tiempo.com

El calor abrasador e infernal afecta a Europa

Los meteorólogos culparon a una irrupción de aire tórrido desde el Sahara por la inusual ola de calor de principios del verano de 2019, que podría eleva los termómetros hasta 40 ºC en muchas zonas del continente

Temperaturas máximas alcanzadas el 26 de junio de 2019. Meteociel.fr
Temperaturas máximas alcanzadas el 26 de junio de 2019. Meteociel.fr

El calor infernal y altas temperaturas se han apoderado en gran parte de Europa, en parte debido a una irrupción de aire cálidos y seco desde el norte de África.

Calor sin precedentes

Francia será una de las naciones afectadas y aún recuerda la ola de calor de agosto de 2003, que se atribuyó a la muerte de 15.000 personas y provocó una oleada de críticas sobre la forma en que las autoridades atendían a los más vulnerables durante las vacaciones de verano.

Sin embargo, esas temperaturas extremadamente altas duraron dos semanas, mientras que se espera que lo peor del calor termine a principios de la próxima semana, inicios de julio.

"No tiene precedentes porque está llegando tan temprano en junio, no hemos visto esto desde 1947", dijo Emmanuel Demael, un meteorólogo de la agencia meteorológica Meteo-France. Él espera que récords absolutos para el mes, y en algunos lugares los registros de todos los meses combinados.

En París, los funcionarios se comprometieron a abrir "cuartos fríos" dentro de edificios públicos, instalar fuentes de agua temporales y dejar los parques de la ciudad abiertos por la noche. Los trabajadores de la ciudad también planean distribuir agua a las personas sin hogar e instalar ventiladores en escuelas y guarderías.

Récords a la vista

La agencia meteorológica española AEMET advirtió sobre un "riesgo extremo" de incendios forestales en zonas como Aragón, Navarra y Extremadura, con temperaturas que podrían superar los 42 ºC en el valle del Ebro, en el noreste.

En Alemania, los pronosticadores dijeron que el récord de junio de 38.2 ºC para Fráncfort en 1947 probablemente se vería amenazado, con pocas posibilidades de tormentas para enfriar las cosas.

"Podría llegar a los 39 ºC, algunos lugares podrían incluso superar la marca de 40 ºC", dijo Sabine Krueger, del servicio meteorológico alemán, y el suroeste debería ser el más caluroso.

Los visitantes en los principales destinos turísticos, como Roma y Barcelona, utilizaron fuentes públicas para refrescar sus rostros o humedecer sus sombreros para refrescarse. Incluso los países escandinavos no se están salvando, y es probable que partes del sur de Dinamarca y Suecia alcancen los 30 ºC a partir del martes.

Las temperaturas serán más intensas a partir del jueves, 27 de junio, dicen los pronosticadores, y es probable que la alta humedad haga las condiciones aún más difíciles, especialmente durante la noche.

Los meteorólogos han dicho que es probable que esas olas de calor sean más frecuentes, incluso si los países cumplen con su compromiso de limitar el aumento de la temperatura global como parte del acuerdo sobre el clima de París 2015.

"Los veranos más calurosos en Europa desde el año 1500 dC ocurrieron desde el último cambio de siglo: 2018, 2010, 2003, 2016, 2002", dijo Stefan Rahmstorf, copresidente del Análisis del Sistema de la Tierra en el Instituto Potsdam para el Impacto Climático. Investigación (PIK).

El acuerdo climático de París apunta a contener incrementos de 1.5 ºC, comprometiendo a las naciones a reducir las emisiones para este fin.

La Unión Europea se ha comprometido a reducir las emisiones de carbono en un 40 por ciento por debajo de los niveles de 1990 para 2030.

Esta entrada se publicó en Actualidad en 27 Jun 2019 por Francisco Martín León