tiempo.com

El boom de la nueva construcción amenaza la costa española

Desde Cataluña hasta las Islas Baleares, numerosos proyectos de construcción se detuvieron durante la crisis económica española de 2008

Vista de Benidorm

Pero ahora se han reiniciado a medida que vuelve el crecimiento, aumentando los temores entre los grupos ecologistas de una nueva fiebre de construcción a lo largo de la costa del país ya muy desarrollada.

En la Costa Brava, un tramo de casi 160 kilómetros de costa accidentada en el noreste de Cataluña, se están trabajando en unos 20 proyectos, según el grupo ambientalista SOS Costa Brava.

Entre ellos se encuentra un desarrollo residencial de 260 viviendas en Aiguafreda que se había estancado durante 15 años debido a bloqueos burocráticos, divisiones entre los inversores y luego la crisis económica, que fue provocada por el colapso de una burbuja inmobiliaria de una década de duración. El proyecto fue relanzado recientemente por nuevos propietarios.

Sólo unas pocas casas enclavadas entre pinos actualmente rodean la pequeña cala de aguas cristalinas, en el municipio de Begur.

"Hay muy pocos lugares como este, que son tan verdes y con tan pocas casas. La idea de perderlo nos aterroriza", dijo Estel Rumbau del grupo de presión Save Aiguafreda.

El municipio dice que es imposible detener el proyecto ya que el terreno donde se construirá ya ha sido zonificado como residencial. Expropiarlo costaría 50-70 millones de euros ($ 60-81 millones), dinero que la municipalidad no tiene.

"Me gustaría construir cero hogares, pero tenemos las manos atadas. Intentaremos asegurar que sean lo menos posible", dijo el alcalde de Begur, Joan Manel Loureiro, y prometió que no se construirán más de 100 viviendas.

No es el único proyecto en Begur. En el otro lado de una colina que domina la ensenada de Aiguafreda, seis excavadoras están preparando un terreno para construir 26 apartamentos de lujo con vistas panorámicas de las Islas Medes, un área protegida.

Cerca de 60 apartamentos también están planificados para la vecina ensenada de Sa Riera. Y en el municipio colindante de Pals, el alcalde está listo para dar luz verde a la construcción de mil casas en un pinar centenario.

En el pintoresco puerto pesquero de Cadaqués, en la parte más alta de la Costa Brava, donde alguna vez vivió el surrealista pintor español Salvador Dalí, se construirá un hotel y cerca de 100 viviendas cerca de un parque natural.

Los residentes locales en Begur se quejan de que el área ya está saturada en verano, con autos que bloquean la pequeña carretera que conduce a sus pequeñas calas.

El municipio, que alberga a 4,000 personas, ve a su población aumentar a más de 20,000 durante los meses pico de vacaciones.

"La gente comprará una casa y no podrán ir a la playa porque no hay espacio, querrán un bote pero no tendrán un lugar donde atracarlo, no podrán tener una cerveza en la ciudad porque no hay estacionamiento. No hay más capacidad aquí ", dijo Miquel Collado, residente de Begur.

La misma trampa

Proyectos similares están surgiendo en todas partes a lo largo de la costa de España, que superó a los Estados Unidos el año pasado para convertirse en el segundo país más visitado del mundo después de Francia.

Greenpeace hizo sonar la alarma sobre la construcción de un hotel en una playa protegida en El Palmar, cerca de la ciudad suroccidental de Cádiz, y dos torres de 30 pisos en Roquetas de Mar, cerca de Almería, en el sureste.

"Hay un renacimiento en la construcción", dijo Pilar Marcos, una de las autoras de un informe de Greenpeace sobre el frenesí de la construcción en la costa española publicado en julio.

La cantidad de tierra costera que se ha construido en España se ha más que duplicado desde 1988, con algunas áreas que ya están urbanizadas en un 90 por ciento, según el informe.

Esta entrada se publicó en Actualidad en 29 Abr 2019 por Francisco Martín León