Analizando los huracanes con micrófonos subacuaticos y microondas

Los hidrófonos son muy utilizados en muchas tareas marinas. Recientes trabajos apuntan su potencial utilidad para analizar la intensidad de los vientos de un huracán de forma detallada. Los huracanes son uno de los sistemas atmosféricos más destructivos en la tierra, pero a pesar de la mucha atención que se les presta, todavía pueden desafiar nuestros pronósticos.

Colaboraciones de la RAM Colaboraciones de la RAM 09 Jun 2004 - 14:59 UTC

Los hidrófonos son muy utilizados en muchas tareas marinas. Recientes trabajos apuntan su potencial utilidad para analizar la intensidad de los vientos de un huracán de forma detallada.

Los huracanes son uno de los sistemas atmosféricos más destructivos en la tierra, pero a pesar de la mucha atención que se les presta, todavía pueden desafiar nuestros pronósticos. Una de las dificultades es obtener buenas medidas de velocidad del viento. Las tomadas por aviones que se internan en ellos son exactas, pero demasiado costosas para las naciones pobres, como es el caso de Bangladesh una de las naciones más afectadas por dichos fenómenos. Las medidas basadas en los satélites son baratas pero más inexactas, produciendo las estimaciones que pueden llegar al 40 por ciento en el error, según Nicholas Makris de Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Como compromiso, Makris propone el uso de micrófonos subacuáticos, llamado hidrófonos. Incluso debajo del agua, el viento es ruidoso, y se ha sabido el nivel de decibelio medido está relacionado con la intensidad del viento.

Pero no fue hasta 1999, cuando el huracán Gert pasó casi directamente sobre el hidrófono de un sismólogo en la dorsal de la mitad del Atlántico. Los científicos tuvieron una oportunidad de probar si esta relación también se puede aplicar a velocidades de un viento más fuerte como es el caso de los huracanes. Makris comparó los registros del hidrófono con las velocidades del viento medidas por un aeroplano. Cuidadosamente trazando la trayectoria de la tormenta, podía correlacionar el ruido con la velocidad del viento directamente sobre el hidrófono mientras la tormenta se acercó. Él encontró incluso que las intensidades del huracán, el ruido subacuático se podría utilizar para medir la velocidad del viento con un error de solo del cinco por ciento.

Desafortunadamente, el hidrófono mide solamente lo qué está pasando por encima directamente él, así que si el huracán pasa demasiado lejos, revelaría solamente lo qué está sucediendo en la periferia. Pero con los hidrófonos, que cuestan solamente 1/4.000 respecto al coste de un aeroplano, los científicos pueden lanzar una red de ellos en las trayectorias de los huracanes y todavía ahorrar dinero. Makris presentó sus resultados en la reunión del 2004 de las Ciencias del Océano de la Unión Geofísica Americana, AGU.

En la misma reunión, Chelle Gentemann, de Sistemas de Teledetección Remota, trató otro problema de pronóstico: los cambios en la intensidad de un huracán cuando las tormentas cruzan las trayectorias.

Los vientos del huracán mezclan las aguas superficiales calientes con otras más frías subyacentes, dejando una estela "fría" que pueda reducir y “humedecer” la intensidad de una tormenta subsiguiente. Los modelos numéricos pueden explicar esto, pero solamente si los predictores saben las localizaciones y las intensidades de las estelas. Tradicionalmente, esto se hace con los instrumentos espaciales que miden la temperatura del agua en los canales infrarrojos, pero eso funciona solamente si no hay nubes en el camino. Gentemann trazó estelas del huracán usando un nuevo satélite que utiliza microondas que-penetra en las nubes para medir la temperatura superficial del mar. Cuando Gentemann utilizó estos datos para modelar las intensidades de tormentas en el Océano Pacífico, obtuvo un aumento del 12 por ciento en la exactitud de los pronósticos a + 72 horas, "que representa probablemente el mejor aumento de una década," dijo Gentemann dicho.

Esta entrada se publicó en Noticias en 09 Jun 2004 por Francisco Martín León
Publicidad