En marcha una nueva misión de topografía del hielo y la nieve polares

Vigilar la criosfera es esencial para evaluar en conjunto, predecir y adaptarse a la variabilidad y cambio climáticos

Misión de Copernicus Polar Ice and Snow Topography Altimeter (CRISTAL)

Dada la importancia de este frágil componente del sistema terrestre, la ESA ha firmado junto a Airbus Defence and Space y Thales Alenia Space un contrato para desarrollar la misión Altímetro Topográfico de Hielo y Nieve Polares de Copernicus, o CRISTAL por sus siglas en inglés.

Por primera vez en una misión polar, CRISTAL transportará un altímetro radar de frecuencia dual y un radiómetro de microondas para medir y monitorizar el grosor del hielo marino, la profundidad de la capa de nieve superior y la elevación del manto de hielo.

Estos datos darán apoyo a operaciones marítimas en los océanos polares y contribuirán a que entendamos mejor los procesos climáticos. CRISTAL, cuyo lanzamiento está previsto para 2027, también ayudará en aplicaciones relacionadas con las aguas costeras e interiores, y proporcionará observaciones de topografía oceánica.

CRISTAL en acción

La misión garantizará que continúe a largo plazo el registro de cambios topográficos y de elevación del hielo por altimetría de radar, siguiendo los pasos de misiones anteriores, como CryoSat de la ESA y otras.

Una vez asegurado el contrato de 300 millones de euros, Airbus Defence and Space ha sido la empresa elegida para desarrollar y construir la nueva misión CRISTAL, mientras que Thales Alenia Space será el contratista principal de su Altímetro Radar Interferométrico para Hielo y Nieve (IRIS).

Josef Aschbacher, director de Programas de Observación de la Tierra de la ESA, señala: “Me complace enormemente haber firmado este contrato para poder continuar el desarrollo de esta misión crucial. Será clave para vigilar indicadores climáticos, incluida la variabilidad del hielo marino del Ártico, así como la fusión del manto de hielo y los casquetes polares”.

El de CRISTAL es el segundo contrato firmado para las seis nuevas misiones candidatas de alta prioridad previstas, tras la adjudicación de la misión Vigilancia del Dióxido de Carbono (CO2M) de Copernicus a finales de julio. CRISTAL forma parte del plan de ampliación del Componente Espacial de Copernicus de la ESA en asociación con la Comisión Europea.

El programa insignia europeo Copernicus suministra datos satelitales e in situ, así como un amplio abanico de servicios de vigilancia y protección del medioambiente, vigilancia del clima y evaluación de desastres naturales para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos europeos.

ESA www.esa.int

Esta entrada se publicó en Actualidad en 23 Sep 2020 por Francisco Martín León