorólogo?
Porque me gustaba la aviación y entonces el Cuerpo de Meteorología formaba parte del Ejército del Aire. Teníamos por tanto consideración militar.

¿Cuáles fueron sus inicios en la Meteorología?
Como ayudante del famoso y para mí respetado y querido Coronel Pita, pues yo entonces estaba considerado lo que vulgarmente se dice “un manitas” y el Coronel tenía relación con el famoso Instituto Torres Quevedo dedicado, entre otras cosas, a ensayos de Aeronáutica. Allí, por ejemplo, purificábamos y destilábamos todo el mercurio que se utilizaba en España con fines tecnológicos y clínicos.

 


Figura 1.- Fotografía de Eugenio Martín Rubio en sus tiempos de estudiante.

¿Cómo entró en RTVE?
Televisión Española comenzó emitiendo un telediario a mediodía y para la información meteorológica pidieron al jefe de la Oficina Central un meteorólogo y enviaron a Mariano Medina, destinado en el aeropuerto de Barajas. Cuando llegó el verano, yo, que también estaba ya en Barajas, le sustituí el mes de vacaciones. Posteriormente, ampliaron el telediario con otra emisión por la noche, de la cual me encargué. Tengo que aclarar que siempre estuve en televisión como colaborador, por considerar mis trabajos televisivos incompatibles con mis funciones en el aeropuerto a efectos de nóminas y seguridad social. Con lo que cobraba tenía poco más que para cacahuetes, pues tenía ya 9 hijos.

 


Figura 2.- Eugenio Martín Rubio fotografiado durante un viaje a Nueva York. En el skyline del fondo pueden apreciarse las desaparecidas Torres Gemelas.

Antes no existía la tecnología actual (satélites, radares…) ¿Cómo se hacían las predicciones meteorológicas? ¿Cómo era su día de trabajo normal para los informativos?
Creo que he sido el único hombre del tiempo en TVE que ha observado y estudiado la atmósfera, no sólo desde abajo, pisando el suelo, sino también desde encima de las nubes, en el amplio y hermoso cielo. Estaba en contacto directo y continuo con pilotos, e incluso, a veces, les acompañaba en sus vuelos nacionales o transoceánicos y tenía ocasión de comprobar lo que era la corriente en chorro, los embolsamientos de aire frío, los sistemas frontales nubosos, los engelamientos, los granizos, los rayos, las lluvias, nevadas y demás meteoros…y todo ello a pie de obra y de primera mano. Trazaba mis mapas teniendo en cuenta la enorme y magnífica información facilitada por el entonces Servicio Meteorológico Nacional recibidas por teletipo y facsímil (e incluso en clave numérica por telégrafo en los primeros tiempos). Esto unido a la fabulosa información recibida a través de Iberia del Weather Bureau de Estados Unidos y de la base americana de Torrejón de Ardoz.
Lo principal era mi presencia todo el día en el aeropuerto de Barajas en contacto con las tripulaciones y la confección de las distintas rutas de vuelo, caminos mínimos, niveles óptimos, etc.
Mi día normal era el trabajo diario del aeropuerto, que comprendía todas las informaciones meteorológicas. Por tanto, no tenía que preparar mi espacio en TVE puesto que lo llevaba superdigerido. De ahí quizá que el espectador notase más naturalidad en mis intervenciones, que no tenían preparación previa. Aunque también con el inconveniente de a veces meter la pata haciendo apuestas o contando chistes que a veces sí y otras no pasaban desapercibidos.

 


Figura 3.- Caricatura de Eugenio Martín Rubio publicada en la revista Blanco y Negro el 10 de agosto de 1977.

Coincidió con personas tan carismáticas como los hermanos Medina (Fernando y Mariano) o Pilar Sanjurjo, entre otros. ¿Qué recuerdos tiene de ellos?
Pues mire, de Mariano Medina tengo un montón de anécdotas y lo más curioso es que aunque parecía un hombre serio era la persona más “chocante” y chistosa del mundo. En las comidas con los compañeros era el que más nos hacía reír a todos. A su hermano Fernando le conocí poco porque en los primeros tiempos de la televisión él estaba destinado en el aeropuerto de Burgos, Villafría. En cuanto a Pilar Sanjurjo, seria y encantadora, primera “Mujer del Tiempo” comenzó en TVE a instancias mías. Creo recordar que llegó a ser Jefe de la Sección Marítima del INM.

 


Figura 4.- Captura de TVE con la aparición de Eugenio Martín Rubio con el bigote afeitado, en enero de 1967, el día siguiente a haber hecho su famosa apuesta.

La anécdota del bigote (enero de 1967) lanzó su popularidad. [Según tengo entendido dijo que “Si nieva en Moscú, y el avión de Nueva York-Madrid tarda menos de seis horas en el trayecto, al día siguiente lloverá. Como esto ha pasado hoy, mañana lloverá y estoy tan seguro que de no ser así mañana me afeito el bigote”] Perdió y cumplió su promesa. ¿Por qué se le ocurrió hacer esa apuesta? ¿Qué supuso para usted cumplirla (aparte de perder el bigote)?
Respecto a lo que me preguntas de la anécdota de lo del bigote, en resumen, ocurrió que en enero del 67, ya en invierno. Habíamos tenido un otoño muy seco en el conjunto de España y llevábamos meses sin apenas llover. En los mapas del tiempo en que también teníamos información de barcos “fijos” meteorológicos como el “K”, al NO de Galicia, o el “D”, en el centro del Atlántico, habían empezado a dar informaciones de fuertes vientos de Poniente en el Atlántico Norte y de grandes masas nubosas arrastradas por ellos de América a Europa. Al mismo tiempo, se estaba formando un potente anticiclón en Rusia, con mínimas en Moscú inferiores a los 20º bajo cero, y Norte de Europa, que bloquearía el paso de las borrascas en Europa por latitudes altas. El día de la predicción el avión de Iberia que enlazaba Nueva York con Madrid había volado por la ruta ortodrómica ayudado por un fuerte chorro de más de 300 kilómetros por hora y tardando algo menos de 6 horas. Al mismo tiempo, la tripulación del Douglas DC-8 me alertó de que el Atlántico estaba lleno de grandes nubarrones que yo calculé llegarían a Portugal y el resto de la Península Ibérica al día siguiente, puesto que el anticiclón formado por denso aire muy frío del Norte de Europa impediría a los trenes de ondas nubosas desviarse por Inglaterra y Francia, por lo que anuncié el cambio que afectaría a toda España. Pero hubo un ligero retraso y lo cierto es que el día de marras ningún observatorio nacional registró la más mísera gota de agua. Aunque con el bigote afeitado, al día siguiente con unas horas de retraso, comenzaron las lluvias y se terminó la sequía en España.

A raíz de su simpatía combinada con la seriedad y el hecho de cumplir la famosa promesa, fue usted (y es aún) una persona popular y muy querida. ¿Cómo vivió esta situación? ¿Cómo le trató la fama?
Tengo que decir que cuando creía que me iban a echar de TVE por bromas de titiritero y decirme que me fuera a trabajar a un circo, lo curioso e inexplicable para mí fue que desde el propio Ministerio de Información y Turismo, cuyo titular era Fraga, me felicitaron porque la noticia había sido publicada en todos los periódicos del mundo, lo que había supuesto una buena propaganda para TVE. Recibí infinidad de cartas, incluso algunas de ayuntamientos, en los que la Corporación Municipal se había reunido para enviarme un certificado de que allí había llovido. También recibí muchos grandes mostachos de pelo auténtico los cuales aún conservo; hay que aclarar que no se parecían nada al mío, el cual estaba copiado del cantante y actor mexicano Jorge Negrete. Recibí a través del Ministerio recortes de prensa dando la noticia, de entre ellos algunos japoneses, chinos, árabes incluso en idiomas polinesios, para que se vea lo raros que somos los humanos a veces. En un periódico francés, creo que “Combat”, venía en primera página la foto de un bigotudo gitano entre dos guardias civiles y el pie de foto decía: “el meteorólogo de TVE se equivocó en su pronóstico y la Guardia Civil le obligó a afeitarse el bigote”.

 


Figura 5.- Entrañable encuentro en Alicante, el 7 de mayo de 2012, de Eugenio Martín Rubio (en el centro) con José Miguel Viñas (izquierda) y Ángel Rivera (derecha).

El “hombre del tiempo” ha sido siempre alguien entrañable, en el sentido de que era muy conocido y casi un miembro más de la familia, quizás por el hecho de que eran un grupo muy reducido de personas y además de informar, eran pedagógicos. Ahora, con tantas cadenas y hombres del tiempo la cosa ha cambiado. ¿Qué diferencias ve respecto de su generación con los profesionales actuales?
Naturalmente, todos los hombres y mujeres del tiempo trabajan con datos de la extensa Organización Meteorológica Mundial, y por tanto cada uno no hace más que interpretar los mismos datos. Para hacer predicciones se necesitan observaciones de todo un hemisferio, aunque luego se utilicen los de áreas más reducidas, terrestres o marítimas. Pero no sólo los datos de superficie, sino también los de la atmósfera en todos sus niveles desde el suelo hasta la estratosfera. Todos estos datos se pueden obtener en las oficinas meteorológicas y ahora también en Internet. El cambio más significativo es que los hombres y mujeres del tiempo actuales pueden hacer predicciones a más largo plazo, porque se dispone en las oficinas meteorológicas de todo el mundo de nuevos programas en los ordenadores que permiten hacerlo. Hay que recordar que los “útiles” meteorológicos son los de siempre: barómetro, termómetro, hidrómetro, anemómetro o veleta, globos radiosondas y ahora información de los satélites y de los radares meteorológicos… El gran avance han sido las computadoras y por supuesto también las telecomunicaciones.

 
Si no me equivoco, su carrera en televisión terminó en 1983 a raíz de la incompatibilidad de trabajar en RTVE y el INM a la vez. Después de la televisión, ¿cómo encauzó su vida profesional?
Pues creo que ya está contestado y continúo haciendo lo que puedo.

Anécdotas y cosas curiosas: ¿Qué anécdota recuerda como la más curiosa o divertida, y cual la más controvertida o negativa que pueda contarnos?
La anécdota para mi más entrañable fue que viniendo de Madrid a Benidorm en un rally de coches antiguos, ya entrando a un pueblo, las hijas que venían conmigo me dijeron: “papá, detrás de nosotros viene un ciclista haciéndonos señas”. Aminoré la marcha y me detuve en el arcén para ver qué quería. Era un hombre de campo con su blusa negra y su boinita, que me dijo en valenciano: “vosté ès l´home del temps, veritat?” dijo el hombre. Contesté que sí y le dije si quería algo. Me contestó que si podía hacerle un favor muy grande. Le dije que sí, si estaba en mi mano. Con voz temblorosa me dijo: “¿Podría tocarlo?” Sí, hombre, le contesté. Y darnos un abrazo también.” Lloroso, me dijo: “Cuando diga en el pueblo que he abrazado al Hombre del Tiempo no se lo van a creer”. Y se fue tan contento con su bicicleta. Para que se vea la popularidad que puede dar la televisión.
En cuanto a preguntas desagradables, la verdad es que la gente es tan bondadosa que no las he tenido. Pero sí me molestaba que alguien me preguntase: “¡Ah!, además de en televisión me he enterado que trabaja usted en Iberia”. Y es la ocasión de aclarar que en todas mis ocupaciones retribuidas he cumplido a conciencia con mi cometido, pues lo que pagaban no era entonces suficiente para mantener una familia con 9 hijos. Pero también quiero decir que en ninguno de mis empleos retribuidos he sido yo el que ha fijado la cantidad a percibir, porque si hacía lo que me proponían era porque podía y me gustaba.

 


Figura 6.- Imagen reciente de Eugenio Martín Rubio.

Para finalizar, dos preguntas respecto a su visión del futuro:

A. ¿Cuál cree que es el futuro de la meteorología y de los “hombres y mujeres del tiempo”? Con tantos aparatos y toda la información disponible en Internet…
Creo que la información meteorológica para el público será cada vez más precisa y a largo plazo. Pero siempre habrá un margen de incertidumbre por la cantidad de variables que intervienen en la cocina del tiempo, no sólo de origen humano y terrestre sino también de origen espacial.

B. ¿Ha cambiado el tiempo? Es decir, respecto al cambio climático… ¿Se nota el cambio en la climatología? ¿Qué piensa usted sobre ello?
Naturalmente que el tiempo cambia, pues hay ciclos que tienen en parte origen extraterrestre y aunque hay que cuidar y preservar la atmósfera en la que vivimos, no se puede asustar a la gente con cambios climáticos en plazos centenarios o milenarios, como si fueran a ocurrir mañana.
Es cierto que el hombre está ensuciando la atmósfera, pero no es menos cierto que también lo hacían los neandertales con sus hogueras para defensa de las fieras, los rayos quemando bosques, los volcanes lanzando a la estratosfera millones de toneladas de cenizas y gases, las luces de gas, las chimeneas quemando leña o carbón en todos los hogares y ahora el gas. Pero lo peor es que la electricidad que creemos limpia no toda es de origen hidráulico o nuclear, sino en su mayor parte quemando fuel o gas en las centrales. Pero no hay que olvidar que hace unas semanas comenzó a funcionar el acelerador de partículas europeo que ayudará en la búsqueda de una fuente de energía limpia y casi gratis. Pero tenemos que seguir quemando menos combustibles e ir plantando más árboles hasta que la nueva era de la energía limpia llegue. Más que la climatología, nos tiene que preocupar la política y la sociología. Mientras mueran tantos niños, haya tantas enfermedades y tanta hambre y sed en el mundo, parece un poco infantil preocuparse del CO2 en un plazo de siglos o milenios.

Principales datos biográficos de Eugenio Martín Rubio

Lugar y fecha de nacimiento: Hoz de Anero, Ribamontán al Monte, Cantabria el 14 de noviembre de 1923
Casado, con 9 hijos, 18 nietos y 2 bisnietos.
Residencia y estudios: Elche (Alicante), Onteniente (Valencia), Madrid y ya jubilado en Alicante.

 


Figura 7.- Eugenio Martín Rubio de niño junto al Ford T de su padre.

 

Figura 8.- Eugenio Martín Rubio de niño en la escuela pintando en la pizarra.

Empleos y cargos ocupados:
– Jefe de Observatorio Meteorológico. Cabecera de pista del Aeropuerto de Madrid-Barajas.
– Jefe del departamento de Meteorología Operaciones de Vuelo en Iberia Líneas Aéreas y profesor de Meteorología Aeronáutica en el departamento de Instrucción.
– Asesor de Dragados y Construcciones en los movimientos de la flota de dragas y en obras portuarias, como el superpuerto de Bilbao.
– Hombre del Tiempo en TVE durante 25 años en el Telediario de la noche y presentador del programa semanal “El Tiempo para el Campo”.

Otros cargos:
– Fundador y primer presidente de la Comisión Nacional de Aerostación.
– Fundador del Club de Aeróstatos Madrid.
– Secretario de la Federación Nacional de Vuelo Libre (Alas Delta) en su fundación.
– Asesor meteorológico y participante varios años en la Vuelta Aérea a España organizada por el RACE.
– Miembro del equipo español en los campeonatos del mundo de Vuelo sin Motor en Polonia 1968.
– Presidente del Veteran Car Club de España, en la década de los 70.

Distinciones:
– Designado Trasmerano Relevante de Cantabria en el año 1990.
– Orden Civil del Mérito Agrícola. 1968, por su colaboración en la campaña televisiva para la prevención y extinción de incendios forestales.
– Premio Especial Ondas 1977.
– Cruz al Mérito Deportivo Aeronáutico.
– I Insignia de Oro y Brillantes del Aerostación Club Astur 1986.
– I Trofeo General Vives 1996.

Miscelánea:
– En los años 30 hizo excavaciones arqueológicas en la cuenca del Vinalopó, encontrándose en varios museos nacionales sus hallazgos.
– En los 40 formó parte del equipo español de estudiantes que participó en la construcción de los canales de Madurodam, Miniaturstad, en La Haya.
 – Aprendió a volar en el Cerro del Telégrafo, Madrid y a navegar en Volendam, Países Bajos.
– Galardonado con el primer premio de los juegos florales de La Granja, Segovia 1947.
– Realizó el barómetro de mercurio inventado y diseñado por el meteorólogo español  Coronel Pita, que obtuvo medalla de oro en la Exposición Universal de Bruselas en 1958.
– Reconstructor de numerosos vehículos antiguos y clásicos, y organizador de rallies de coches históricos, entre ellos el Madrid-Benidorm-Madrid.
– Organizador y participante de numerosas pruebas aeronáuticas deportivas.
– Ha patroneado diversas embarcaciones en regatas náuticas y torneos de pesca.
– Colaborador en varias revistas, periódicos y emisoras, como La Hora, La Gaceta del Norte, Nuevo Diario, Ábrego, 3 E, Radio Juventud, Radio España y Radio Nacional.

NOTA DE LA RAM: Desde la redacción de la revista le damos las gracias a Eugenio Martín Rubio por permitirnos reproducir esta interesante entrevista, deseándole un largo y feliz retiro por tierras alicantinas.

3 pensamientos en “Entrevista del mes: Eugenio Martín Rubio

  1. JOAQUÍN

    COMO PERSONA Y PROFESIONAL EXCELENTE, SIENTO MI MÁXIMA ADMIRACIÓN HACIA ÉL.

  2. Ézzquiel

    Entrañable meteorólogo de los años70. Siempre le recordaremos como uno de los grandes de la información meteorológica.

  3. Faustino López Gamazo

    Un cordial saludo a Don Eugenio y a tus hijos en especial a Juan Ramón y a Eugenio
    Tino: XXIII promoción de Pilotos de Complemento y BX (Spantax)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *