La estela del huracán Dorian

En la primera semana de septiembre de 2019, el huracán Dorian dejó un camino de destrucción desde el Caribe hasta las aguas marítimas canadienses

Francisco Martín León Francisco Martín León 11 Sep 2019 - 03:00 UTC
Zonas de las Bahamas devastadas por Dorian

Al alcanzar la fuerza de categoría 5 durante casi dos días y mantener el estado de huracán importante desde el 30 de agosto hasta el 3 de septiembre, la tormenta devastó las islas del norte de Bahama, arrasó la costa sureste de los EE. UU. y llegó a Nueva Escocia como uno de los cinco huracanes más fuertes registrados en ese momento en la región.

Las imágenes de arriba proporcionan una visión amplia de la devastación en el norte de Bahamas, que fue azotada durante casi 40 horas por el segundo huracán más fuerte del Atlántico en los registros meteorológicos modernos.

El sensor MODIS en el satélite Terra de la NASA adquirió estas imágenes en color natural de la isla Gran Ábaco y Gran Bahama el 17 de agosto y el 7 de septiembre de 2019. Observe el cambio en el color del paisaje de la isla de verde a marrón, como así como el brillo de los arrecifes y bancos de arena alrededor de la isla debido a los sedimentos agitados por la tormenta.

El dorado generalizado de Gran Ábaco y Gran Bahama podría tener varias causas. La tormenta arrancó y destruyó muchos árboles, y algunas especies de vegetación en los trópicos han evolucionado para perder hojas y pequeñas ramas en vientos fuertes. La pérdida de vegetación frondosa le daría al satélite una vista de más terreno desnudo. Otra posibilidad es que la niebla salina azotada por el huracán cubrió y desecó algunas hojas mientras aún estaban en los árboles.

Funcionarios del gobierno de las Bahamas han reportado al menos 40 muertes, según las noticias, aunque se espera que el número aumente después de que se completen las operaciones de búsqueda y rescate. Cientos de personas están desaparecidas y se estima que 70,000 están sin hogar. Pocas áreas tienen energía eléctrica o agua corriente. Los suministros de ayuda nacional e internacional recién comienzan a llegar a la zona, aunque el transporte es difícil.

En el otro extremo de la tormenta, Dorian trajo vientos destructivos y olas a 2400 kilómetros al norte. Después de la transición a un ciclón extratropical, la tormenta tocó tierra en Nueva Escocia en la noche del 7 de septiembre con fuerza de categoría 2. La velocidad máxima del viento se acercó a los 160 kilómetros por hora en la costa. Según Weather Underground, los vientos con fuerza de huracán se extendieron a 185 kilómetros desde el centro de la tormenta, y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extendieron a 500 kilómetros.

Dorian a fecha de 7 de septiembre de 2019 afectando a la costa este de Canadá

El sensor MODIS en el satélite Aqua de la NASA capturó esta imagen en color natural de la gran tormenta justo después del mediodía del 7 de septiembre de 2019.

Según informes, Dorian dejó sin luz a más de 500,000 clientes en las provincias marítimas canadienses, incluida Nueva Escocia. Se observó una marejada ciclónica casi récord en el puerto de Halifax y a lo largo de la costa de Nuevo Brunswick. Y de acuerdo con datos meteorológicos preliminares, una boya meteorológica en alta mar midió una altura de ola máxima de 30,7 metros en el océano abierto.

Imágenes de NASA Earth Observatory de Lauren Dauphin, utilizando datos MODIS de NASA EOSDIS / LANCE y GIBS / Worldview. Historia de Michael Carlowicz.

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con Dorian, Bahamas, en 11 Sep 2019 por Francisco Martín León
Publicidad