tiempo.com

Incendios dantescos en la Comunidad Valenciana por rayos. ¿Riesgo al alza?

La Comunidad Valenciana está en boca de todos por culpa de tres incendios forestales. Calculan, dos de ellos siguen muy activos arrasando centenares de hectáreas.

ACIF
El incendio en la Vall d'Ebo sigue descontrolado, lamentablemente las hectáreas van sumando. Fuente: ACIF Alcoy.

El sábado por la noche un rayo procedente de una tormenta seca provocó el incendio virulento en la Vall d'Ebo, al noreste de la provincia de Alicante. Otro, por el mismo motivo, se desató en Bejís el lunes por la tarde, al sur de la provincia de Castellón. Las condiciones meteorológicas con temperaturas muy altas, fuertes rachas de viento, el terreno seco y una orografía abrupta, hoy aún dificultan las labores de extinción en ambos escenarios.

Por el momento, las llamas han arrasado más de 11.500 hectáreas en la Vall d'Ebo, convirtiéndose en el incendio más devastador del verano en la Comunidad Valenciana, a parte del de Bejís que sigue descontrolado y el de Les Useres en la provincia de Castellón. Este último, afortunadamente, ya está estabilizado.

La situación actual de los incendios de Bejís y Vall d'Ebo

Los cambios en la dirección del viento han dificultado los trabajos de extinción en la Vall D'Ebo y su perímetro alcanza ya los 80 kilómetros. El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ayer manifestó que las llamas, lamentablemente, avanzaban rápidamente y que la superficie quemada superará las 12.000 hectáreas en la Vall d'Ebo y las 800 hectáreas en Bejís.

De entre los incendios, el pronóstico es más favorable para el de Bejís, ya que la humedad parece estar de su lado y esta tarde hay una alta probabilidad de lluvia. Los vecinos de las poblaciones cercanas han abandonado sus hogares por la proximidad de las llamas. Esta, sin duda, resulta una situación complicada por la desaparición de una parte muy importante del patrimonio natural de la Comunidad Valenciana por un detonante que, desafortunadamente, parece ir en aumento: los rayos.

Cada vez más rayos en Europa, un problema añadido

Según un estudio publicado en la revista Nature, la frecuencia de los eventos convectivos dañinos aumentará en Europa hasta finales del siglo XXI. Con esto se refieren a los rayos, granizo y fuertes ráfagas de viento. De hecho, se prevé que la eficacia de las tormentas con tiempo severo aumentará en prácticamente todas las regiones y en todos los escenarios climáticos hasta 2100.

Por ejemplo, en cuanto a los rayos, que son los principales causantes de incendios naturales no intencionados, irán en aumento en el noreste de la Península: Cataluña, Aragón, mitad norte de la Comunidad Valenciana y Baleares. Mientras tanto, en el noroeste, centro y sur parece que se mantendrán sin cambios o descenderán.

El calentamiento de la atmósfera a causa del actual cambio climático estará detrás de ese aumento considerable en la formación de rayos. Por cada grado que aumente la temperatura promedio global del aire, la caída de relámpagos se incrementará alrededor del 12%, según indica otra investigación publicada en la revista Science.

Para entenderlo mejor, el motivo de este aumento reside en la mayor cantidad de vapor de agua que se puede llegar a crear por el calentamiento global. El vapor de agua es el combustible para la convección profunda explosiva en la atmósfera. En resumen, a mayor humedad, las tormentas eléctricas se vuelven más comunes y, lamentablemente, más explosivas. Y esto, en un entorno boscoso cada vez más expuesto a largos períodos sin precipitaciones y al aire subtropical, podrá ser un problema añadido a otros endémicos y estructurales.