tiempo.com

Cómo interpretar las mangas de viento de las carreteras

Lo que para muchos es un simple elemento decorativo en las carreteras, para los profesionales de todo tipo de transporte es un seguro de vida. ¿Cómo podemos conocer el viento exacto que sopla mirando una manga de viento?

Manga de viento
Una manga de viento con sus colores característicos.

Llaman mucho la atención cuando vamos por carretera y sus colores son inconfundibles. Las mangas de viento están repartidas a lo largo de todo nuestro territorio, siempre en un lugar bien elevado gracias a un largo mástil para que nada impida su visión, y sus franjas blancas y rojas hacen que destaque sobre cualquier color del cielo.

Las mangas de viento sirven para conocer la dirección y la fuerza del viento. Suelen estar situadas en zonas en las que el viento puede representar un problema o es necesario conocerlo para algún tipo de actividad. Así como las señales de viento peligroso son estáticas, las mangas son dinámicas y permiten conocer de forma instantánea cómo se comporta el fenómeno meteorológico. El viento, al ser invisible, puede llegar a ser muy peligroso.

No hay que ser un gran experto para aprender a conocer lo que nos indican las mangas. El cono siempre estará apuntando hacia donde se dirige el viento. Justo lo contrario que indican las veletas, que apuntan al lugar de donde viene el viento. En cuando a la intensidad, si la manga está caída el viento es inapreciable, pero a veces se levanta totalmente. Lo que muchos desconocen es que se puede saber con precisión el viento que sopla en cada momento.

Calculando el viento que sopla exactamente

Las mangas de viento no están pintadas con franjas blancas y rojas por capricho. Cada una de estas franjas nos está dando un valor muy importante: la velocidad del viento. Para los usuarios de turismos puede que esto no tenga sentido, pero para algunas personas esto les puede llegar a salvar la vida.

Los más observadores habrán comprobado que las mangas no son rígidas. Cuando el viento es casi nulo, la manga está flácida. A medida que el viento se incrementa, no se levanta toda la manga entera, sino que lo hace de forma gradual. Un trozo se coloca erguido horizontalmente y y el resto queda flácido. Con esto podremos saber qué viento sopla.

Manga de viento
Manga de viento indicando una velocidad aproximada de 5,5 km/h

Ahora que ya conocemos las características de la manga ya estamos en disposición de calcular el viento. Cada una de las franjas que esté levantada por el viento, sea del color que sea, indica un incremento del viento de 3 nudos. O lo que es lo mismo, aproximadamente 5,5 km/h. De esta manera, si la manga solo tiene el primer tramo de un color en horizontal, el viento soplará a 5,5 km/h, pero si hay tres, ya lo hará a 16,5 km/h.

Dónde podemos encontrarlas

Puede que nunca les hayamos prestado importancia, pero en algunas zonas de España la información que facilitan las mangas es crucial en las carreteras. Vamos a poner un ejemplo. El tramo de la autopista AP-7 que cruza el valle del Ebro por la provincia de Tarragona tiene estas mangas. Un conductor de camión podrá saber con antelación viendo la manga a lo lejos cómo tendrá que adaptar su conducción y reducir la velocidad dependiendo de la forma que adopte la manga. Los camiones con remolque tienen superficies laterales muy grandes que el viento puede volcar con facilidad.

Podemos encontrar estas mangas en otros lugares. En los aeropuertos las mangas dictan hacia qué dirección tienen que despegar y aterrizar los aviones ya que siempre suelen hacerlo en contra del viento. También las podemos ver en heliopuertos para facilitarles las maniobras a los pilotos.

No solo en el sector de transporte se pueden ver. En algunas zonas industriales, en fábricas e incluso en centrales nucleares indican el viento que hace. Con la ayuda de estaciones meteorológicas modernas, las mangas pueden ayudar a saber de forma muy rápida hacia dónde sopla el viento y así, alertar a la población que se encuentra en ese lugar en caso de accidente.