tiempo.com

Un potente anticiclón "en omega" llevará el timón del tiempo en Europa

Un anticiclón de bloqueo vendrá acompañado de un colchón de aire suave en capas medias en el centro y norte del continente europeo.

Ginebra con un tiempo seco y estable
Suiza será uno de los países europeos 'afectado' por ese bloqueo anticiclónico y por el colchón de aire suave en capas medias.

Las piezas atmosféricas están cambiando respecto a la dinámica de los dos primeros meses del año. Una zona de altas presiones basculará desde las Islas Británicas hasta los países escandinavos a lo largo de los próximos días y se fortalecerá. Cabe destacar la 'morfología' de esta 'pieza anticiclónica': se formará un 'bloqueo en omega', especialmente a partir de la segunda mitad de la semana.

Se trata de una dorsal de aire muy estable con una estructura muy alargada, que recuerda a una 'campana'. La presencia de esta masa de aire y borrascas en el Atlántico inyectarán un flujo de componente sur en el centro y norte del continente europeo, con temperaturas suaves para la época del año y ausencia de precipitaciones.

Anticiclón omega con tres particularidades

La primera particularidad la encontramos en la distribución geográfica: se producirán temperaturas suaves (o poco invernales) en una estrecha franja que abarcará desde Suiza hasta la Península Escandinava, pasando por el Benelux y las repúblicas Bálticas.

La segunda singularidad es la "altitud" del colchón cálido o suave. Observando los distintos modelos, encontraremos ese manto de aire un poco más templado a unos 850 hPa, es decir, a cotas medias de las montañas.

Esta semana será muy suave en las estaciones alpinas, con efecto 'föhn', especialmente en la vertiente suiza, que podrá disparar los termómetros hasta los 15 o 16 ºC.

El miércoles será el día más suave en los Alpes escandinavos, con valores superiores a los 10 ºC a unos 1500 metros. El jueves, esa burbuja cálida se reforzará en los Alpes, el macizo central francés, el Jura y los Pirineos, especialmente en la vertiente norte.

El grosor del aire templado a esa altitud de la troposfera implicará el fenómeno de la inversión térmica, con temperaturas más elevadas en las zonas montañosas del viejo continente, mientras que hará más fresco en sectores más deprimidos. Por ejemplo, el jueves Ginebra podrá rozar los 20 ºC (debido también al recalentamiento del viento), mientras que Ámsterdam no pasará de los 8 ºC.

El tercer 'factor' destacado de este 'bloque anticiclónico' del centro-norte europeo es su aislamiento respecto al aire frío. Si observamos la evolución de las temperaturas en el modelo anterior, podemos constatar que la masa de aire cálido coincide aproximadamente con la posición de las altas presiones, mientras que el color azul domina en el resto: atlántico, Rusia, zonas del Mediterráneo...

Una "isla anticiclónica" en Europa

Esta "isla anticiclónica" alargada de sur a norte en la franja centro-occidental de Europa garantizará un tiempo tranquilo y seco en Alemania, Polonia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia, Lituania, Letonia y Estonia. Esta configuración contrastará con la ola de frío que sacudirá los países del este, y con ese tiempo más cambiante e inseguro que viviremos en la Península Ibérica.

Podríamos bautizar un nuevo concepto: isla anticiclónica. Cuando las altas presiones están totalmente aisladas por aire más frío a sus alrededores. Sería un fenómeno antagónico al 'puente anticiclónico'.

El tiempo será muy inestable en el Mediterráneo oriental, Grecia, Turquía y el Mar Negro, con lluvias, tormentas y nieve en cotas bajas. Por el Atlántico habrá frentes que dejaran chubascos en Islandia, Azores y Reino Unido que podrían adentrarse en la Península Ibérica y Francia a finales de semana.