La Gran Muralla Verde frente al desierto

Construir una gran muralla verde para detener el avance del desierto en el Sahara sigue su marcha y sus resultados son prometedores

Francisco Martín León Francisco Martín León 19 Jun 2019 - 00:30 UTC
Imagen de Copernicus Sentinel (2019) procesados por ESA, CC BY-SA 3.0 IGO

El 17 de junio de 2019 se cumplió el 25 aniversario del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (World Day to Combat Desertification and Drought, WDCD).

Bajo su tema "Cultivemos el futuro juntos", la iniciativa celebra los 25 años de progreso realizados en la gestión sostenible de la tierra.

Un ambicioso proyecto, la Gran Muralla Verde, tiene como objetivo mejorar la vida en las regiones desérticas de África mediante la plantación de un cinturón de árboles en todo el ancho del continente. Una vez completado, el muro será la estructura viva más grande del planeta que se extenderá a lo largo de 20 países, desde Senegal en el oeste hasta Djibouti en el este.

Para 2030, la iniciativa apunta a haber restaurado 100 millones de hectáreas de tierra degradada, secuestrado 250 millones de toneladas de carbono y creado 10 millones de empleos verdes.

Capturada por la misión Copernicus Sentinel-2, esta imagen muestra el borde del desierto seco en África occidental en contraste con la tierra con vegetación. Los signos de degradación de la tierra pueden verse como “islas” más brillantes alrededor de las aldeas y, en menor medida, a lo largo de las carreteras y ríos que muestran suelo desnudo y vegetación degradada. La imagen muestra partes de tres países africanos: Senegal, Gambia y Guinea-Bissau.

Desde que comenzó la Muralla Verde en 2007, se ha avanzado en la restauración de las tierras del Sahel. Solo en Senegal, se han plantado casi 12 millones de árboles y se han restaurado 25 000 hectáreas de tierra degradada.

La desertificación es la degradación de los ecosistemas de tierra seca, debido a la sobreexplotación a través de las actividades humanas y el cambio climático.

Según la ONU, 12 millones de hectáreas de tierra se pierden cada año debido a la desertificación y la sequía, y se pierden 75 mil millones de toneladas de suelo fértil debido a la degradación de la tierra.

Copernicus Sentinel-2 es una misión de dos satélites. Cada satélite lleva una cámara de alta resolución que muestra la superficie de la Tierra en 13 bandas espectrales. La misión se utiliza principalmente para rastrear los cambios en la forma en que se usa la tierra y para controlar la salud de la vegetación.

17 junio 2019

ESA http://www.esa.int/

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con desierto, Muralla Verde, en 19 Jun 2019 por Francisco Martín León
Publicidad