Los satélites encuentran pastos más verdes en Brasil

Una parte importante de la economía de Brasil depende de un animal alimentado con pasto: la vaca. Entre 1970 y 2006, Brasil duplicó la productividad de sus granjas ganaderas, aumentando los ingresos y ayudando con las demandas mundiales de alimentos

Francisco Martín León Francisco Martín León 27 Mar 2019 - 18:15 UTC

Hoy en día, es uno de los mayores productores de ganado del mundo. Pero la producción de ganado tiene un costo ambiental: la creación de pastizales es un factor principal para la deforestación en el Amazonas.

Recientemente, los investigadores han estado utilizando los datos satelitales de la NASA para monitorear la extensión y la calidad de los pastizales y para estimar cuánto ganado pueden soportar esas tierras. El estudio reciente muestra que muchos pastizales existentes pueden sostener más ganado.

Los pastos en Brasil ganan terreno y se hacen más verde. Datos para 2015. NASA

"El objetivo principal de nuestro trabajo es producir más carne por hectárea", dijo Laerte Ferreira, de la Universidad Federal de Goiás (Brasil), cuyo trabajo ha sido apoyado por la Fundación Gordon y Betty Moore y es parte de la iniciativa MapBiomas.

"Si podemos mejorar el uso de estos pastos, podemos evitar más deforestación y promover el ganado de una manera más sostenible".

La animación anterior muestra la expansión de los pastizales brasileños de 1985 a 2017; se basa en un análisis de más de 200,000 imágenes Landsat del grupo de Ferreira. Observe cómo los pastizales se han expandido hacia el Amazonas en el norte.

Aproximadamente 264 millones de hectáreas (652 millones de acres) fueron mapeados como pastos en algún momento entre 1985 y 2017, lo que representa alrededor del 31 por ciento del territorio brasileño. (Este análisis no tiene en cuenta las pérdidas de pastizales.)

Como resultado, muchos de estos pastizales son antiguos o no están bien mantenidos, lo que lleva a una degradación más rápida. Los pastizales degradados tienden a tener suelo desnudo, especies más invasivas y menos nutrientes para sustentar al ganado. También retienen menos carbono en el suelo y contribuyen más a las emisiones de gases de efecto invernadero.

El equipo de Ferreira encontró que las partes noreste y centro-oeste del país mostraban la mayor degradación de la tierra. Varias otras regiones mostraron pastizales saludables, incluyendo muchas que están subutilizadas.

El primer mapa de arriba destaca las áreas donde la tierra puede albergar más ganado. Lo más notable es que los pastos en la región pampeana en el sur pueden soportar hasta tres veces más ganado por hectárea. (Una unidad de ganado se estima en 450 kilogramos, o 990 libras, por hectárea).

La información se calculó estimando la cantidad de vacas en la tierra, la salud vegetativa de los pastizales como se observa en el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI) y valores primarios de productividad de los satélites de la NASA, y las necesidades típicas de forrajeo de una vaca. Estos mapas proporcionan solo una estimación, ya que deben considerarse las limitaciones de suelo, topografía e infraestructura.

Alrededor del 45 por ciento de los pastos muestra signos de degradación, dijo Ferreira, pero el gobierno está patrocinando planes para revivir esas tierras. "Si podemos restaurar los pastizales degradados y recuperar el ganado, podemos evitar una mayor deforestación", dijo Ferreira.

El plan de agricultura con bajas emisiones de carbono de Brasil apunta a rehabilitar 15 millones de hectáreas de pastos degradados e introducir prácticas agrícolas menos invasivas para 2020. El plan no solo hará que estas tierras sean más viables para el pastoreo de ganado, sino que también reducirá en gran medida las emisiones de gases de efecto invernadero.

Imagen y video del NASA Earth Observatory por Joshua Stevens, utilizando datos cortesía de Arantes, A. E., et al. (2018). Texto de Kasha Patel.

Puede leer más en: Arantes, A. E., et al. (2018)

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con Pasto, Brasil, en 27 Mar 2019 por Francisco Martín León
Publicidad