Adivinanza: "golpe de viento recio y poco durable", ¿qué es?

¿A qué me estoy refiriendo? Unas pistas, es característico del inicio de una tarde calurosa de verano y lleva el título de una obra de teatro. ¡Veámoslo a continuación!

Ventolera, golpe de viento recio y poco durable, que puede dar más de un susto veraniego.
Los "golpes de viento recio" y poco durable pueden dar más de un susto veraniego.

El viento es el "aire en movimiento". Y es debido a la diferencia de pre­sión que existe entre los distintos puntos de la atmósfera, desplazándose de las zonas de altas presiones (anticiclo­nes) a las zonas de bajas presiones (bo­rrascas) intentando contrarrestar la diferencia existente entre ellas.

Hay una clara relación entre la presión atmosférica y la temperatura del aire, por tanto, las diferencias de presión son debidas a su vez por diferencias de temperatura o por un calentamiento desigual al que se ve sometida la Tierra. Por tanto, la impor­tancia del viento es enorme por su papel regulador, tanto de las distintas temperaturas debidas a la diferente radiación solar que llega a la superficie terrestre, como de la cantidad de vapor de agua presente en la atmós­fera.

En el movimiento general, de las altas a las bajas presiones

Si el viento solo fuera debido a la diferencia de presión, siempre soplaría de los anticiclones a las borrascas, algo que ya sabemos no suele ocurrir. Además, su tra­yectoria no es rec­tilínea como en un prin­cipio podíamos pensar, sino espiral.

En nuestro planeta, al girar sobre su eje de oeste a este, la rotación terrestre influ­ye en el movimiento del viento, impidiendo que se despla­ce en línea recta y dándole un giro hacia la derecha en el hemisfe­rio norte y hacia la izquierda en el sur. Esta desvia­ción es resul­tante de la fuerza ejercida por el movimiento de rota­ción de la Tierra, y se conoce con el nombre de fuerza de Coriolis. Su valor es máximo en los polos y mínimo en el ecuador.

Por tanto, el aire se dirige con veloci­dad crecien­te hacia el centro de las ba­jas presiones, gi­rando en sentido con­trario a las agu­jas del reloj en el hemis­fe­rio norte, y al re­vés en el Sur. En los anticiclones el senti­do de giro es inverso al de las bo­rras­cas, siendo la velocidad del vien­to que sale de su centro muy es­casa en gene­ral.

Otra fuerza que influye en el desplazamiento del aire es la de fricción, fundamental en las capas bajas atmosféricas, donde el rozamiento con el suelo es muy importante, lo que provoca que el camino que sigue el viento en su movimiento lo podamos conside­rar paralelo a las líneas de presión o isobaras, aunque cruzándolas ligera­mente.

En el movimiento local, origen térmico

Ahora que tenemos más claro cómo se mueve el viento en los desplazamientos generales, iniciado con la diferencias de presión y, por tanto, también con las diferencias de temperatura, pasemos a continuación a los movimientos más locales.

Una obra de teatro de los Hermanos Álvarez Quintero, estrenada en 1944 por la gran actriz Lola Membrives, lleva el nombre del “golpe de viento recio y poco durable”, como define la RAE a la ventolera. Y, ¿a qué se deben estas rachas fuertes y cuándo son más probables?

Estos golpes de viento tienen un origen térmico y, por tanto, están relacionados con la radiación solar, cuanto más intensa más posible son de producirse. Estoy dando una pista para la respuesta a la segunda pregunta, serán más probables cuanto más caluroso sea el día y en el momento de mayor calentamiento del suelo, es decir, en verano y a primeras horas de la tarde.

Un día tranquilo de playa puede terminar en un susto si la sombrilla no está suficientemente sujeta.
Un día tranquilo de playa puede terminar en un susto si la sombrilla no está suficientemente sujeta.

Pensemos en una jornada veraniega de fuerte insolación y alta temperatura, con el viento en superficie casi en calma. Al estar en una situación anticiclónica la atmósfera se encuentra muy estratificada, sobre todo en las cercanías del suelo, por lo que el viento no será relevante.

Con el paso de las horas la gran radiación solar calentará la tierra, se empezarán a formar burbujas de aire caliente y se iniciará una pequeña turbulencia en las capas junto al suelo. Al seguir subiendo la temperatura el régimen turbulento se irá extendiendo hacia arriba.

Sabemos que el viento se ve influenciado en las capas bajas por el rozamiento, es la zona denominada capa de fricción, y por encima de ella se sitúa lo que se denomina atmósfera libre, localizada entre los 600 y 1.000 metros de altitud.

Aunque junto a la superficie tengamos una ausencia casi total de viento, en la atmósfera libre sí que existe algo de movimiento. Según crezca la turbulencia hacia arriba terminará provocando un pasillo de unión por donde se colará el viento hacia el suelo, dando lugar al golpe de viento recio y poco durable, es decir, a la ventolera.