Tiempo del fin de semana: entre dos 'gotas frías'

Durante los próximos días esperamos un ambiente variable en casi todo el país. Las protagonistas de estos cambios serán dos gotas frías: la primera afectará a Canarias, la segunda a la Península Ibérica. ¿Lloverá con fuerza? Te lo contamos.

Samuel Biener Samuel Biener 15 Feb 2019 - 10:55 UTC
Arco iris
Durante los próximos días esperamos un ambiente variable en buena parte del país. La primavera ya toca a la puerta.

Tras unas semanas en las que el viento del oeste y noroeste han sido los protagonistas del panorama sinóptico, con el desplazamiento de las altas presiones hacia Centroeuropa, el poniente ha cedido su dominio a los vientos húmedos procedentes del Mediterráneo. Este anticiclón de bloqueo en el corazón del Viejo Continente impide que las borrascas atlánticas puedan aproximarse a nuestro territorio.

A corto y medio plazo el jet stream presentará una serie de ondulaciones -dorsales o crestas anticiclónicas y vaguadas-, sinónimas de tiempo variable. También es una señal de que estamos a las puertas de la primavera, el invierno climatológico acaba el 28 de febrero, y la atmósfera se muestra más dinámica.

Precisamente, dos vaguadas serán las responsables de los cambios en las próximas horas y días. O mejor dicho, dos vaguadas que se desgajarán y aislarán -por lo que ya hablaríamos de gota fría/DANA- en las proximidades de la Península Ibérica y de Canarias. Los cambios ya han llegado al archipiélago canario, mientras que el resto tendremos que esperar, como poco, hasta la segunda mitad del domingo.

La primera gota fría, a Canarias

En las últimas horas, una vaguada se ha desgajado sobre la vertical de Canarias, por lo que la inestabilidad ha ido a más y vamos a tener unos días muy variables, con chubascos irregulares, especialmente en las islas centrales y orientales, que puntualmente irán acompañados de tormenta y que serán en forma de nieve en zonas altas de Tenerife.

Esta primera gota fría se irá desplazando hacia el norte de África durante el fin de semana, debilitándose. Sin embargo, aún cumplirá una última misión antes de desaparecer. Durante el lunes se producirá otro descuelgue, en este caso sobre la vertical peninsular, y la primera gota fría podría ejercer de atractora y ayudar a que el nuevo descuelgue, que será más potente que el de Canarias, se aísle sobre el sur peninsular.

Sin embargo, antes de que suceda esto, de cara al domingo un frente asociado a una profunda borrasca que circulará entre Islandia y las Islas Británicas afectará al extremo noroccidental peninsular. Entre el domingo y el lunes, el desplazamiento hacia el noreste de la dorsal estrangulará a la vaguada, y a partir de ese momento hay bastante dispersión en los mapas.

La segunda, afectará a la Península Ibérica

Dependiendo de la evolución y de la trayectoria de esta gota fría, que se verá atraída por los restos de la primera, las precipitaciones podrían llegar a más o menos zonas, o ser localmente intensas en algunos puntos de la Península Ibérica. No acaba de haber unanimidad entre los modelos, pero al menos podemos tener una situación algo más favorable para aquellas regiones en las que las precipitaciones han sido escasas en las últimas semanas.

La inestabilidad durará poco. A partir de mediados de la semana que viene la cresta anticiclónica se reforzará, con máximos en superficie en Centroeuropa y Europa Oriental. De nuevo, un bloqueo en omega que durante un tiempo puede impedir que la inestabilidad alcance a nuestras tierras.

Publicidad