Septiembre de 2019, se tiemble

Pensábamos que los meses anteriores habían tenido grandes extremos pero llegó septiembre, que pocos lo entienden, y mientras en Galicia se bañaban... en el Levante se inundaban. Veamos con detalle su evolución.

Fernando Llorente Fernando Llorente 04 Oct 2019 - 09:29 UTC
moto acuática ap7
Un miembro de los servicios de rescate cruza la autopista AP-7 en moto acuática durante las inundaciones. EFE/MORELL.

La primera decena de septiembre ya nos dió señales de sus extremos. Aún se superaba la barrera de los 40 ºC, concretamente 40.1 ºC en el onubense El Granado, cuando se bajó en el llano de los 0º por primera vez desde primeros de junio, con -1,0 ºC el 7 en Palacios de la Sierra, Burgos. Cifras que fueron eclipsadas por las precipitaciones importantes de Baleares, de hasta 200 l/m2.

Pero eso no era nada en comparación con las lluvias que provocó una DANA entre los días 10 y el 15, que azotó el área levantina, el archipiélago balear y otros puntos del este peninsular, con tormentas y granizo grande, graves inundaciones y daños personales.

Temperaturas calurosas

Las máximas se han mantenido superiores a lo normal en la mayoría de las regiones, sobre todo en el suroeste de la Península al principio y final del mes, en Galicia a mediados y en las islas Canarias a finales.

En estaciones de AEMET, el valor más alto mensual se alcanzó en El Granado el día 5, con los ya mencionados 40.1 ºC. Otros valores a destacar, por ser más inusuales en estas fechas, son los 37 ºC el día 13 en Ponteareas, Pontevedra o los 36 ºC medidos el día 30 en San Cristobal de La Laguna, Llano de los Loroes en Tenerife.

Los valores nocturnos han continuado siendo entre normales y algo superiores a lo normal, con la salvedad de algunas zonas de la meseta norte, provincias de Zamora, Burgos, Segovia y Soria, destacando como valores más bajos los registrados el día 28 en Puebla de Sanabria, Zamora, con -1.8 ºC.

Precipitaciones desastrosas

Si en puntos del suroeste peninsular y en zonas de las islas Canarias apenas han visto alguna gota, en el área levantina y en áreas de las islas Baleares las inundaciones han sido importantes y muy graves. Podemos hablar de un mes desastroso desde el punto de vista del aporte hídrico.

La DANA que a mediados de mes afectó principalmente a las islas Baleares y al sureste peninsular, propició que se batieran varios records de precipitación. En la jornada del 12 se superó el valor absoluto de precipitación en un día en los observatorios principales de AEMET de Almería aeropuerto, con 99.3 l/m2, el anterior era de 1989; en Alicante aeropuerto, con 152.6 l/m2, el anterior era de 1997 y en Murcia, con 169 l/m2, el anterior era de 2012.

En otros observatorios de AEMET, durante los días en los que esta DANA estuvo activa, se han llegado a acumular cantidades enormes de agua, destacando dos estaciones de la provincia de Alicante, con 452.4 l/m2, en Beniarres, o los 425 l/m2, en Orihuela.

Por el contrario, en casi todo el extremo oeste peninsular (salvo el extremo occidental de Galicia), casi todo Aragón, oeste de Cataluña y en la mayor parte del archipiélago Canario, la precipitación recogida apenas ha llegado a los 10 l/m2. En todas estas áreas el porcentaje de la precipitación normal en septiembre, en conjunto, ha sido muy inferior a la media, sin llegar ni tan siquiera al 50% del valor normal.

Embalse de Buendía, al 13% de su capacidad.
Embalse de Buendía, al 13% de su capacidad. Fuente: La Voz del Tajo.

En cambio, en la franja central peninsular, el sudeste de la Península y en casi todas las islas Baleares, han tenido precipitaciones por encima de su media, incluso alcanzando más del 300 % en muchas áreas de Castilla La Mancha, Andalucía oriental, Murcia, Alicante e Ibiza.

Consideraciones finales

La evaporación, en su conjunto, ha sido superior a lo normal, con un porcentaje de humedad del suelo sobre la capacidad máxima que solo supera el 50% en casi todo el extremo septentrional peninsular, en el extremo sudeste de la Península y en puntos de las islas Baleares. Mientras tanto, en Extremadura, Andalucía occidental, áreas del valle del Ebro y el archipiélago Canario se encuentran con tan solo un 10%. La sequía sigue con nosotros, ¡cuidado!

El agua embalsada en nuestros pantanos está a tan solo el 41,08% de su capacidad máxima, con un pérdida mensual aproximada del 3%, y se mantiene un 13% por debajo de la media de los últimos 10 años en el agua embalsada en España y también un 12% por debajo de la misma semana del año pasado.

Publicidad