StoreWindows10

La precipitación que no cae: la 'lluvia silenciosa'

¿Son importantes las nieblas? En las Islas Canarias mucho, en los últimos años se han convertido en un gran aporte hídrico para el archipiélago. Aportan la 'Lluvia oculta' o 'Lluvia silenciosa'. A continuación te contamos un poco más sobre la influencia de este meteoro.

Natacha Payà Natacha Payà 12 Dic 2018 - 12:30 UTC
Tenerife niebla
Paisaje canario, suelo volcánico y nubes bajas. Nieblas de advección superando las montañas.

Las primeras semanas de diciembre han estado dominadas por un 'potente anticiclón' que ha sido noticia en casi toda España. La cantidad de nieblas que ha generado, se han convertido en las protagonistas de muchas redes sociales. Las nieblas de radiación, provocadas por el enfriamiento nocturno y gracias a la ausencia de viento, han sido visibles en el interior de las depresiones, como por ejemplo en los valles del Ebro, del Duero y del Tajo.

En general, en cualquier balance hídrico, la niebla no toma la importancia que merece. Sin embargo, este meteoro proporciona una gran cantidad de agua oculta, ya que a su paso produce una cierta lluvia 'indirecta' bajo los árboles. El archipiélago canario es un claro ejemplo del proceso de captación del agua a través de la niebla.

Por su ubicación geográfica, las Islas Canarias poseen un clima excepcional. No suele haber días muy fríos y tampoco hace el bochorno y las altas temperaturas que se manifiestan en otros lugares del mundo con su misma latitud, como por ejemplo Marruecos o toda la franja del Sáhara donde tienen un clima cálido y seco. En este caso, el anticiclón de Las Azores y los vientos alisios juegan un gran papel dentro de lo que es el clima canario, acumulando abundante nubosidad en las vertientes septentrionales de las islas.

La importancia de los vientos alisios y del anticiclón de Las Azores

En verano, a pesar de que las lluvias escasean la formación de las nieblas es abundante, por eso cabe resaltar la importancia del agua aportada por este meteoro en los meses estivales de junio, julio y agosto. Todo ello es resultado de la posición del anticiclón cerca de Las Azores, es decir, más lejos del archipiélago canario, donde el recorrido de los alisios es más intenso y se cargan de humedad dando lugar al 'mar de nubes'.

En este caso cobran sentido los estratocúmulos -stratocumulus en latín-, un tipo de nubes aliadas al anticiclón que en su recorrido hacia el sur afectan a las islas. Este tipo de formación se crea a niveles muy bajos, desde la superficie hasta los 1500 metros de altura y están compuestas de pequeñas gotículas que se mantienen flotando. El origen de este tipo de nube está reforzado por la inversión térmica, donde se comprime el aire y se evita que se desarrolle de manera vertical.

Independientemente de que se compongan de pequeñas gotas de agua en suspensión, el diámetro de las mismas es tan pequeño -entre 0.001 y 0.04 micras- que rara vez dejan precipitaciones. Lo interesante de este tipo de nieblas es que las gotitas retenidas en su interior quedan a merced del viento que las dirige hacia las zonas de montaña para chocar contra la vegetación. Otro rasgo que caracteriza a Canarias es su gran número de días con nieblas de advección, casi un 45% al año.

Atrapanieblas
'Atrapanieblas' dispuesto en el Alto Parache, Chile. Fuente: Nicole Saffie, Wikipedia.

Obtención de agua a través de la niebla

Desde hace varios años, en diferentes partes del mundo se han llevado a cabo estudios para la recogida artificial del agua. En el caso de Canarias, su captación a través de la niebla ha sido posible, entre otras cosas, gracias a los trabajos de campo de Mª Victoria Marzol Jaén, profesora de la Universidad de La Laguna en Tenerife, haciendo también estudios para Chile, Perú y Marruecos.

Según la climatóloga, la obtención de agua a través de la niebla en el archipiélago canario tiene un carácter estacional, siendo mayor en verano e inferior en invierno. También aumenta en las horas donde no hay sol. Para ello se han instalado unas pantallas de malla dentro de los bosques de laureles y laurisilvas por ejemplo en Tenerife, imitando las hojas de los pinos, para que esas gotitas queden 'atrapadas' en los filamentos y así caer a la base cuando se choca con el 'atrapanieblas'.

Las pantallas pueden ser variables, de diferente tamaño, grosor y material para así poder comparar la capacidad de captación de cada una y si son eficaces con los distintos tipos de niebla. Una buena orientación es primordial para un buen resultado y la altura de éstas hacia el suelo. El récord dentro de las Islas Canarias lo tenemos en Tenerife en agosto del 2000, donde se pudieron recoger más de 60 litros por metro cuadrado en tan solo un día, en el Parque Rural de Anaga, al nordeste de la isla.

Publicidad