Semana Santa 2021: ¿cuándo es y qué tiempo suele hacer en esas fechas?

A tan solo un mes para que de comienzo la Semana Santa, muchos empiezan a preguntarse por el tiempo que tendremos en esas fechas. No habrá procesiones, pero sí vacaciones. Aquí hablaremos de los complejos rasgos climáticos que caracterizan a esa época del año.

Semana Santa Consulta nuestro especial El tiempo en Semana Santa
Semana Santa 2021
La Semana Santa 2021 no tendrá procesiones debido al coronavirus (Sevilla en la imagen), pero el tiempo será igualmente importante ante los recomendables planes al aire libre.

La Semana Santa de 2021 comenzará este año el 28 de marzo, día en el que se celebrará el Domingo de Ramos, y finalizará el 4 de abril. Este último día es el domingo tras la primera luna llena de la primavera y, por tanto, oficialmente el Domingo de Resurrección. Este criterio se ha usado ininterrumpidamente desde el Concilio de Nicea, en el año 325.


La Semana Santa cae del 28 de marzo al 4 de abril

Esto también implica que la Semana Santa puede variar de un año para otro en más de cuatro semanas, dependiendo de cuándo tenga lugar la primera luna llena después del día 21 de marzo. En una época tan cambiante como la primavera, puede haber bastante diferencia entre los escenarios de temperatura y lluvia dependiendo de si cae en la segunda quincena de abril o a finales de marzo.

Este año, la semana transcurrirá justo durante el cambio de mes, ocupando los primeros días de abril. Son fechas relativamente tempranas si las comparamos con las temporadas de 2020 y 2019, lo que implicaría que los valores más probables de temperatura o de lluvia sean diferentes.

Semana Santa entre marzo y abril: probablemente será fresca

Aunque no podemos elaborar una predicción al uso, sí que sabemos que marzo y abril son meses complicados, con abundantes precipitaciones y cambios frecuentes de temperaturas, características muy típicas de la época primaveral. La incertidumbre es la particularidad más destacable de esta época del año: se alternan los días cálidos con otros que pueden ser ventosos, fríos, lluviosos o tormentosos. Incluso es posible experimentar cambios numerosos y muy importantes dentro de un mismo día.

En abril la temperatura media en España es de 16,2 ºC aunque, dadas las fechas tempranas, lo más probable es que la Semana Santa tenga registros ligeramente más frescos.

Según los datos climatológicos de AEMET, en abril las temperaturas son 2 ºC más altas que en un marzo en promedio (16,2 ºC), aunque no hay que olvidar que las variaciones suelen ser enormes en función de las masas de aire o de la componente del viento. Pero sí hay que tener en cuenta que, dada las fechas tempranas, lo más probable es que los días de Semana Santa tengan temperaturas ligeramente por debajo de la media del mes de abril. Este mes suele registrar sus días más fríos durante la primera semana.

Ciudad Media de las temperaturas máximas (ºC)Media de las temperaturas mínimas (ºC)Días de lluvia
Sevilla23,411,18,1
Madrid18,27,710,3
Málaga21,411,16,8
Córdoba22,89,39,2
Granada20,669
Zaragoza19,67,98,5
Murcia23,39,76
Valencia20,811,57,3
A Coruña16,29,917
Valores normales del mes de abril. Fuente: AEMET.

De hecho, hay capitales de provincia en las que abril suele tener de media en torno a 2 días de nieve. Es el caso de Soria, Ávila, Burgos, Segovia, Teruel y León, ciudades en las que no sería la primera vez que amanecen teñidas de blanco en algún momento de la Semana Santa durante estos últimos años, si bien en el resto de capitales la probabilidad de que esto ocurra es muy baja.

En esas fechas, ¿dónde suele llover en España?

La lluvia media en abril en nuestro país es de 65 l/m2, veinte más que en marzo. Por lo que, a diferencia de la temperatura, que corre el riesgo de ser más baja cuanto más temprana sea la Semana Santa, la lluvia suele aparecer con menos frecuencia cuanto más pronto tenga lugar. En este caso, la probabilidad de una Semana Santa pasada por agua es ligeramente menor que en las de 2020 o 2019, pero aún así sigue siendo una época del año lluviosa. No es raro que al menos en un día de esta semana la inestabilidad sea protagonista.

En los últimos 20 años, la semana del 28 de marzo al 4 de abril solo ha sido anticiclónica en siete ocasiones. En los trece años restantes ha habido episodios de inestabilidad.

De hecho, si usamos como referencia la semana del 28 de marzo al 4 de abril de los últimos 20 años, nos encontramos con que sólo en siete ocasiones se ha presentado anticiclónica en casi su totalidad, habiendo manifestado en los otros trece años restantes algún episodio de inestabilidad destacable. Especialmente llamativa esa misma semana de los años 2007 y 2014, en los que la inestabilidad fue generalizada y persistente durante todo el periodo.

Fenómeno predominanteAños
Anticiclón (tiempo tranquilo)2001, 2005, 2006, 2008, 2011, 2015 y 2017.
DANA (tiempo tormentoso con chubascos)2002, 2003, 2004 y 2012.
Vaguada (frente frío)2000, 2009, 2010, 2013, 2016, 2018 y 2019.
Borrasca (inestabilidad persistente)2007 y 2014.
Tiempo predominante entre los días 28 de marzo y 4 de abril (2000-2019). Entiéndase predominante como al menos 4 días con una determinada configuración.

Abril suele estar entre los meses más lluviosos del año en el Valle del Ebro y entorno de Pirineos y el Sistema Ibérico, aunque pasa más desapercibido frente a otros meses como noviembre, diciembre o mayo en otras zonas del interior, Mediterráneo o de la vertiente Atlántica. En el norte peninsular abril cuenta con unos 15 días de lluvia apreciable, allí es bastante probable que al menos algún día de Semana Santa sea lluvioso. Esto contrasta con los litorales este y sur, y también con buena parte de los archipiélagos, donde la media es inferior a 8 días de precipitación. Si hablamos del total de lluvia mensual, en la fachada cantábrica y en el noroeste se superan los 200 l/m2 de media, mientras que en el extremo sureste y en la mitad oriental de Canarias los valores medios no pasan de 30 l/m2.

Consulta las primeras tendencias del tiempo en Semana Santa 2021 por nuestros expertos.

Por tanto, podemos concluir diciendo que las fechas ya de por sí son propensas a generar días de inestabilidad y lluvias. Aunque este año en particular, debido a que cae en los primeros días del mes, podría ser algo más fría y con una probabilidad de lluvia ligeramente inferior a la que existía en las temporadas anteriores, sin descartar por supuesto que se vea afectada por periodos de inestabilidad típicos de estas fechas.