tiempo.com

Lago de Maracaibo, capital mundial del rayo

Poseedor del récord mundial Guinness como el lugar con la mayor concentración de rayos, el lago más grande de América del Sur recibe un promedio de 233 destellos por kilómetro cuadrado cada año, según la NASA, y miles por noche

Imagen de descargas luminosas sobre el Lago de Maracaibo. Wikipedia

Una curiosidad científica y turística, para las comunidades anegadas del estado Zulia en el noroeste de Venezuela, el fenómeno se conoce como el "faro" del Catatumbo, que durante siglos les ha ayudado a navegar en sus barcos a través de la oscuridad.

No hay truenos, solo relámpagos, un espectáculo silencioso que se disfruta unas 300 noches al año, alcanzando su punto máximo en septiembre.

Densidad de la tasa de relámpagos diurnos y nocturnos en el lago de Maracaibo (arriba) y el lago Victoria (abajo). Las líneas blancas representan la elevación y las líneas grises son los límites físicos del país. (Universidad de São Paulo)

En las noches despejadas, los destellos pintan patrones llamativos a lo largo de la Vía Láctea en un cielo tan lleno de estrellas que no se necesita un telescopio para observar las constelaciones.

Algunos son tan rápidos que escapan al ojo humano. Algunos zigzaguean más tranquilamente por el cielo, o chocan con otros rayos.

En una bendición para los observadores de estrellas, pero una dura realidad para los lugareños, la exhibición casi nocturna se hace aún más espectacular por la ausencia casi completa de contaminación lumínica.

No hay red eléctrica aquí, y los pocos generadores que aún funcionan están inactivos debido a una falta crítica de combustible ocasionada por la crisis económica de Venezuela.

Rara vez se ve el tenue resplandor de un pequeño generador doméstico o el rayo de la linterna de un pescador.

Los visitantes extranjeros que solían venir a Zulia se han mantenido alejados debido a la pandemia mundial de coronavirus y los problemas económicos de Venezuela.

La NASA dice que el lago de Maracaibo tiene una geografía y un clima únicos ideales para el desarrollo de tormentas eléctricas.

Ubicado a lo largo de parte de las montañas de los Andes, las tormentas se forman por la noche cuando la brisa fresca de la montaña choca con el aire cálido y húmedo sobre el lago.

Esta entrada se publicó en Reportajes en 26 Oct 2021 por Francisco Martín León