Una gran borrasca de invierno golpea las Grandes Llanuras

A menos de una semana de la primavera, una borrasca muy intensa de fines de invierno se desarrolló en medio de los Estados Unidos continentales

Colaboración Francisco Martín Colaboración Francisco Martín 14 Mar 2019 - 18:45 UTC

Las condiciones de la ventisca azotaron las planicies central y septentrional, mientras que las tormentas y las inundaciones amenazaron los valles del Bajo Misisipi, Tennessee y Ohio.

Imagen de una gran y activa borrasca de finales de invierno afecta a las Grandes Llanuras

La imagen en color natural de arriba muestra la extensión de las nubes de la borrasca el 13 de marzo de 2019. La imagen es un mosaico, adquirido por el sensor MODIS en los satélites Terra y Aqua de la NASA.

La intensidad de la borrasca creció debido a una rápida caída en la presión atmosférica que en algunos lugares alcanzó niveles récord. El mapa de abajo muestra la presión a nivel de la superficie el 13 de marzo de 2019, cuando el centro de la borrasca estaba sobre Kansas. Un poco más temprano ese día, la presión llegó a un mínimo de 968 milibares, según informes de prensa.

Los vientos soplan de áreas de alta presión a baja presión, y las diferencias más grandes en la presión conducen a vientos más fuertes. Esta borrasca generó ráfagas de viento dañinas equivalentes a un huracán de categoría 1.

Mapa de la presión a nivel de la superficie el 13 de marzo de 2019

Es importante tener en cuenta que este sistema de bajas presiones, también llamado "ciclón de latitud media", no fue un huracán. El meteorólogo Marshall Shepherd explicó la diferencia en un artículo de Forbes. Una diferencia es que los sistemas de baja presión se forman a lo largo de los frentes meteorológicos, donde obtienen energía de masas de aire en contraste; los huracanes obtienen su energía de una superficie cálida del océano.

A pesar de las diferencias, los ciclones de latitudes medias pueden generar un tiempo severo y perjudicial. Según una estimación, los fuertes vientos afectaron a más de 1 millón de millas cuadradas de los Estados Unidos.

Imágenes de NASA Earth Observatory por Joshua Stevens, utilizando datos de GEOS-5 de la Oficina de Modelado y Asimilación Global de la NASA GSFC, y datos de MODIS de la NASA EOSDIS / LANCE y GIBS / Worldview. Texto de Kathryn Hansen.

NASA Earth Observatory

Notas complementarias

- La borrasca fue nombrada extraoficialmente como Ulmer

- La presión central de la borrasca bajó 26 hPa en 16 horas, cuando su presión central se redujo de 994 hPa a las 8 p.m. MDT 12 de marzo a 968 hPa alrededor de la 1 p.m. CDT 13 de marzo. Se generó un proceso de ciclogénesis explosiva.

- Se han generado inundaciones locales por la lluvias asociadas a la borrasca invernal

- Las rachas y vientos fueron equivalentes a un huracán de categoría 1

NASA Earth Observatory
Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Borrasca, Ciclogénesis, en 14 Mar 2019 por Francisco Martín León
Publicidad