tiempo.com

Un muerto y miles de heridos por una tormenta de polvo en Irak

Una persona murió en Irak y más de 5.000 fueron atendidas en hospitales el pasado 5 de mayo de 2022 por problemas respiratorios debido a una tormenta de arena, la séptima en un mes, dijo el Ministerio de Salud

Imagen de Terra MODIS en color natural de la tormenta masiva de polvo barriendo Irak para el 5 de mayo de 2022. NASA


Las tormentas de polvo han aumentado dramáticamente en frecuencia en Irak en los últimos años, impulsadas por la degradación del suelo y las sequías intensas que empeoraron por el cambio climático, con temperaturas promedio en aumento y precipitaciones mucho más bajas.

La tormenta de polvo del 4-5 de mayo de 2022

Los residentes de seis de las 18 provincias de Irak, incluidas Bagdad y la vasta región occidental de Al-Anbar, se despertaron una vez más con una espesa nube de polvo que cubría el cielo.

A medida que la tormenta azotaba Irak, envolvió la capital Bagdad y la ciudad santa de Najaf en fantasmales nubes anaranjadas de polvo asfixiante.

"Se ha registrado una muerte en Bagdad" y los hospitales "han recibido no menos de 5.000 casos hasta ahora", dijo en un comunicado el portavoz del Ministerio de Salud, Seif al-Badr.

Los más afectados son las personas que padecen "enfermedades respiratorias crónicas como el asma", y los ancianos que padecen en particular dolencias cardíacas, dijo.

Badr agregó que la mayoría ya había sido dada de alta y que la mayoría de los casos eran de "intensidad media o baja".

Las tormentas de polvo y arena siempre han ocurrido en el Medio Oriente, pero se han vuelto más frecuentes e intensas en los últimos años, una tendencia que se ha asociado con el uso excesivo del agua de los ríos, más represas, pastoreo excesivo y deforestación.

Problemas para la salud

Las partículas finas de polvo pueden causar problemas de salud como asma y enfermedades cardiovasculares, y también propagar bacterias y virus, así como pesticidas y otras toxinas.

Las autoridades de las provincias de Al-Anbar y Kirkuk, al norte de la capital, instaron a la gente a "no salir de sus casas", dijo la agencia oficial de noticias INA.

Se espera que las tormentas se vuelvan más intensas con el empeoramiento del cambio climático porque las temperaturas más altas y las lluvias más irregulares secan la tierra más rápido y aceleran la desertificación.

Secuencia de imágenes en color natural para el 5-6 de mayo de 2022. NASA

Las tormentas de arena también causan daños económicos al reducir la visibilidad, a veces casi a cero, cerrar aeropuertos y carreteras y causar daños a edificios, vegetación y paneles solares.

Los hospitales de la provincia de Al-Anbar recibieron a más de 700 pacientes con dificultades respiratorias, dijo Anas Qais, un funcionario de salud citado por INA.

La provincia central de Salaheddin reportó más de 300 casos, mientras que Diwaniya y la provincia de Najaf, al sur de Bagdad, registraron alrededor de 100 casos cada una, agregó la agencia de noticias.

Cambio climático e Irak

Irak, rico en petróleo, a pesar de sus poderosos ríos Tigris y Éufrates, está clasificado como uno de los cinco países del mundo más vulnerables al cambio climático y la desertificación.

Los científicos dicen que el cambio climático amplifica las sequías y que su intensidad y frecuencia, a su vez, amenazan la seguridad alimentaria. Los expertos han dicho que estos factores amenazan con provocar un desastre social y económico en el país marcado por la guerra.

En noviembre, el Banco Mundial advirtió que Irak, un país de 41 millones de habitantes, podría sufrir una caída del 20 por ciento en los recursos hídricos para 2050 debido al cambio climático.

Las Naciones Unidas dicen que alrededor de un tercio de la población de Irak ahora vive en la pobreza.

Los efectos de la escasez de precipitaciones se han exacerbado a medida que caen los niveles del Tigris y el Éufrates debido a las represas río arriba en los vecinos Irán y Turquía.

A principios de abril, un funcionario del gobierno advirtió que Irak podría enfrentar "272 días de polvo" al año en las próximas décadas.

El Ministerio de Medio Ambiente dijo que el fenómeno meteorológico podría abordarse "aumentando la cobertura vegetal y creando bosques que actúen como cortavientos".

Esta entrada se publicó en Noticias en 07 May 2022 por Francisco Martín León