tiempo.com

La segunda mitad de marzo será inestable, el 'jet stream' da pistas

Un chorro más ondulado y debilitado favorecerá el desplazamiento de anticiclones y borrascas fuera de sus latitudes habituales, por lo que marzo continuará trayendo cambios en el ámbito meteorológico.

La variabilidad, con cambios importantes en las temperaturas y la distribución de las precipitaciones, serán habituales esta segunda quincena de marzo.

Marzo es un mes en el que el calentamiento en el hemisferio norte empieza a manifestarse como consecuencia de una radiación solar cada vez más intensa. La circulación atmosférica responde a este cambio, por esoes habitual que el potente chorro polar que predomina en los meses de enero y febrero deje de ser tan estable provocando cambios a escala planetaria.

Las ondas de Rossby empiezan a ser más habituales y profundas, así la circulación se ondula e inestabiliza. En este mes de marzo esta tendencia parece que puede resultar ser aún más marcada de lo habitual, el vórtice polar y la circulación en latitudes altas está manifestando un claro debilitamiento en los niveles más altos que poco a poco se irá propagando a capas cada vez más bajas.

Esto tiene consecuencias directas en la Península Ibérica como ya lo hemos podido comprobar estas semanas anteriores. Marzo ha comenzado desmarcándose de la estabilidad predominante en febrero, permitiendo el paso de frentes por la Península y alternando con dorsales anticiclónicas móviles que han hecho oscilar las temperaturas muy notablemente. Incluso hemos tenido importantes temporales de viento durante los primeros días del mes, como el producido por la borrasca Karine.

El tiempo variable probablemente se acentuará en la segunda quincena

Esta situación parece que puede prolongarse e incluso acentuarse de cara a la segunda quincena del mes. Ya lo notaremos estos próximos días con la llegada de una Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) que traerá un episodio de precipitaciones intensas en buena parte de la Península y nevadas abundantes en los sistemas montañosos y sus proximidades. No obstante, esta situación cambiante puede prolongarse en el tiempo, tal y como insinúa el modelo del Centro Europeo de Predicción a Plazo Medio (CEPPM o ECMWF).

Tras el probable temporal previsto a partir del domingo, es muy probable que volvamos a quedar transitoriamente bajo la influencia de las altas presiones, recuperándose las temperaturas y remitiendo las precipitaciones. Sin embargo, el anticiclón esta vez ascenderá de latitud pudiendo situarse sobre las Islas Británicas y el Mar del Norte, lo que permitiría de nuevo el paso de bajas o su aislamiento en el área mediterránea de Europa, pudiendo afectar también a la Península Ibérica.

Las temperaturas experimentarán cambios bruscos

Con esto, la evolución de las temperaturas será bastante variable aunque con tendencia a mantenerse en promedio en torno a los valores normales para la época del año. Algo similar puede suceder con las precipitaciones, que pueden incluso ser superiores a las habituales especialmente en áreas del este peninsular; siendo menos abundantes, pero no improbables, hacia el noroeste.