Se avecinan temperaturas “anómalamente cálidas”, ¡de hasta 25 ºC!

Mañana las temperaturas registrarán un moderado ascenso en muchos puntos del país, con máximas que rondarán los 25 ºC en puntos prelitorales del Cantábrico y Mediterráneo. ¡Tiempo de abril o mayo!

Juan José Villena Juan José Villena 21 Feb 2019 - 07:00 UTC
Calor
Los amantes del sol y el calor están de enhorabuena. Sí, en pleno febrero.

Las temperaturas ya llevan unos días subiendo, sobre todo las máximas, pero está previsto que mañana repunten de forma más notable. Nuestro país está en plena cresta anticiclónica, al este de las profundísimas borrascas que merodean el Atlántico. Tal circunstancia será aprovechada por el aire topical para trepar hacia el norte sobre nosotros. En las próximas 48 horas el ambiente primaveral llegará hasta la península escandinava y, de camino, batirá algunos récords. Parafraseando a la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el viento del sur dejará temperaturas “anómalamente cálidas” en el oeste de Europa.

Este escenario de altas presiones en las últimas semanas se está repitiendo hasta la saciedad. Así es imposible que llueva. En la Región de Murcia si no hay precipitaciones antes de que acabe el mes, que es lo más probable, este invierno se convertirá en el más seco de la serie histórica. Al menos en un buen puñado de observatorios. Desde el 1 de enero las lluvias solo alcanzan los valores normales en el extremo norte peninsular. A orillas del Mediterráneo y en el sur de Canarias muchas zonas no acumulan ni una cuarta parte. Ahora a la aridez se sumarán temperaturas “muy pocas veces vistas” en estas fechas, avisa la AEMET.

Temperaturas máximas de 25 ºC

En las próximas horas las temperaturas ya se plantarán en la marca de 22 ºC las ciudades de Sevilla y Badajoz, y Bilbao llegará a los 21 ºC. En el resto de la Península el mercurio se acercará a los 20 ºC, salvo a orillas del Mediterráneo donde las brisas amortiguarán el ascenso. Mañana ni siquiera el viento marítimo podrá con el repunte. En las horas centrales el ambiente será de finales de abril o mayo. Según el modelo ECMWF, Girona y Bilbao llegarán a los 23 ºC; Pontevedra, Zaragoza y Valencia a los 22 ºC, y no serán los registros más altos. En amplias áreas prelitorales del este de la Península, Cantábrico y del valle del Guadalquivir se alcanzarán los 25 ºC.

En la ciudad de Zaragoza es probable que la temperatura máxima bata el récord histórico para el mes de febrero: los 22,5 ºC del 18 de febrero de 1978. Si no mañana, el sábado. El fin de semana deparará un ligero descenso de temperaturas en el noroeste peninsular y en la vertiente mediterránea. Sin embargo, los valles del Ebro y Guadalquivir continuarán a la suya, con registros de entre 23 o 25 ºC, e incluso superiores. En el sur de Galicia, Pontevedra y Ourense seguirán abonados a los 22 ºC.

Eso sí, por la noche y la mañana que nadie se confíe porque, como dice el refranero, “En febrero un rato al sol y otro al humero”. En las madrugadas hará frío e incluso helará en las depresiones interiores. Eso incluye a Madrid o Albacete. Chaquetas y bufandas mañaneras para evitar resfriados.

Publicidad