tiempo.com

Una borrasca de alto impacto podría traer un gran temporal a España

Tras los aguaceros en el Mediterráneo de los últimos días, todo apunta a que a finales de semana podría formarse una importante borrasca. ¿Estamos ante el principio del fin de la sequía?

Si se cumplen las previsiones, las lluvias caerán en casi todo el país durante esta semana.

Marzo ha comenzado con un panorama totalmente diferente en lo que respecta a la situación meteorológica, tras un invierno climatológico caracterizado por la persistencia de las altas presiones. Ahora, parece que con la llegada de la primavera la atmósfera ha sufrido una revolución, y que a medio-largo plazo seguiremos con tiempo variable e inestable.

Comienza la semana con aguaceros en el Mediterráneo y frentes en el noroeste

Hoy aún tendremos aire frío y con vientos de levante, por lo que se repetirán los aguaceros en la vertiente mediterránea, que podrían ser localmente intensos en la Comunidad Valenciana, Región de Murcia y en el este de Andalucía, extendiéndose de forma más dispersa y debilitada al interior este y al centro. En Canarias se pueden escapar algunas gotas, mientras que en el resto predominarán los intervalos nubosos.

Nevará por debajo de los 1000 metros en el norte, mientras que por el sur la cota rondará los 1200-1400 metros. Las temperaturas diurnas serán frescas o frías para la época, y entre las capitales peninsulares solo en Sevilla tocarán los 20 ºC.

Entre las últimas horas de hoy y las primeras de mañana llegará un frente que cruzará el oeste peninsular, aunque se irá debilitando en su camino hacia el Mediterráneo. Las lluvias podrían ser algo intensas en la mitad occidental de Galicia. Todavía se podrían producir algunos aguaceros intensos a primeras horas en el sureste, que se trasladarán a Cataluña, norte de la Comunidad Valenciana y Baleares.

La cota de nieve irá subiendo, como las temperaturas diurnas, que ascenderán en el este, mientras que por la noche las heladas serán débiles en el interior, y algo más intensas en zonas de montaña. En Teruel podrían bajar hasta los -2 ºC.

Heladas
En la madrugada del miércoles las temperaturas mínimas descenderán, con heladas débiles en muchas zonas del interior peninsular.

Miércoles y jueves, los días más tranquilos

Durante el miércoles todavía quedarán algunos chubascos residuales en Castellón, Cataluña y en el archipiélago balear, mientras que un nuevo sistema frontal dejará lluvias en Galicia a partir del mediodía, que podrían extenderse de forma más débil a otros puntos del noroeste. La madrugada será más fría que las anteriores, con heladas débiles en muchas zonas del interior peninsular, pero las temperaturas máximas seguirán subiendo, y en Huelva y Sevilla podrían alcanzar los 23 ºC.

A mediados de semana las temperatura serán muy suaves, e incluso podrían llegar a los 25 ºC en puntos del suroeste peninsular.

El jueves será un día de transición, con predominio de cielos poco nubosos o despejados en la Península y Baleares, aunque por el noroeste las nubes irán a más y a últimas horas podría llover débilmente. En Canarias habrá nubosidad en las islas más montañosas. Las temperaturas subirán tanto por el día como por la noche. En el valle del Guadalquivir y sur de Extremadura podrían tocar los 25 ºC.

Fin de semana inestable y pendientes de la posible formación de una profunda borrasca

A partir del jueves se abren diversos escenarios en lo que respecta a la situación, pero parece que el bloqueo anticiclónico en Escandinavia podría favorecer la llegada de las tan necesarias lluvias. Entre el viernes y el sábado se canalizará aire subtropical húmedo y templado desde el Atlántico, y nos visitará un frente bastante activo.

De cumplirse las previsiones de nuestro modelo de referencia, entre el domingo y el lunes podría formarse una profunda borrasca (con posible proceso de ciclogénesis explosiva) en las inmediaciones de la Península complicando bastante la situación, aunque la incertidumbre todavía es muy elevada. Dependiendo de su trayectoria, podría provocar una situación de inestabilidad generalizada.

Esta borrasca amenaza con dejar un sinfín de fenómenos meteorológicos, desde calima hasta nieve, además de lluvias y un importante temporal de viento. Además, afectaría a prácticamente todo el país, ya que se descolgaría entre Canarias, norte de África y la Península Ibérica. Algunos mapas señalan una situación bastante adversa, con acumulados de más de 100 l/m2 en el norte de la Comunidad Valenciana, Sistema Central, Ibérico Norte y noreste de Cataluña.

Sin embargo, el temporal sería destacable en todo el país, y las precipitaciones podrían ser generalizadas y producirse una buena y necesaria regada. Parece que la atmósfera muestra síntomas de estar más dinámica con la llegada de la primavera, y que el anticiclón de las Azores estará fuera de combate a medio y largo plazo. ¿Será el principio del fin de la sequía o una inestabilización puntual? Lo sabremos en los próximos meses.